70% DE MUER­TES OCU­RRIÓ CON AR­MAS BLAN­CAS EN 2018

La Hora Cotopaxi - - CINE -

La in­ci­den­cia de ca­sos de muer­tes vio­len­tas pro­vo­ca­das por ar­mas blan­cas preo­cu­pa a la Po­li­cía. So­lo en Quito, du­ran­te 2018, se re­gis­tra­ron 120 de­ce­sos de ca­rác­ter vio­len­to, 82 de ellos se per­pe­tra­ron con cu­chi­llos u ob­je­tos si­mi­la­res, lo que re­pre­sen­ta un 70% de los he­chos de san­gre.

Se­gún las au­to­ri­da­des, es­to ocu­rre por­que los de­lin­cuen­tes ven en ese ins­tru­men­to un ob­je­to fá­cil de con­se­guir, ocul­tar y has­ta de des­ha­cer­se lue­go de co­me­ter de­li­tos. El co­ro­nel Car­los Blan­co, je­fe de Ope­ra­cio­nes de la Zo­na 9, ex­pli­ca que en el país fal­ta una nor­ma­ti­va que fa­cul­te a la Po­li­cía pa­ra de­te­ner a quie­nes por­tan in­jus­ti­fi­ca­da­men­te ar­mas blan­cas en zo­nas pú­bli­cas. Con­si­de­ra que esa pue­de ser la ra­zón pa­ra que exis­tan tan­tos de­ce­sos vio­len­tos con he­ri­das cor­to­pun­zan­tes.

“No te­ne­mos una le­gis­la­ción que per­mi­ta rea­li­zar de­ten­cio­nes si no jus­ti­fi­ca la te­nen­cia en es­pa­cios don­de no es ló­gi­co te­ner un cu­chi­llo”, en­fa­ti­za.

Lo que se­ña­la la nor­ma

En el Có­di­go Or­gá­ni­co In­te­gral Pe­nal (COIP), la te­nen­cia de ar­mas de fue­go es­tá re­gu­la­da del ar­tícu­lo 359 al 362, pe­ro no tra­ta so­bre san­cio­nes pri­va­ti­vas de li­ber­tad pa­ra quie­nes por­ten cu­chi­llos en la ca­lle.

“La ci­fra de muer­tes vio­len­tas pro­vo­ca­das por ar­ma blan­ca es preo­cu­pan­te, por­que el de­lin­cuen­te evo­lu­cio­na. Sa­be que no pue­de car­gar ar­mas de fue­go, por­que pue­de ser de­te­ni­do”, re­fie­re Blan­co. So­lo la ma­dru­ga­da del pri­me­ro de enero, el De­par­ta­men­to Mé­di­co Le­gal de la Po­li­cía le­van­tó los ca­dá­ve­res de tres hom­bres que fue­ron vic­ti­ma­dos con ar­ma blan­ca en Quito. Los de­ce- sos ocu­rrie­ron en ri­ñas ca­lle­je­ras.

Ejem­plos en la re­gión

Blan­co ci­ta ejem­plos de Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na y Chi­le, cu­yas le­gis­la­caio­nes sí san­cio­nan con pe­nas pri­va­ti­vas de li­ber­tad, mul­tas o asis­ten­cias a cam­pa­ñas preventivas a quie­nes sean en­con­tra­dos te­nien­do cu­chi­llos u ob­je­tos pa­re­ci­dos en es­pa­cios pú­bli­cos. La me­di­da se apli­ca de­pen­dien­do el gra­do de gra­ve­dad en que in­cu­rren los in­frac­to­res.

Pa­ra el uni­for­ma­do, es ne­ce­sa­rio ace­le­rar el trá­mi­te pa­ra la im­ple­men­ta­ción de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que per­mi­ta eje­cu­tar ac­cio­nes pa­ra dis­mi­nuir los sal­dos ro­jos en de­ce­sos cau­sa­dos por esas ar­mas.

Ata­dos de ma­nos

blan­cas fue­ron re­ti­ra­das du­ran­te 2018 en el Dis­tri­to.

An­te es­ta pro­ble­má­ti­ca, el ofi­cial ase­gu­ra que no tie­nen un res­pal­do le­gal pa­ra de­te­ner a un sos­pe­cho­so que por­te un ar­ma blan­ca. Ma­ni­fies­ta que, ope­ra­ti­va­men­te, lo que los agen­tes pue­den ha­cer es re­ti­rar el cu­chi­llo al in­di­vi­duo y de­jar que si­ga su ca­mino.

El ma­yor pro­ble­ma es que los in­di­vi­duos con in­ten­cio­nes de- lic­ti­vas pue­den con­se­guir otra ar­ma blan­ca en su ca­sa o com­prar­la a me­nos de dos dó­la­res pa­ra se­guir in­ti­mi­dan­do a las víc­ti­mas.

De acuer­do con los aná­li­sis de de­li­tos he­chos por la Po­li­cía, los crí­me­nes en que se em­plean los cu­chi­llos son los hur­tos y ro­bos.

Blan­co ad­vier­te que des­de ha­ce un año se evi­den­cian más ca­sos en que los de­lin­cuen­tes apu­ña­lan a sus víc­ti­mas en la es­pal­da o en las pier­nas. “Así evi­tan que pue­dan co­rrer”.

Pe­ro no so­lo en es­tos ac­tos de­lic­ti­vos se re­gis­tran agre­sio­nes con es­te ti­po de ar­mas. Tam­bién hu­bo víc­ti­mas que pe­re­cie­ron du­ran­te ri­ñas ca­lle­je­ras re­la­cio­na­das con la in­ges­ta de li­cor.

El pro­yec­to

Exis­te un pro­yec­to de Ley ela­bo­ra­do por el asam­bleís­ta Fa­bri­cio Vi­lla­mar en que se pro­po­ne una re­for­ma al COIP pa­ra que se con­si­de­re co­mo in­frac­to­res a quie­nes por­ten ar­mas blan­cas sin jus­ti­fi­ca­ción en lu­ga­res pú­bli­cos co­mo par­ques o ca­lles.

Vi­lla­mar ex­pli­có que el do­cu- men­to fue crea­do ha­ce apro­xi­ma­da­men­te tres me­ses, pe­ro no ha te­ni­do aco­gi­da pa­ra que se de­ba­ta en­tre los le­gis­la­do­res. “Pre­sen­té es­te pro­yec­to ha­ce me­ses, pe­ro no ha si­do con­si­de­ra­do por la Co­mi­sión (de Jus­ti­cia) pa­ra el de­ba­te. No lo in­clu­ye­ron”, di­jo.

Vi­lla­mar ex­pli­có que en­tre los obs­tácu­los pa­ra via­bi­li­zar el pro­yec­to es­tá el he­cho de que exis­ten per­so­nas que uti­li­zan los cu­chi­llos co­mo he­rra­mien­ta de tra­ba­jo.

Por ejem­plo, un co­mer­cian­te que ven­de hor­na­do o que pe­la na­ran­jas ne­ce­si­ta­ría un ins­tru­men­to filoso pa­ra pres­tar su ser­vi­cio y ellos no de­be­rían ser con­si­de­ra­dos co­mo in­frac­to­res.

“No se pue­de pe­na­li­zar a quien uti­li­za un cu­chi­llo co­mo me­ca­nis­mo de tra­ba­jo”, agre­gó.

La asam­bleís­ta Lour­des Cues­ta, pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Jus­ti­cia, di­jo que la pro­pues­ta de Vi­lla­mar se tratará cuan­do se ela­bo­re el in­for­me pa­ra se­gun­do de­ba­te de las re­for­mas al COIP. Den­tro de esa dis­cu­sión se es­tu­dia­rá có­mo no afec­tar a quie­nes uti­li­zan cu­chi­llos co­mo ins­tru- men­tos de tra­ba­jo.

Se­gún el pro­yec­to de Ley pre­sen­ta­do por Vi­lla­mar, en 2016, el 37% de muer­tes vio­len­tas a es­ca­la na­cio­nal se per­pe­tró con ar­mas blan­cas, el 44% ocu­rrió en la vía pú­bli­ca, mien­tras que el 30% se re­gis­tró en es­pa­cios pri­va­dos. El do­cu­men­to pre­ci­sa ade­más que en el mis­mo año el 67% de fe­mi­ci­dios se per­pe­tró con ese ob­je­to pun­zan­te.

La pro­pues­ta

La re­for­ma que plan­tea Vi­lla­mar pro­po­ne con­si­de­rar agra­van­tes si es que en los de­li­tos se uti­li­za un ar­ma blan­ca, lo que im­pli­ca­ría que se im­pon­ga la pe­na má­xi­ma de la in­frac­ción au­men­ta­da en un ter­cio de la pe­na.

Tam­bién con­tem­pla que se con­si­de­re una pe­na pri­va­ti­va de la li­ber­tad pa­ra “la per­so­na que ha­ga uso de ar­ma blan­ca en con­tra de otra, sin he­rir­la, siem­pre que el ac­to no cons­ti­tu­ya ten­ta­ti­va. La per­so­na que por­te ar­mas blan­cas en lu­ga­res de con­cen­tra­ción pú­bli­ca, es­pec­tácu­los pú­bli­cos, es­ce­na­rios de­por­ti­vos, de con­cu­rren­cia ma­si­va, en ser­vi­cio pú­bli­co de trans­por­te; ex­cep­to uten­si­lios do­més­ti­cos em­pa­ca­dos; en es­pa­cios pú­bli­cos y en ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de to­dos los ni­ve­les”.

El pro­yec­to pro­po­ne un sal­vo­con­duc­to pa­ra quie­nes por su pro­fe­sión ne­ce­si­ten por­tar ar­mas blan­cas y no re­pre­sen­ten un pe­li­gro pa­ra la so­cie­dad. Tam­bién in­clu­ye “Pro­to­co­los de tras­la­do de ar­mas blan­cas pa­ra quien use es­tos ob­je­tos co­mo me­dio de ne­ce­si­dad per­so­nal, do­més­ti­ca o la­bo­ral”.

La asam­bleís­ta Cues­ta in­di­có que es­te do­cu­men­to se lo tra­ta­ría en es­tos días. blan­cas se re­ti­ran a dia­rio en Quito.

PRO­BLE­MA. Lo que se fa­bri­có pa­ra ser uten­si­lio de co­ci­na se con­vier­te en ar­ma en ma­nos de los de­lin­cuen­tes-

LA­BOR. De­bi­do a la fal­ta de una nor­ma­ti­va, los uni­for­ma­dos so­lo pue­den re­ti­rar los ob­je­tos cor­to­pun­zan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.