Es­co­ger nues­tras in­fluen­cias

La Hora Cotopaxi - - OPINIÓN - MA­NUEL CAS­TRO M. ma­nuel­cas­tro­mu­ri­[email protected]­mail.com

Con vi­sión e iro­nía Bor­ges afir­ma que hay que sa­ber es­co­ger nues­tras in­fluen­cias. El fon­do de la in­ge­nio­sa fra­se es que lo bueno, lo ex­ce­len­te, lo acep­ta­ble, ya es­tá da­do. Des­de lue­go se re­fie­re al pen­sa­mien­to, obra de ar­te, es­to es que pa­ra es­cri­bir o edu­car­se y ac­tuar bien, hay que leer a Sha­kes­pea­re, Shaw, Ho­me­ro, etc., con la es­pe­ran­za de que in­flu­yan en la ca­li­dad de lo que uno es­pe­ra es­cri­bir, ha­cer o pen­sar, así sea una lí­nea o una buena ac­ción.

Es­te pen­sa­mien­to vie­ne al

ca­so por la di­ver­sa po­si­ción que han adop­ta­do los paí­ses con res­pec­to a la in­ves­ti­du­ra de Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la co­mo pre­si­den­te pa­ra el pe­río­do 2019-2025, re­sul­ta­do de elec­cio­nes frau­du­len­tas, sin can­di­da­tos de opo­si­ción y has­ta ade­lan­ta­das.

El Gru­po de Li­ma afir­ma que no re­co­no­ce­rá a Ma­du­ro, igual la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, y los paí­ses eu­ro­peos. Por su­pues­to se dan cuen­ta de4 que se tra­ta de una dic­ta­du­ra pro­pia de un go­bierno to­ta­li­ta­rio, fru­to del so­cia­lis­mo del si­glo XXI, la cual no tie­ne apo­yo po­pu­lar sino úni­ca­men­te el “apo­yo irres­tric­to” del al­to man­do mi­li­tar ve­ne­zo­lano, ni si­quie­ra de las Fuer­zas Ar­ma­das co­mo ins­ti­tu­ción.

Sin em­bar­go, hay paí­ses que no han con­de­na­do a Ma­du­ro y su far­sa de­mo­crá­ti­ca. Ni­ca­ra­gua por­que vi­ve la mis­ma far­sa. Bo­li­via por­que igual quie­re que­dar­se Evo en el po­der, le­gal o ile­gal­men-

te. Cu­ba por­que vi­ve ya se­sen­ta años el en­ga­ño mar­xis­ta po­pu­lis­ta y es su cos­tum­bre re­mar con­tra co­rrien­te y por­que sus go­ber­nan­tes son “due­ños” de ese país, en ba­se a una ideo­lo­gía sus­ten­ta­da en cadáveres co­mo Marx, Le­nin Sta­lin, Fi­del, cu­yos fra­ca­sos his­tó­ri­cos son evi­den­tes.

No sorprende la po­si­ción “neu­tral” del Mé­xi­co de AMLO, por­que su pre­si­den­te com­par­te las ideas del so­cia­lis­mo del si­glo XXI. Ac­ti­tud ti­bia por su­pues­to pa­ra pa­sar el río, por­que una co­sa es con mariachis y otra con una or­ques­ta sin­fó­ni­ca, des­de lue­go has­ta lle­gar a te­ner el po­der to­tal. El Ecua­dor pa­re­ce que no sa­be “es­co­ger sus in­fluen­cias” y tam­bién se ha de­cla­ra­do neu­tral. Pron­to ve­re­mos las con­se­cuen­cias de esa ti­bia leal­tad ideo­ló­gi­ca, cuan­do pre­ci­sa­mos de una po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal fir­me y se­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.