Se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca

La Hora Esmeraldas - - OPINIÓN - JOFFRE DAZA QUI­ÑÓ­NEZ jda­zaq@yahoo.com

Los paí­ses desa­rro­lla­dos que han al­can­za­do tal ni­vel de pro­duc­ción in­dus­trial, co­mer­cial, de in­ver­sión y en fin de re­par­to más o me­nos equi­ta­ti­vo de la ri­que­za, lo han lo­gra­do pro­duc­to de la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que brin­dan los jue­ces y ma­gis­tra­dos. Paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos que des­de que Geor­ge Was­hing­ton jun­to a otros creó la Cons­ti­tu­ción de ape­nas 16 ho­jas y que tie­ne una du­ra­ción de más de 200 años, no ne­ce­si­tan más nor­mas, su­fi­cien­tes; igual ocu­rre en Ale­ma­nia, Ja­pón, Fran­cia, Sui­za, Ho­lan­da e in­clu­so en In­gla­te­rra, que se da el lu­jo de no te­ner le­yes es­cri­tas, se ad­mi­nis­tran con Com­mun Law o de­re­cho con­sue­tu­di­na­rio; la gran di­fe­ren­cia de los paí­ses del ter­cer mun­do, co­mo

to­dos los de Amé­ri­ca del Sur, a la ca­be­za Ecua­dor, Ve­ne­zue­la, Ni­ca­ra­gua, es que pre­do­mi­na el cri­te­rio éti­co de los jue­ces, el cri­te­rio pro­fe­sio­nal y hu­mano.

Qué les pa­re­ce In­gla­te­rra, uno de los paí­ses en el mun­do que lo­gró su desa­rro­llo, los jue­ces ad­mi­nis­tran jus­ti­cia sin le­yes es­cri­tas, to­do lo ha­cen ob­ser­van­do el de­re­cho con­sue­tu­di­na­rio, de acuer­do con las ex­pe­rien­cias o sen­ten­cias dic­ta­das por jue­ces que les ha to­ca­do su­ce­der y ob­ser­van­do al ser hu­mano co­mo ob­je­ti­vo y cen­tro prin­ci­pal en el gran uni­ver­so de un jui­cio. Va­ya us­ted a sa­ber, pa­ra lle­gar a ser juez de una Cor­te en los paí­ses desa­rro­lla­dos, se de­be ha­cer una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, es de­cir, ejer­cer la pro­fe­sión de Abo­ga­do de los tri­bu­na­les, li­ti­gar más de 20 años, lue­go es­tu­diar en es­cue­las pa­ra jue­ces y pos­te­rior­men­te ren­dir exá­me­nes de opo­si­ción que son ca­li­fi­ca­dos por pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, sim­ple­men­te a los que op­tan por un car­go pa­ra juez le asig­nan un có­di­go, pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar las tram­pas ter­cer­mun­dis­tas de com­prar el ban­co de pre­gun­tas o que pro­fe­sio­na­les que nun­ca han ejer­ci­do la pro­fe­sión lle­guen a ser jue­ces por el pa­go ver­gon­zo­so de unos cuan­tos dó­la­res.

Es cruel la reali­dad que vi­vi­mos en Ecua­dor, el cre­tino de Co­rrea y su ban­da de ma­lean­tes, han de­ja­do ama­rra­do el sis­te­ma ju­rí­di­co pa­ra la de­sig­na­ción de jue­ces. Re­sul­ta que, pe­se a Don Julio Cé­sar y to­dos los ho­no­ra­bles de la Co­mi­sión de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na, igual quien de­sig­na es la Asam­blea Na­cio­nal, la Cor­te Na­cio­nal de Jus­ti­cia. Có­mo po­de­mos sa­lir de la co­rrup­ción, cuan­do los mis­mos co­rrup­tos de siem­pre van a de­sig­nar a los miem­bros de la Ju­di­ca­tu­ra, que es la co­lum­na ver­te­bral de una so­cie­dad y, por tan­to, es lo que brin­da se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Pe­ro, lo que es peor, no po­de­mos ha­cer na­da, sin em­bar­go, di­go, de­be­mos opo­ner­nos a ta­les de­sig­na­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.