De ma­me­lu­co y otros de­mo­nios

La Hora Esmeraldas - - OPINIÓN - SHA­KES­PEA­RE ABAR­CA CÓRDOVA mail­to:shak63@hot­mail.es

El miér­co­les 7 de no­viem­bre em­pe­zó a se­llar­se la suer­te de Ra­fael Co­rrea, hoy es un pró­fu­go más de la jus­ti­cia ecua­to­ria­na, al igual que Fernando Alvarado y mu­chos otros ex­fun­cio­na­rios que ac­tua­ron du­ran­te la dé­ca­da per­di­da, co­mo si nun­ca se les iba a aca­bar esa or­gía de des­pil­fa­rro, abu­sos y co­rrup­ción.

Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que, a pe­sar de los mu­chos ac­tos do­lo­sos que se cier­nen so­bre Co­rrea, in­clui­dos crí­me­nes de Es­ta­do, el mo­ti­vo por el cual hoy es pró­fu­go sea el in­ten­to de se­cues­tro al ac­ti­vis­ta po­lí­ti­co Fernando Bal­da; al­go si­mi­lar a lo su­ce­di­do en Chica­go, USA, con el cé­le­bre gáns­ter Al Ca­po­ne, quien, pe­se a es­tar in­cur­so en con­tra­ban­do, ex­tor­sio­nes y ase­si­na­tos, ter­mi­nó en­car-

ce­la­do por eva­sión de im­pues­tos, pe­ro has­ta ahí lle­gó. Es­pe­re­mos que con el au­to­exi­lia­do, aho­ra ca­si bel­ga, su­ce­da igual.

Pe­ro ¿cuál fue la mo­ti­va­ción de Co­rrea pa­ra ac­tuar de tal ma­ne­ra con­tra F. Bal­da? las ra­zo­nes apun­tan al he­cho de que Bal­da se atre­vió a ha­cer pú­bli­co lo que tiem­po des­pués se co­no­ció co­mo el ‘ca­so ma­me­lu­co’, un he­cho de aco­so se­xual que de­ja­ría en evi­den­cia una de las más os­cu­ras fa­ce­tas psi­co­ló­gi­cas de Co­rrea y que siem­pre se preo­cu­pó de man­te­ner ce­lo­sa­men­te ocul­ta, ca­so que ha­bien­do si­do de­nun­cia­do en la Fis­ca­lía, el tris­te­men­te re­cor­da­do fis­cal Ga­lo Chi­ri­bo­ga, ob­via­men­te lo ar­chi­vó.

Pe­ro to­do cam­bió el miér­co­les 27 de ju­nio, cuan­do el ac­tual fis­cal Paúl Pérez Rei­na anun­ció el ini­cio de una in­da­ga­ción pa­ra es­cla­re­cer esa his­to­ria. El Fis­cal pien­sa que in­ves­ti­gan­do el ca­so ‘Ma­me­lu­co’ se en­ten­de­ría la ver­sión se­gún la cual el odio de Co­rrea ha­cia Bal­da se ori­gi­nó en el he­cho, de que és­te ha­bía de­nun­cia­do el ca­so en re­des so­cia­les. El Fis­cal, en efec­to,

ha pe­di­do que se lo­ca­li­ce a Xa­vier Andrés He­rre­ría Ra­mí­rez, au­tor de la de­man­da, pa­ra que de­cla­re en la Fis­ca­lía.

He­rre­ría Ra­mí­rez hi­zo en 2011 es­ta de­nun­cia, que se­gu­ra­men­te na­die hu­bie­ra co­no­ci­do, el fis­cal Pérez Rei­na lue­go de es­cu­char tes­ti­mo­nios den­tro de las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el se­cues­tro a F. Bal­da, pre­su­me co­mo to­dos que el odio de Co­rrea por Bal­da y por el exa­sam­bleís­ta Ga­lo La­ra, se de­be a que ellos pu­bli­ca­ron la his­to­ria en me­dios y re­des so­cia­les.

Al res­pec­to, Bal­da ma­ni­fies­ta: “No­so­tros no con­de­na­mos las pre­fe­ren­cias se­xua­les de na­die, pe­ro sí las con­duc­tas im­pro­pias o de­li­tos que se pre­ten­den de­jar en la im­pu­ni­dad”. Con­cor­da­mos con eso, pe­ro qué tris­te que es­to ha­ya su­ce­di­do den­tro del Pa­la­cio de Go­bierno, pro­ta­go­ni­za­do por el mis­mí­si­mo ex­pre­si­den­te y que es­te ca­so, así co­mo otros de­li­tos se­xua­les, si­gan im­pu­nes; no es ex­tra­ño que hoy Xa­vier He­rre­ría es­té des­apa­re­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.