El se­den­ta­ris­mo, una ame­na­za pa­ra la sa­lud

Pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res y pa­de­ci­mien­tos en­dó­cri­nos des­en­ca­de­na­rían la inac­ti­vi­dad fí­si­ca.

La Hora Esmeraldas - - PORTADA -

En el mun­do, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) el 60% de la po­bla­ción no rea­li­za nin­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca, lo que con­lle­va al so­bre­pe­so y la obe­si­dad, des­en­ca­de­nan­do el sín­dro­me me­ta­bó­li­co que es la con­jun­ción de otras en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes, hi­per­ten­sión, hi­per­co­les­te­ro­le­mia, tri­gli­cé­ri­dos al­tos, afec­tan­do la sa­lud del in­di­vi­duo o has­ta la muer­te en mu­chos ca­sos.

El se­den­ta­ris­mo se re­suel­ve co­mo un es­ti­lo de vi­da inade­cua­do, por la que mu­chos es­me­ral­de­ños son víc­ti­mas y que fren­te a las con­di­cio­nes de tiem­po o de tra­ba­jo, no to­man las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra cam­biar sus há­bi­tos.

La doc­to­ra Eu­la­lia Sa­qui­ce­la, del hos­pi­tal ‘Del­fi­na To­rres de Con­cha’, pre­ci­sa que los adul­tos, tien­den a rea­li­zar me­nos ac­ti­vi­dad fí­si­ca que los jó­ve­nes, por lo que las com­pli­ca­cio­nes en el or­ga­nis­mo son más fre­cuen­tes en ellos.

Si us­ted es de aque­llas personas que pa­san más de seis ho­ras sen­ta­das, no rea­li­za nin­gún ejer­ci­cio fí­si­co y, más que to­do, se ali­men­ta a des­tiem­po o de una ma­ne­ra inade­cua­da, ¡al­to! us­ted pro­ba­ble­men­te in­gre­se en la lis­ta de las personas se­den­ta­rias, lo que des­en­ca­de­na­ría una se­rie de afec­ta­cio­nes a su sa­lud y po­si­ble­men­te has­ta la muer­te.

Se­gún in­for­me del hos­pi­tal ge­ne­ral del sur de Es­me­ral­das, ‘Del­fi­na To­rres de Con­cha’, en lo que va del año se han re­gis­tra­do 2.078 aten­cio­nes por hi­per­ten­sión y 2.364 ca­sos de dia­be­tes me­lli­tus. Es­tas ci­fras son pro­duc­to, en mu­chos ca­sos de una ma­la ali­men­ta­ción y de la inac­ti­vi­dad fí­si­ca que man­tie­nen no so­lo los es­me­ral­de­ños, sino que se ex­tien­de a to­do el Ecua­dor.

El se­den­ta­ris­mo, con­for­me con las es­ta­dís­ti­cas, se con­cen­tra ma­yo­ri­ta­ria­men­te en gru­pos eta­rios de 30 años en ade­lan­te, mu­chos de ellos tra­ba­ja­do­res, quie­nes tien­den a agi­tar­se o can­sar­se al rea­li­zar una pe­que­ña ac­ti­vi­dad y de ello mo­les­tias en sus ar­ti­cu­la­cio­nes que les des­mo­ti­va y frus­tran ge­ne­ran­do com­pli­ca­cio­nes a cor­to y me­diano pla­zo.

Fac­to­res de ries­go

La cardióloga, Eu­la­lia Sa­qui­ce­la, del hos­pi­tal ‘Del­fi­na To­rres de Con­cha’, in­for­mó que al exis­tir un com­por­ta­mien­to se­den­ta­rio en el pa­cien­te, au­men­ta­rá su pe­so y, so­bre to­do, su ma­sa ab­do­mi­nal pro­vo­can­do ma­yo­res fac­to­res de ries­go pa­ra pa­de­cer pro­ble­mas car­dio­ló­gi­cos.

“No­so­tros uti­li­za­mos lo que se lla­ma el sín­dro­me me­ta­bó­li­co, que se ba­sa en cier­tos pa­rá­me­tros, en­tre ellos, us­ted co­ge una cin­ta mé­tri­ca y mi­de el pe­rí­me­tro ab­do­mi­nal, ese pe­rí­me­tro en las mu­je­res no pue­de dar más de 82 cm y en los hom­bres no pue­de so­bre­pa­sar los 91 cm”, ex­pli­có la pro­fe­sio­nal.

“Yo pa­so más de ocho ho­ras sen­ta­da”, es el diario vi­vir de Vi­via­na Sánchez, cuan­do acu­de a su tra­ba­jo y que, aun­que con un pe­que­ño do­lor en la es­pal­da, ase­gu­ra sen­tir­se bien, su mé­di­co so­lo le ha re­ce­ta­do pa­ra­ce­ta­mol, con el que calma el do­lor.

Lla­ma­dos de aler­ta

Ma­reos, do­lo­res de es­pal­da, agi­ta­cio­nes y can­san­cio, son fre­cuen­tes en ella y son tam­bién sín­to­mas que de­ben ser co­mo lla­ma­dos de aler­ta pa­ra cam­biar el es­ti­lo de vi­da que se man­tie­ne.

“La gra­sa acu­mu­la­da en la ma­sa ab­do­mi­nal, tien­de a de­po­si­tar­se en las ar­te­rias”, pre­ci­sa Sa­qui­ce­la, por lo que el pa­so san­guí­neo dis­mi­nu­ye oca­sio­nan­do una obs­truc­ción lla­ma­da Pla­ca de Ate­ro­ma, que cuan­do se rom­pe ori­gi­na el in­far­to al mio­car­dio.

Agre­gó que el se­den­ta­ris­mo, que es aso­cia­do con el so­bre­pe­so y la obe­si­dad, ori­gi­na­rá hi­per­ten­sión, que en mu­chos pro­ce­sos no es me­di­ca­da ade­cua­da­men­te, da­ñan­do al co­ra­zón y cau­san­do la in­su­fi­cien­cia car­día­ca.

A ello se su­man más agi­ta­ción y da­ña al ri­ñón, des­en­ca­de­nan­do in­su­fi­cien­cia re­nal y pue­de lle­var al ce­re­bro a la trom­bo­sis o a los de­rra­mes ce­re­bra­les.

Ali­men­ta­ción

El nutricionista Ós­car Quin­te­ro, re­si­den­te del hos­pi­tal del Sur, re­fi­rió que el se­den­ta­ris­mo es una con­di­ción en la que el ser hu­mano no rea­li­za nin­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca, por lo que no eli­mi­na las ca­lo­rías ne­ce­sa­rias que con­su­me en el día.

“Mu­chos pa­san de sie­te a ocho ho­ras sen­ta­dos, in­clu­si­ve más, y no rea­li­zan otra ac­ti­vi­dad más que la de sa­lir de sus ho­ga­res a to­mar el bus”, aña­dió el pro­fe­sio­nal.

Asi­mis­mo, de­ja cla­ro que exis­te una gran di­fe­ren­cia en­tre ac­ti­vi­dad fí­si­ca y ejer­ci­cio fí­si­co, la pri­me­ra es el ac­tuar diario que ha­ce­mos, co­mo ca­mi­nar has­ta el tra­ba­jo, rea­li­zar queha­ce­res do­més­ti­cos y otros, pe­ro que el ejer­ci­cio es una ru­ti­na de im­pac­to por un pe­río­do de­ter­mi­na­do que ayu­da a eli­mi­nar las gra­sas y las ca­lo­rías que el cuer­po acu­mu­la.

“El se­den­ta­ris­mo es un fac­tor de ries­go me­ta­bó­li­co im­por­tan­te, que pue­de lle­var a múl­ti­ples en­fer­me­da­des y no so­lo car­dio­ló­gi­cas, sino tam­bién en­dó­cri­nas co­mo la dia­be­tes, que se ven in­cre­men­ta­das por la inac­ti­vi­dad y el so­bre­pe­so”. EU­LA­LIA SA­QUI­CE­LA,

CARDIÓLOGA. “En cuan­to al ejer­ci­cio, un men­sa­je cla­ro es que las personas sí se pue­den or­ga­ni­zar y bus­car un po­co de tiem­po pa­ra su sa­lud, an­tes que sea de­ma­sia­do tar­de”. ÓS­CAR QUINTEROS, NUTRICIONISTA. “En mi tra­ba­jo no se pue­de rea­li­zar nin­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca, aun­que aho­ra no pre­sen­to nin­gu­na en­fer­me­dad, se que a la lar­ga eso me va a pa­sar fac­tu­ra”. ME­DAR­DO FLO­RES, TA­XIS­TA.

EJER­CI­CIO. Ca­mi­nar o ha­cer pe­que­ñas ac­ti­vi­da­des du­ran­te el día, po­drían evi­tar pro­ble­mas gra­ves co­mo la hi­per­ten­sión y la dia­be­tes.

SE­DEN­TA­RIS­MO. El 6% de las muer­tes re­gis­tra­das a ni­vel mun­dial son ad­ju­di­ca­das a la inac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.