El abu­so de las ga­ran­tías…

La Hora Esmeraldas - - OPINIÓN - JOF­FRE DA­ZA QUI­ÑÓ­NEZ

Las ga­ran­tías ciu­da­da­nas fue­ron crea­das pa­ra ser­vi­cio de la po­bla­ción más po­bre, el prin­ci­pio de pro­tec­ción, há­beas cor­pus, há­beas da­ta, ac­ción de pro­tec­ción, etc., fue­ron crea­das pa­ra que la po­bla­ción vul­ne­ra­ble ten­ga po­si­bi­li­da­des y re­cur­sos en la de­fen­sa de sus de­re­chos an­te au­to­ri­dad pú­bli­ca, mas no fue­ron crea­das pa­ra pro­te­ger a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Abu­san­do de su con­di­ción de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca el se­ñor RC, una vez que lo­gró coop­tar to­das las fun­cio­nes del Es­ta­do, or­de­nó a la Asam­blea Na­cio­nal que le hi­cie­ran le­yes a su me­di­da, co­mo crear nor­mas que téc­ni­ca y ju­rí­di­ca­men­te son

nu­las. Por ejem­plo, el Art. 144 de la Ley de Ga­ran­tías Ju­ris­dic­cio­na­les y Con­trol Cons­ti­tu­cio­nal, en su nu­me­ral 3, es­ta­ble­ce que: “es com­pe­ten­cia de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal emi­tir dic­ta­men de ad­mi­si­bi­li­dad pa­ra ini­ciar el jui­cio po­lí­ti­co o pe­nal en con­tra del Pre­si­den­te y Vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca”.

La doc­tri­na po­lí­ti­ca plan­tea que el pri­mer po­der del Es­ta­do es la Asam­blea Na­cio­nal, por tan­to, no pue­de ha­ber nin­gu­na otra fun­ción del Es­ta­do que es­té por en­ci­ma de es­te po­der; lo he­cho por Co­rrea es lo que vul­gar­men­te se lla­ma “ac­ción cons­ti­tu­cio­nal frau­du­len­ta”, por tan­to, los po­de­res del Es­ta­do co­mo Pre­si­den­te y Cor­te Na­cio­nal de Jus­ti­cia, de­ben y es­tán en la obli­ga­ción de anu­lar es­ta dis­po­si­ción, que con­tra­vie­ne los prin­ci­pios bá­si­cos de un país de­mo­crá­ti­co.

De lo con­tra­rio cual­quier Vi­ce­pre­si­den­te con al­ma de de­lin­cuen­te, pue­de co­me­ter los de­li­tos

que le de la ga­na y te­nien­do el apo­yo de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, tie­ne pa­ra go­ber­nar el tiem­po que quie­ra, co­me­tien­do de­li­tos de cohe­cho, con­cu­sión y otros. La Vi­ce­pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca ha co­me­ti­do de­li­tos de cohe­cho y con­cu­sión que son de do­mi­nio pú­bli­co y de acep­ta­ción por par­te de ella, por lo tan­to, es una ver­güen­za que si­guie­ra en fun­cio­nes, te­nía que re­nun­ciar in­me­dia­ta­men­te y po­ner­se a las ór­de­nes de la jus­ti­cia or­di­na­ria pa­ra su juz­ga­mien­to pe­nal y es­pe­rar a cum­plir la pe­na es­ta­ble­ci­da pa­ra es­te de­li­to ti­po.

Has­ta cuán­do el des­ca­ro, el abu­so de quie­nes lle­gan a las fun­cio­nes del Es­ta­do, por fa­vor, al ele­gir to­me­mos en cuen­ta los an­te­ce­den­tes de quie­nes nos van a re­pre­sen­tar, que en­tre otros re­qui­si­tos, los can­di­da­tos ten­gan va­lo­res mo­ra­les, que sean la ga­ran­tía de un buen com­por­ta­mien­to en las al­tas fun­cio­nes que les to­que re­pre­sen­tar a su pue­blo.jda­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.