Súa re­cla­ma aten­ción

En el ma­le­cón don­de se de­be­rían co­lo­car 500 me­tros de pie­dra de es­co­lle­ra, so­lo hay 200.

La Hora Esmeraldas - - PORTADA -

La vi­sión de los ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos de la pa­rro­quia Súa, can­tón Ata­ca­mes, es que se de­fi­nan fe­chas pa­ra la cons­truc­ción del nue­vo ma­le­cón jun­to al mar, en re­em­pla­zo del que fue des­trui­do el 22 de di­ciem­bre pa­sa­do.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ten­dría la obra, se­ría cin­co rom­peo­las y los lo­ca­les co­mer­cia­les no es­ta­rían cer­ca de la zo­na de al­to im­pac­to del mar. Pa­ra esa me­ta se ne­ce­si­tan 5.5 mi­llo­nes de dó­la­res.

En la re­cien­te se­sión del Co­mi­té de la Re­cons­truc­ción en Es­me­ral­das, se dis­pu­so asig­nar un mi­llón de dó­la­res pa­ra aten­der esa de­man­da, pe­ro tal can­ti­dad genera mo­les­tias en­tre los lu­ga­re­ños, de­bi­do a que no es­tá den­tro del ran­go es­pe­ra­do.

Has­ta que lle­guen el di­ne­ro y la obra, los afec­ta­dos bus­can la for­ma de se­guir con su ac­ti­vi­dad y una de las ac­cio­nes es rea­li­zar los fi­nes de se­ma­nas ac­ti­vi­da­des recreativas pa­ra atraer al tu­ris­ta. La me­ta es que pa­ra Car­na­val ten­gan más gen­te que la fue en fin de año.

Ma­rit­za Gi­rón se es­fuer­za por no llo­rar, al re­cor­dar el 22 de di­ciem­bre de 2018. Esa ma­dru­ga­da, una se­cuen­cia de olas des­tru­yó su bohío, del que de­pen­dían eco­nó­mi­ca­men­te sus dos hi­jos y ella.

El mar no tu­vo pie­dad y se le lle­vó el re­fri­ge­ra­dor, 800 dó­la­res en cer­ve­zas, equi­pos de so­ni­do y las lu­ces que ador­na­ban la es­truc­tu­ra de ma­de­ra, ca­ña gua­dúa y ram­pi­ra. 3.500 dó­la­res le cos­tó ha­ce tres años ar­mar su pues­to de tra­ba­jo.

“Es­ta­ba en ca­sa, eran las 02:00 y me lla­ma­ron. Al lle­gar al ma­le­cón don­de es­ta­ba mi bar, al­can­cé a ver có­mo el mar se lle­va­ba la mi­tad del lo­cal, lue­go de unos mi­nu­tos… el res­to. So­lo sa­qué dos me­sas y si­llas plás­ti­cas”, re­cuer­da los ins­tan­tes pre­vios a la tra­ge­dia.

Des­de ese día su vi­da se desa­rro­lla en­tre llan­tos, tris­te­zas y la bús­que­da in­ce­san­te de vol­ver a te­ner una fuen­te de tra­ba­jo. Ayer, al igual que en los úl­ti­mos 20 días, se ha de­di­ca­do a bus­car car­pas, si­llas, me­sas y di­ne­ro pa­ra reac­ti­var­se eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro no lo ha lo­gra­do.

Gen­te de tra­ba­jo

Aque­llo –re­ve­la- Ma­rit­za Gi­rón le genera mo­les­tia y frus­tra­ción, por tal ra­zón, con or­gu­llo de em­pren­de­do­ra ex­cla­ma: “¡La si­tua­ción eco­nó­mi­ca es­tá di­fí­cil en Súa, pe­ro sal­dre­mos ade­lan­te. No­so­tros sa­be­mos tra­ba­jar!”, su fra­se la envía a las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les.

La mo­les­tia ra­di­ca por­que el miér­co­les pa­sa­do se reunie­ron los del Co­mi­té de la Re­cons­truc­ción con au­to­ri­da­des es­me­ral­de­ñas y ha­bían re­suel­to en­tre­gar un mi­llón de dó­la­res pa­ra aten­der a Súa y así res­pon­der a la tra­ge­dia pro­vo­ca­da por el olea­je del 22 de di­ciem­bre.

El mon­to, des­de la vi­sión de quie­nes te­nían los 18 bohíos y los due­ños de 15 de tien­das, res­tau­ran­tes y ho­te­les, es de 5.5 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra cons­truir un nue­vo ma­le­cón con cin­co rom­peo­las, es­pa­cios pea­to­na­les y más allá un lu­gar pa­ra que se ubi­quen los ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos.

“Lo pe­no­so es que un téc­ni­co de la Se­cre­ta­ría de la Re­cons­truc­ción nos di­ce: “¿qué más quie­ren? esos no son los tér­mi­nos que se de­ben apli­car. Acá en Súa, in­clu­so, to­da­vía hay 75 ca­sas por ser aten­di­das por el te­rre­mo­to de 2016, de las cua­les cua­tro es­tán fren­te al mar y tie­nen que ser de­mo­li­das”, afir­mó el pre­si­den­te del Go­bierno Pa­rro­quial de Súa, Fer­nan­do Ar­cos.

‘Nos han to­ma­do el pe­lo’

Y cri­ti­ca, ade­más, que, pe­se a to­dos los cam­bios que les pi­die­ron ha­cer al pro­yec­to del ma­le­cón, no se ha­ya asig­na­do el di­ne­ro cal­cu­la­do. “To­dos nos han to­ma­do el pe­lo. Em­pe­zan­do des­de la Go­ber­na­ción, la Se­cre­ta­ría de la Re­cons­truc­ción y otras en­ti­da­des. E in­clu­so los de la Se­cre­ta­ría di­je­ron que te­nían guar­da­dos 7.7 mi­llo­nes de dó­la­res con los que se pre­veía fi­nan­ciar el ma­le­cón, pe­ro so­lo nos asig­nan un mi­llón”, agre­gó el re­pre­sen­tan­te pa­rro­quial.

Mien­tras tan­to, Ma­rit­za Gi­rón, la mu­jer que per­dió el 100% de su lo­cal, cen­tra su aten­ción dia­ria en có­mo dar­le de co­mer a sus hi­jos y lo­grar con­se­guir una car­pa, si­llas, me­sas y di­ne­ro pa­ra reac­ti­var su ne­go­cio de di­ver­sión pa­ra tu­ris­tas y lu­ga­re­ños.

“To­dos nos han to­ma­do el pe­lo. Em­pe­zan­do des­de la Go­ber­na­ción, la Se­cre­ta­ría de la Re­cons­truc­ción y otras en­ti­da­des”.

FER­NAN­DO AR­COS,

PRE­SI­DEN­TE DEL GO­BIERNO PA­RRO­QUIAL DE SÚA

“Si las au­to­ri­da­des quie­ren real­men­te a Súa, que nos una­mos en un so­lo pu­ño pa­ra que se ha­ga un nue­vo ma­le­cón”.

RO­MI­NA AN­GU­LO BO­NE,

PRE­SI­DEN­TA DEL SEC­TOR PRO­DUC­TI­VO ‘LUZ DE AMÉ­RI­CA’ DE SÚA

SI­TIO. Des­de el 22 de di­ciem­bre el ma­le­cón de Súa lu­ce de­te­rio­ra­do. El olea­je pro­vo­có la des­truc­ción de 18 bohíos.

RIES­GO. Cua­tro de las 75 ca­sas afec­ta­das por el te­rre­mo­to del 16 de abril de 2016 que es­tán por re­pa­rar­se, se hallan fren­te a la pla­ya de Súa. Al­gu­nas han si­do apun­ta­la­das con ca­ña gua­dúa.

DE­SOLA­CIÓN. Ayer, en el ma­le­cón de Súa no se evi­den­cia­ban tu­ris­tas. Los úni­cos en el lu­gar eran los ven­de­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.