Las coo­pe­ra­ti­vas y sus con­flic­tos

APUN­TES DE DE­RE­CHO COOPE­RA­TI­VO So­lu­ción al­ter­na­ti­va de con­flic­tos en las coo­pe­ra­ti­vas

La Hora Esmeraldas - - REVISTA JUDICIAL -

POR: DR. CAR­LOS NA­RAN­JO ME­NA ESPECIALSITA EN COO­PE­RA­TI­VIS­MO

ACTIUALMENTE HAY TO­TAL coin­ci­den­cia en que, el conflicto es par­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y es con­se­cuen­cia del im­pe­di­men­to o la opo­si­ción de ter­ce­ros, a la rea­li­za­ción de los in­tere­ses o al cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos que al­guien se im­po­ne, pu­dien­do ser es­tos in­tere­ses u ob­je­ti­vos de bie­nes tan­gi­bles o ma­te­ria­les, co­mo di­ne­ro, te­rri­to­rio, etc o, bie­nes in­tan­gi­bles, co­mo va­lo­res mo­ra­les, creen­cias re­li­gio­sas, es­pa­cios de po­der, etc.

Exis­te tam­bién una fuer­te co­rrien­te que con­si­de­ra que, los con­flic­tos son ne­ce­sa­rios pa­ra el desa­rro­llo hu­mano, pues, ge­ne­ran me­ca­nis­mos de de­fen­sa, fo­men­tan la crea­ti­vi­dad, en de­fi­ni­ti­va, ha­cen reali­dad aque­llo de te­sis, an­tí­te­sis y sín­te­sis.

Los con­flic­tos pue­den ser in­di­vi­dua­les (con nues­tro yo in­te­rior), bi­la­te­ra­les, mul­ti­la­te­ra­les, em­pre­sa­ria­les, in­te­ri­ns­ti­tu­cio­na­les, eco­nó­mi­cos, políticos, ét­ni­cos etc, pues, hay tan­ta va­rie­dad de con­flic­tos, co­mo or­ga­ni­za­cio­nes, con­cep­tos y ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas exis­ten.

La for­ma de en­fren­tar, o me­jor, de afron­tar los con­flic­tos, igual­men­te, tie­ne va­rias po­si­bi­li­da­des, que van des­de la sim­ple eva­sión o in­di­fe­ren­cia, pa­san­do por la im­po­si­ción y su­mi­sión, has­ta la vio­len­cia fí­si­ca, si­co­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca, etc.

En el mar­co ju­rí­di­co, los con­flic­tos se bus­ca so­lu­cio­nar, me­dian­te el so­me­ti­mien­to a la jus­ti­cia or­di­na­ria, o me­dian­te los de­no­mi­na­dos Mé­to­dos Al­ter­na­ti­vos, co­mo la Ne­go­cia­ción, la Con­ci­lia­ción, el Ar­bi­tra­je y la Me­dia­ción, en­tre los más co­no­ci­dos en nues­tro País.

Las coo­pe­ra­ti­vas y sus con­flic­tos

Pa­ra quie­nes es­ta­mos in­mer­sos en el her­mo­so por so­li­da­rio mun­do del Coo­pe­ra­ti­vis­mo, no es des­co­no­ci­do el al­to ni­vel de con­flic­ti­vi­dad que exis­te en las or­ga­ni­za­cio­nes del sis­te­ma, pues, ve­mos con fre­cuen­cia, dispu­tas en­tre so­cios y di­ri­gen­tes, sea por el li­de­raz­go o por la ad­mi­nis­tra­ción pro­pia­men­te di­cha, es­pe­cial­men­te, en las Coo­pe­ra­ti­vas de Vivienda y de Trans­por­tes, cuan­do no se tra­ta de dispu­tas en­tre so­cios de las coo­pe­ra­ti­vas.

En las de vivienda, cuan­do no se im­pug­nan las elec­cio­nes o se ex­clu­yen so­cios, se ha ad­ju­di­ca­do el mis­mo lo­te de terreno a más de un so­cio, o se dispu­tan te­rre­nos en­tre coo­pe­ra­ti­vas.

En las de trans­por­te, cuan­do no hay conflicto por los car­gos di­rec­ti­vos o por el ma­ne­jo de re­cur­sos, los hay por las ex­clu­sio­nes a los so­cios opo­si­to­res o en­tre coo­pe­ra­ti­vas, por las ru­tas y fre­cuen­cias, ade­más, cla­ro es­tá, en­tre las em­pre­sas coo­pe­ra­ti­vas y los usua­rios, por ex­tra­víos de en­co­mien­das o por ac­ci­den­tes de trán­si­to.

En los dos ti­pos de coo­pe­ra­ti­vas men­cio­na­dos, es­pe­cial­men­te, pues, en las de aho­rro y cré­di­to, la con­flic­ti­vi­dad es mu­cho me­nor, fre­cuen­tes son tam­bién los con­flic­tos en­tre los consejos de ad­mi­nis­tra­ción y vi­gi­lan­cia y en­tre el ge­ren­te y los di­rec­ti­vos.

Las con­se­cuen­cias de la al­ta ta­sa de con­flic­ti­vi­dad, evi­den­te­men­te, son ne­ga­ti­vas pa­ra el desa­rro­llo de las coo­pe­ra­ti­vas, pues, la di­ri­gen­cia y la em­pre­sa mis­ma dis­traen sus re­cur­sos hu­ma­nos y eco­nó­mi­cos, pa­ra aten­der el conflicto, pa­ra des­ti­nar­los a la dispu­ta, en lu­gar de cum­plir sus ob­je­ti­vos em­pre­sa­ria­les so­li­da­rios, más allá de que se man­tie­ne la­ten­te la di­vi­sión y, aún, cuan­do se ha­ya juz­ga­do, que­da el ren­cor en­tre los coope­ra­ti­vis­tas in­vo­lu­cra­dos en el pro­ble­ma.

El ca­so es que la con­flic­ti­vi­dad exis­te y ella, ha con­ver­ti­do a la Di­rec­ción Na­cio­nal de Coo­pe­ra­ti­vas, en una es­pe­cie de Co­mi­sa­ría, pues, por sus li­mi­ta­dos re­cur­sos, sien­do co­mo es, la ce­ni­cien­ta del Mi­nis­te­rio de Bie­nes­tar So­cial, ca­re­ce de me­ca­nis­mos pa­ra efec­tuar el con­trol pre­ven­ti­vo que le atri­bu­ye la Ley, por lo que, con­cen­tra sus es­fuer­zos en re­sol­ver pro­ble­mas y no en pre­ve­nir­los; no en ca­pa­ci­tar a los coope­ra­ti­vis­tas, ni le­gis­lar, sino en juz­gar y san­cio­nar.

Ur­ge des­con­ges­tio­nar la Di­rec­ción de Coo­pe­ra­ti­vas en su ta­rea de en­te juz­ga­dor, no más gru­pos de coope­ra­ti­vis­tas, con car­te­les re­cla­man­do so­lu­cio­nes en las puer­tas del or­ga­nis­mo de con­trol es­ta­tal, no más agre­sio­nes en­tre so­cios de es­tas em­pre­sas so­cia­les y ello es po­si­ble.

Con­so­li­dan­do la ca­li­dad de em­pre­sas au­to­ges­tio­na­rias que tie­nen las coo­pe­ra­ti­vas, es de­cir, per­mi­tién­do­les que tam­bién au­to­ges­tio­nen la so­lu­ción de sus con­flic­tos.

Los Me­ca­nis­mos Al­ter­na­ti­vos de So­lu­ción de Con­flic­tos, hoy en bo­ga, con­si­de­ro, cons­ti­tu­yen la vía más idó­nea, pa­ra dis­mi­nuir el ni­vel de con­flic­ti­vi­dad en las coo­pe­ra­ti­vas, por ello, es ne­ce­sa­rio que la Di­rec­ción de Coo­pe­ra­ti­vas dé luz ver­de al Ar­bi­tra­je y tal vez, mu­cho me­jor, a la Me­dia­ción.

La Ley de Ar­bi­tra­je y Me­dia­ción, vi­gen­te des­de 1997, lo per­mi­te, no hay, pues, ma­yor tra­ba­jo que ha­cer en el cam­po le­gis­la­ti­vo, qui­zás un Re­gla­men­to Es­pe­cial de So­lu­ción de Con­flic­tos en Coo­pe­ra­ti­vas, co­mo el que exis­te en el País Vas­co, en Es­pa­ña, sea su­fi­cien­te.

Por la na­tu­ra­le­za em­pre­sa­rial sui gé­ne­ris de las coo­pe­ra­ti­vas que, co­mo se di­jo en unos apun­tes an­te­rio­res, tie­nen de so­cie­dad y de aso­cia­ción, la Me­dia­ción de Con­flic­tos en ellas y en­tre ellas, de­be­rá ser tam­bién sui gé­ne­ris, pues, se ubi­ca en­tre la Me­dia­ción Em­pre­sa­rial y la Co­mu­ni­ta­ria y de­be­rán re­plan­tear­se cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de la me­dia­ción en ge­ne­ral, co­mo por ejem­plo, la ac­ti­tud del Me­dia­dor que, for­zo­sa­men­te, ten­drá que ser más pro­po­si­ti­va y ac­ti­va o, la con­fi­den­cia­li­dad que, por tra­tar­se de gru­pos hu­ma­nos, ten­dría es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de ser prac­ti­ca­da.

Qui­zás sea ne­ce­sa­rio tam­bién, rom­per el prin- ci­pio de vo­lun­ta­rie­dad de la Me­dia­ción y con­ver­tir­la en una pri­me­ra ins­tan­cia obli­ga­to­ria, sin me­nos­ca­bar., eso sí, la agi­li­dad y la fle­xi­bi­li­dad pro­pias de la Me­dia­ción.

Que­da pues la in­quie­tud y la pro­pues­ta, corresponde a la Di­rec­ción de Coo­pe­ra­ti­vas, fo­men­tar la eje­cu­ción de es­tas ideas y pen­sar tam­bién en un Cen­tro de Me­dia­ción de­pen­dien­te de ella, pa­ra des­con­cen­trar la du­ra ta­rea de juz­gar y san­cio­nar y de­di­car­se a con­tro­lar, su­per­vi­sar, le­gis­lar y pro­mo­ver ver­da­de­ra­men­te la Fi­lo­so­fía de la Coope­ra­ción.

Sin per­jui­cio de lo ex­pues­to, per­so­nal­men­te, pien­so que, lo ideal se­ría que las Fe­de­ra­cio­nes de Coo­pe­ra­ti­vas, es­ta­blez­can sus pro­pios Cen­tros de Me­dia­ción, co­mo par­te de los ser­vi­cios que brin­dan a sus afi­lia­das, pues­to que, par­te de la Au­to­no­mía de las Coo­pe­ra­ti­vas, es la au­to­so­lu­ción de sus con­flic­tos, pa­ra abrir el ca­mino ha­cia el Autocontrol in­terno.

Li­de­raz­go

- Co­mu­ni­ca­ción gru­pal - Pro­po­si­ti­vo - Vin­cu­la­do - As­cen­dien­te

Ven­ta­jas

- Iden­ti­dad ideo­ló­gi­ca - De­mo­cra­cia - Au­to­ges­tión - Agi­li­dad - For­ta­le­ci­mien­to - Li­de­raz­go - Pre­ven­ción

Pro­ce­so

- A pe­ti­ción de par­te - Por dis­po­si­ción es­ta­tu­ta­ria

- Por dis­po­si­ción ad­mi­nis­tra­ti­va

- Por de­ri­va­ción ad­mi­nis­tra­ti­va

- Por de­ri­va­ción ju­di­cial

Pro­ce­di­mien­to

- Avo­ca­ción - De­sig­na­ción Me­dia­dor

- Ci­ta­ción

- In­for­ma­ción - Au­dien­cia Pú­bli­ca - Au­dien­cia Pri­va­da - Acuer­do

- Apro­ba­ción - Cum­pli­mien­to

Res­pon­sa­bi­li­dad

- Au­to­ri­dad Es­ta­tal - Or­ga­nis­mos de In­te­gra­ción Coo­pe­ra­ti­va

- Cen­tros de Me­dia­ción Pri­va­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.