Dan­nes, el ca­mi­nan­te que re­co­rre Su­da­mé­ri­ca

Un jo­ven de 25 años cum­ple una pro­me­sa y ca­mi­na por Su­da­mé­ri­ca.

La Hora Esmeraldas - - PERFIL -

Dan­nes Eze­quiel Ca­rre­ra re­co­rre Su­da­mé­ri­ca a pie. Es un jo­ven de 25 años, que na­ció en la pro­vin­cia de Es­me­ral­das pe­ro des­de ni­ño vi­vió en San­to Do­min­go de los Tsá­chi­las.

Pa­ra quie­nes lo ven, con su fi­so­no­mía del­ga­da, su al­ta es­ta­tu­ra y su piel bien pro­te­gi­da del sol, re­sul­ta­ría di­fí­cil ima­gi­nar que un día, ha­ce ya más de un año, to­mó un co­che crea­do por él mis­mo y sa­lió ca­mi­nan­do a co­no­cer los paí­ses de Amé­ri­ca del Sur.

La son­ri­sa ja­más se bo­rra de sus la­bios, ni tan si­quie­ra cuan­do ha­bla del dolor que le oca­sio­nó la muer­te de su pa­dre, Os­wal­do Ca­rre­ra, a quien re­cuer­da con mu­cho orgullo y ad­mi­ra­ción.

“Es­ta­ba de via­je cuan­do su­pe que pa­pá es­ta­ba en­fer­mo. Su­frió dos de­rra­mes ce­re­bra­les y que­dó pos­tra­do por cua­tro años. Le pro­me­tí que ca­mi­na­ría por to­do lo que él no pu­do y lo es­toy cum­plien­do”, con­fie­sa.

El ini­cio

Des­pués del fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre, le co­men­tó a su ma­dre, Je­sús

Men­do­za, que se iría de via­je ca­mi­nan­do por va­rios paí­ses y na­die le cre­yó.

“Has­ta que un día, exac­ta­men­te ocho días an­tes de em­pren­der mi aven­tu­ra, lle­gué a la casa con un co­che, ar­ma­do con llantas y unos tu­bos. Re­cuer­do que sa­lí el 8 de enero de 2018, lle­gué al par­que Joa­quín Za­ra­cay, me des­pe­dí de un co­no­ci­do que es­ta­ba por ahí y em­pe­cé a ca­mi­nar”.

Su pri­mer día trans­cu­rrió tran­qui­lo. Mien­tras em­pu­ja­ba su co­che por la vía a Quevedo veía los ca­rros pa­sar y se con­cen­tra­ba en su re­to, en su pro­me­sa, en sus sue­ños. Des­pués de re­co­rrer 23 ki­ló­me­tros tu­vo dos am­po­llas en los pies, pa­ró a des­can­sar esa no­che y lue­go si­guió rum­bo al Sur, has­ta don­de va aho­ra ya con­tan­do 3.000 ki­ló­me­tros.

Pa­cien­cia

Dan­nes, a pe­sar de que ca­mi­nan­do siem­pre lo ve­rán so­lo, ase­gu­ra ir siem­pre con la com­pa­ñía de Dios. Tie­ne mu­cha fe en Él y ora va­rias ve­ces en el día pa­ra agra­de­cer­le por las fuer­zas que le da pa­ra se­guir, por el áni­mo, la per­se­ve­ran­cia y la sa­lud. Pe­ro tam­bién lo acom­pa­ña Pa­cien­cia. Es su co­che, ese que ar­mó pa­ra que lo acom­pa­ñe en es­te tra­yec­to.

“La idea ori­gi­nal era ela­bo­rar mi co­che con la si­lla de rue­das que mi pa­dre uti­li­zó, pe­ro lue­go por los pe­sos que de­bía so­por­tar la idea cam­bió y ‘na­ció’ Pa­cien­cia. Tie­ne dos rue­das de rin 20 a los cos­ta­dos y una rin 12 de­lan­te­ra”, re­la­ta.

Ahí car­ga su ro­pa, su co­mi­da, sus sue­ños e ilu­sio­nes. “Pa­cien­cia es muy fuer­te”, ase­gu­ra, pe­sa 95 ki­los; tie­ne una ba­te­ría de ca­rro adap­ta­da, que re­car­ga con ener­gía so­lar, pe­ro no tie­ne mo­tor. “La em­pu­jo yo”, afir­ma Dan­nes.

Así, con el equi­pa­je ne­ce­sa­rio, co­mi­da pa­ra el día, sus sue­ños en la es­pal­da y la de­ter­mi­na­ción en sus pier­nas, el jo­ven lle­gó a la fron­te­ra Sur de Ecua­dor y Pe­rú y re­co­rrió ya gran par­te de es­te país.

To­do lo do­cu­men­ta en su cuen­ta de la red so­cial Fa­ce­book (don­de lo en­cuen­tran co­mo Dan­nes Eze­quiel Ca­rre­ra). A dia­rio re­ci­be men­sa­jes de apo­yo, de mo­ti­va­ción y de impulso pa­ra se­guir en su tra­ve­sía. A ve­ces duer­me en su car­pa, la ha ar­ma­do en ca­sas, ga­ra­jes, pa­tios, en el de­sier­to... y ase­gu­ra que ha re­ci­bi­do apo­yo de mu­cha gen­te.

Re­to

“Me pre­gun­tan mu­chí­si­mo so­bre có­mo me sos­ten­go eco­nó­mi­ca­men­te pa­ra mi via­je. Soy fo­tó­gra­fo, vendo mis fo­tos por In­ter­net, tam­bién sé ha­blar in­glés y he tra­ba­ja­do co­mo tra­duc­tor en las ciu­da­des por don­de ca­mino. En­tre otras la­bo­res, tam­bién he es­ta­do co­mo

“Lo vi­vi­do no lo qui­ta na­die, lo via­ja­do, tam­po­co”. DAN­NES EZE­QUIEL CA­RRE­RA, CAMIMANTE

vo­lun­ta­rio en hos­tels y re­si­den­cias, a cam­bio de co­mi­da y hos­pe­da­je”, re­la­ta.

Pe­ro Dan­nes tam­bién agra­de­ce a quie­nes, en si­len­cio, lo apo­yan con di­ne­ro. De di­fe­ren­tes paí­ses del mun­do re­ci­be en su cuen­ta ban­ca­ria ayu­das eco­nó­mi­cas pa­ra se­guir ca­mi­nan­do por Su­da­mé­ri­ca.

La otra pregunta que, ase­gu­ra, siem­pre le ha­cen es qué ven­drá des­pués. “No lo sé. No he pen­sa­do en eso. La vi­da cam­bia mu­cho y no des­car­to la po­si­bi­li­dad de em­pren­der una ru­ta por Cen­troa­mé­ri­ca, aun­que tal vez pue­da te­ner hi­jos, ha­bría que ver”, di­ce.

Su ma­dre lo ha año­ra­do mu­cho. Pe­ro Dan­nes el pa­sa­do miér­co­les 9 de enero, a las 03:00, to­cán­do­le la puer­ta de la casa, le dio una gran sor­pre­sa. Re­gre­só a San­to Do­min­go por el cum­plea­ños de su her­ma­na me­nor, que es el pró­xi­mo 7 de fe­bre­ro y pa­ra ha­cer­se exá­me­nes que le in­di­quen que es­tá en con­di­cio­nes de se­guir por Su­da­mé­ri­ca a pie.

TU­RIS­MO. En ca­da si­tio, Dan­nes Ca­rre­ra apro­ve­cha pa­ra co­no­cer y vi­si­tar lu­ga­res.

ME­TA. El con­se­jo que Dan­nes tie­ne pa­ra los de­más es que siem­pre si­gan sus sue­ños, “por­que na­da es im­po­si­ble”.

VEHÍCU­LO. Pa­cien­cia es­tá equi­pa­da con una ba­te­ría, es­pe­jos y ex­hi­be las ban­de­ras de los paí­ses que has­ta aho­ra ha re­co­rri­do el jo­ven.

HO­GAR. El pa­sa­do 9 de enero re­gre­só a San­to Do­min­go y lle­gó de sor­pre­sa pa­ra pasarse po­co más de un mes con su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.