Re­cor­dan­do a Dió­ge­nes Cue­ro

La tra­di­ción ca­tó­li­ca de­ter­mi­na que lue­go de nue­ve días se ha­ce un re­zo pa­ra que el al­ma del muer­to des­can­se en paz.

La Hora Esmeraldas - - PORTADA -

El Di­vino Ni­ño en mi­nia­tu­ra es­ta­ba en el mis­mo es­ca­lón que la san­ta ecua­to­ria­na Nar­ci­sa de Je­sús Mar­ti­llo. Un pel­da­ño más arri­ba, Cris­to Cru­ci­fi­ca­do se apo­ya­ba so­bre la fo­to am­plia­da de un hom­bre ne­gro, se­rio, con len­tes gran­des, cor­ba­ta y ca­mi­sa blan­ca.

A ese hom­bre le en­ca­ba que lo lla­ma­ran ne­gro. A ese hom­bre so­lo la pa­la­bra afro le bo­rra­ba su blan­ca son­ri­sa; esa ese hom­bre ayer le hi­cie­ron un al­tar pa­ra des­pe­dir­lo del mun­do te­rre­nal; a ese hom­bre ha­ce 70 años sus padres lo bau­ti­za­ron con el nom­bre de Dió­ge­nes Clo­do­veo Cue­ro Cai­ce­do.

El al­tar no po­día es­tar me­jor ador­na­do. Los pé­ta­los ro­jos es­ta­ban ce­lo­sa­men­te co­lo­ca­dos so­bre la te­la blan­ca re­cién com­pa­ra­da. En el sa­gra­rio ti­po es­ca­le­ra es­ta­ban las vír­ge­nes, santos y siete ve­las grue­sas en el cen­tro de en ca­da uno de los es­ca­lo­nes. Tam­bién des­ta­ca­ban 28 flo­res ro­jas, y más allá un ra­mo con 12 ro­sas blan­cas y nue­ve ro­jas.

La vi­da del muer­to

To­do ese co­lo­ri­do se ren­día an­te las siete fo­tos que for­ma­ban un gi­gan­to­gra­fía del hom­bre ne­gro, que en­vi­da hi­zo al­gu­nas ‘lo­cu­ras’, en el cam­po de la poe­sía, las le­tras, la ma­rim­ba, las le­yes y al fi­nal de sus días, has­ta en una cabina de radio don­de ha­bla­ba de la ne­gri­tud a la que de­fen­día, co­mo ne­gro a un ta­pao.

Y es jus­ta­men­te ese pla­to tí­pi­co es­me­ral­de­ño he­cho con plá­tano, pes­ca­do y yer­bas, que le dio el es­ta­tus de que él es­ta­ba pa­ra gran­des co­sas. En 1996 men­ta­li­zó y creó con 120 ra­ci­mos de plá­tano y una to­ne­la­da de pes­ca­do, el ta­pao más gran­de del mun­do del que co­mie­ron 2.500 per­so­nas.

Ayer los ami­gos y fa­mi­lia­res le hi­cie­ron una nue­va des­pe­di­da al hom­bre que el 3 de enero per­dió la vi­da por una en­fer­me­dad. En ese en­cuen­tro re­li­gio­so pri­mó la ora­ción, tal co­mo lo de­ter­mi­na la tra­di­ción ca­tó­li­ca cuan­do se rea­li­za una No­ve­na.

La creen­cia

Pa­ra los de­vo­tos ca­tó­li­cos, lue- go del en­tie­rro se em­pie­za una ca­de­na de ora­cio­nes du­ran­te nue­ve días, a lo que lla­man la No­ve­na de los fie­les di­fun­tos. En el úl­ti­mo día, en la casa del due­lo (en es­te ca­so ba­rrio ‘Co­qui­to al­to’) se ar­ma una es­ca­le­ra y se va bo­tan­do del ho­gar ca­da es­ca­lón mien­tras se re­za a la luz de las ve­las.

Al ter­mi­nar el re­zo, se cree que, so­lo en ese mo­men­to el al­ma del muer­to lle­ga al lu­gar des­ti­na­do en el más allá.

ARRE­GLO. En ho­nor al es­me­ral­de­ño Dió­ge­nes Cue­ro Cai­ce­do, sus fa­mi­lia­res le hi­cie­ron ayer una nue­va des­pe­di­da re­li­gio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.