‘El Es­ta­do no es ti­tu­lar de de­re­chos’

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal dic­ta­mi­nó que las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas no son ti­tu­la­res de de­re­chos.

La Hora Esmeraldas - - PORTADA -

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal (CC) lo de­jó bien cla­ro: el Es­ta­do y to­das sus ins­ti­tu­cio­nes no son ti­tu­la­res de de­re­chos. Es­tos son ex­clu­si­vos de los se­res hu­ma­nos, quie­nes son los úni­cos que pue­den pre­sen­tar ac­cio­nes de pro­tec­ción ale­gan­do vio­la­cio­nes a sus de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les.

Lo úni­co que pue­de ha­cer el Es­ta­do es in­gre­sar re­cur­sos a nom­bre de per­so­nas na­tu­ra­les, pue­blos y na­cio­na­li­da­des. Exis­te una so­la ex­cep­ción: los de­re­chos re­la­cio­na­dos al de­bi­do pro­ce­so. En esos ca­sos, el Es­ta­do sí pue­de ale­gar vul­ne­ra­cio­nes cuan­do, por ejem­plo, no es no­ti­fi­ca­do so­bre las di­li­gen­cias den­tro de un ca­so del que es par­te pro­ce­sal.

Ya no hay es­pa­cio pa­ra la con­fu­sión. La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal (CC) lo de­jó bien cla­ro: el Es­ta­do y to­das sus ins­ti­tu­cio­nes no son ti­tu­la­res de de­re­chos. Es­tos son ex­clu­si­vos de las se­res hu­ma­nos, quie­nes son los úni­cos que pue­den pre­sen­tar ac­cio­nes de pro­tec­ción ale­gan­do vio­la­cio­nes a sus de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les.

En su dic­ta­men del 4 de sep­tiem­bre, den­tro del ca­so 282-13JP, la CC es­ta­ble­ció que nin­gu­na ins­tan­cia del Es­ta­do cen­tral ni los go­bier­nos sec­cio­na­les po­drán pre­sen­tar ac­cio­nes de pro­tec­ción en con­tra de par­ti­cu­la­res ale­gan­do vul­ne­ra­ción de de­re­chos.

“El fun­da­men­to de la no­ción de de­re­chos es la dig­ni­dad de las per­so­nas”, se­ña­la la sen­ten­cia. Por lo que, “la ti­tu­la­ri­dad de los de­re­chos re­cae en los in­di­vi­duos o co­lec­ti­vos, mas no en el Es­ta­do y sus dis­tin­tos ór­ga­nos, que son los lla­ma­dos a res­pe­tar, pro­te­ger y ga­ran­ti­zar ta­les de­re­chos”.

Lo úni­co que pue­de ha­cer el Es­ta­do es in­gre­sar re­cur­sos a nom­bre de per­so­nas na­tu­ra­les, pue­blos y na­cio­na­li­da­des. Exis­te una so­la ex­cep­ción: los de­re­chos re­la­cio­na­dos al de­bi­do pro­ce­so. En esos ca­sos, el Es­ta­do sí pue­de ale­gar vul­ne­ra­cio­nes cuan­do, por ejem­plo, no es no­ti­fi­ca­do so­bre las di­li­gen­cias den­tro de un ca­so del que es par­te pro­ce­sal.

Con­fu­sión

Los abo­ga­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas Jor­ge Be­na­vi­des y Emi­lio Suá­rez coin­ci­den en que exis­tió con­fu­sión so­bre el uso del re­cur­so, lo cual se agra­vó con la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción de 2008 y du­ran­te el Go­bierno de Ra­fael Co­rrea.

Du­ran­te el co­rreís­mo, el Go­bierno y otras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas uti­li­za­ron la ac­ción de pro­tec­ción en con­tra de ciu­da­da­nos o de otras en­ti­da­des del Es­ta­do. An­te es­to, la Cor­te de ese en­ton­ces emi­tió dic­tá­me­nes con­tra­dic­to­rios que fa­vo­re­cie­ron a la equivocaci­ón de los jue­ces en di­fe­ren­tes ins­tan­cias.

“Se con­si­de­ra­ba que el Es­ta­do era una per­so­na ju­rí­di­ca de de­re­cho pú­bli­co. De­cían que to­das las per­so­nas te­nían to­dos los de­re­chos, en­ton­ces (el Es­ta­do) sí po­día pre­sen­tar to­das las ac­cio­nes”, ex­pli­có Be­na­vi­des. Es­to se dio, a su cri­te­rio, por “in­ter­fe­ren­cias del po­der pú­bli­co so­bre las cor­tes, pa­ra que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal dé una in­ter­pre­ta­ción su­per am­plia”.

Suá­rez sos­tie­ne que el Es­ta­do tam­bién hi­zo uso de esa ga­ran­tía ju­ris­dic­cio­nal por la ce­le­ri­dad con la que de­be ser tra­mi­ta­da. Pe­ro con el nue­vo plan­tea­mien­to de la CC, se “cam­bian las re­glas de juego del Es­ta­do por com­ple­to”, por­que nun­ca más po­drá pre­sen­tar la ac­ción con­tra un par­ti­cu­lar, ale­gan­do que es­tá en de­sigual­dad fren­te a es­te, ex­pli­có.

Ejem­plos

Es­to se dio en el ca­so de la ac­ción de pro­tec­ción pre­sen­ta­da por el Eje­cu­ti­vo en con­tra de La Ho­ra, en 2012. El Go­bierno ale­gó que se vul­ne­ra­ron sus de­re­chos a una in­for­ma­ción ve­raz y a la rec­ti­fi­ca­ción. Los jue­ces que tra­mi­ta­ron la cau­sa ad­mi­tie­ron el re­cur­so y ade­más se­ña­la­ron que se vio­ló la hon­ra de la ins­ti­tu­ción.

Otro ca­so, re­cuer­da Geo­van­ni Ata­rihua­na, di­rec­tor na­cio­nal de Uni­dad Po­pu­lar, fue la ac­ción ex­tra­or­di­na­ria de pro­tec­ción pre­sen­ta­da en 2014 por el ex­fis­cal Ga­lo Chi­ri­bo­ga en con­tra de la sen­ten­cia que de­cla­ró inocen­te a la ex­pre­si­den­ta de la UNE Mery Za­mo­ra.

El ex­fun­cio­na­rio ale­gó que se vio­len­ta­ron ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les de la Fis­ca­lía, lo cual fue re­cha­za­do por la de­fen­sa de la dirigente sin­di­cal al con­si­de­rar que el Es­ta­do no es su­je­to de de­re­chos. Fi­nal­men­te, la CC re­cha­zó el re­cur­so.

“Nun­ca una Cor­te se ha atrevido a de­fi­nir si es que el Es­ta­do tie­ne o no de­re­chos. Es la pri­me­ra vez que exis­te un pro­nun­cia­mien­to en el sen­ti­do de que el Es­ta­do no tie­ne de­re­chos, que son in­he­ren­tes a la ca­li­dad de se­res hu­ma­nos”, con­clu­yó Suá­rez.

EL DATO Los de­re­chos más ale­ga­dos por el Es­ta­do fue­ron a la li­ber­tad de ex­pre­sión, a la li­ber­tad de co­mu­ni­ca­ción y a la pro­pie­dad.

AC­TUA­CIÓN. Du­ran­te el Go­bierno de Co­rrea, las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas a nom­bre del Eje­cu­ti­vo pre­sen­ta­ron ac­cio­nes de pro­tec­ción en con­tra de ciu­da­da­nos. (Ar­chi­vo)

AC­TUA­CIÓN. Du­ran­te el Go­bierno de Co­rrea, las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas a nom­bre del Eje­cu­ti­vo pre­sen­ta­ron ac­cio­nes de pro­tec­ción en con­tra de ciu­da­da­nos. (Ar­chi­vo)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.