La an­ces­tral cu­ra de co­mu­ni­da­des kich­wa del Co­ca pa­ra las en­fer­me­da­des

Gas­tri­tis, úl­ce­ras, reumas y otras pa­to­lo­gías son par­te de la lis­ta de afec­cio­nes que se tra­tan en es­te si­tio de la Ama­zo­nía.

La Hora Imbabura - - PORTADA -

De­ba­jo del puen­te del río Na­po, en el Co­ca, a las ori­llas del puer­to Fran­cis­co de Ore­lla­na, se en­cuen­tran va­rios pues­tos asen­ta­dos con me­sas de plás­ti­co a los la­dos de la ca­lle. Allí ofre­cen sus pro­duc­tos tal co­mo lo ha­ría una far­ma­cia; con una di­fe­ren­cia, to­do es 100% na­tu­ral y ar­te­sa­nal.

Es po­si­ble en­con­trar re­me­dios que pro­me­ten cu­rar des­de gas­tri­tis, úl­ce­ras, reumas y do­lo­res de ca­be­za, has­ta pro­ble­mas de pre­sión al­ta o ba­ja, as­ma, bron­qui­tis, en­tre otras afec­cio­nes. To­dos son ela­bo­ra­dos en ba­se a pro­duc­tos na­tu­ra­les, ex­traí­dos y uti­li­za­dos con co­no­ci­mien­tos an­ces­tra­les de las po­bla­cio­nes de la zo­na.

En es­te lu­gar, to­dos los días, se ubi­can in­te­gran­tes de al­re- de­dor de 30 di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des kichwas pa­ra ofre­cer sus pro­duc­tos a per­so­nas lo­ca­les co­mo ex­tran­je­ros. To­das son miem­bros de la aso­cia­ción Guay­sa­pam­pa, la cual bus­ca la di­na­mi­za­ción eco­nó­mi­ca de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas y la per­ma­nen­cia de sus raí­ces.

Tra­di­ción

Ma­ría Gre­da, de 55 años, es una de las ven­de­do­ras que acu­de a es­ta zo­na pa­ra ofre­cer va­rios de los pro­duc­tos que, jun­to con su fa­mi­lia, ela­bo­ra en su fin­ca pa­ra ga­nar­se el sus­ten­to dia­rio. Es par­te de una co­mu­ni­dad kich­wa que es­tá a 40 mi­nu­tos río arri­ba, por el Na­po.

Pa­ra cum­plir con su jor­na­da, Gre­da se des­pier­ta to­dos los días a las 04:00 y, aún sin la luz del sol que la acom­pa­ñe, re­co­ge to­dos los pro­duc­tos jun­to con su me­sa de plás­ti­co y una si­lla; to­ma una lan­cha y sa­le a la ciu­dad pa­ra ofre­cer par­te de sus co­no­ci­mien­tos de sa­na­ción.

Ella, sin em­bar­go, no es la úni­ca de su fa­mi­lia que cum­ple es­ta ru­ti­na de la­bor dia­ria. Sus dos hi­jos la acom­pa­ñan y sa­len a ven­der los pro­duc­tos en la vía Agua­ri­co.

Gre­da ofre­ce a sus clien­tes le­che de san­di, san­gre de dra­go, mez­clas pa­ra in­fu­sio­nar y tra­tar reumas o do­lo­res de ca­be­za, en- tre otros re­me­dios tra­di­cio­na­les. To­dos es­tos son ex­traí­dos y ela­bo­ra­dos por ella y sus hi­jos.

De­ta­lla, por ejem­plo, que la le­che de san­di la re­co­lec­ta dos o más ve­ces por se­ma­na, tal cual co­mo le en­se­ñó su pa­dre. “Lle­na­mos re­ci­pien­tes gran­des y des­pués los di­vi­di­mos en bo­te­llas pe­que­ñas”, ma­ni­fies­ta.

“El tru­co es­tá en no so­bre­ex­plo­tar los ár­bo­les. Te­ne­mos que nu­trir­nos de la na­tu­ra­le­za sin da­ñar­la, por lo que ca­da se­ma­na ex­trae­mos de ár­bo­les di­fe­ren­tes y, así, los de­ja­mos des­can­sar”, cuen­ta. Es­te es uno de los prin­ci­pios que tie­ne de sus an­te­pa­sa­dos, quie­nes, di­ce, le en­se­ña­ron a man­te­ner ese equi­li­brio con lo que nos ro­dea.

In­for­ma que man­te­ner los co­no­ci­mien­tos an­ces­tra­les de la sel­va es lo que más le im­por­ta a ella y su fa­mi­lia. “He­mos vis­to có­mo las per­so­nas que na­cen en la co­mu­ni­dad, de a po­co, ya no quie­ren sa­ber na­da de sus raí­ces ni de su cul­tu­ra. Es­ta es nues­tra for­ma de man­te­ner la sa­bi­du­ría me­di­ci­nal de lo que nos ofre­ce la na­tu­ra­le­za. Es­to es lo que bus­ca­mos co­mo aso­cia­ción”, se­ña­la.

Por su par­te, Flor Na­yém, de 45 años, co­men­ta que es­ta ini­cia­ti­va tam­bién bus­ca in­cluir a jó­ve­nes que quie­ran con­ti­nuar con las tra­di­cio­nes pa­ra que apren­dan de las plan­tas me­di­ci­na­les con las que ellos mis­mos se tra­tan.

Re­me­dios

Ho­jas de gua­yu­sa, san­gre de dra­go, uña de ga­to, le­che de San­di, acei­te de ma­yén, son al­gu­nos de los pro­duc­tos que se pue­den ad­qui­rir a dia­rio en es­ta zo­na. To­dos a pre­cios eco­nó­mi­cos, que ron­dan en­tre uno y tres dó­la­res.

Ca­da uno de es­tos, afir­ma Gre­da, tie­ne su fun­cio­na­li­dad y su pres­crip­ción, de­pen­dien­do de la si­tua­ción de la pa­to­lo­gía.

Co­men­ta, por ejem­plo, que si una per­so­na acu­de con pro­ble­mas de gas­tri­tis o úl­ce­ras se le re­co­mien­da to­mar una cu­cha­ra­da de le­che de san­di an­tes de ca­da co­mi­da. “Es­to les ayu­da a ali­viar los ar­do­res y do­lo­res es­to­ma­ca­les y, de igual ma­ne­ra, cu­ra la irri­ta­ción que los cau­sa”.

En ca­so de que­rer tra­tar la tos, el as­ma, la bron­qui­tis, por el con­tra­rio, lo ade­cua­do es la uña de ga­to. Con res­pec­to a es­te, ase­gu­ra que es ne­ce­sa­rio rea­li­zar in­fu­sio­nes y to­mar­las en ayu­nas ca­da uno o dos días, de acuer­do con la gra­ve­dad de la en­fer­me­dad.

Con res­pec­to a la efec­ti­vi­dad de es­tos, agre­ga que a lo lar­go de los años, en su po­bla­ción, se han tra­ta­do los ma­les­ta­res con es­tos pro­duc­tos tra­di­cio­na­les. Es­to les per­mi­te ga­ran­ti­zar una con­fian­za ple­na y, so­bre to­do, “efi­caz” en el fun­cio­na­mien­to de es­tos me­di­ca­men­tos an­ces­tra­les.

Ella ha vis­to có­mo es­tos fun­cio­nan mu­cho me­jor que las me­di­ci­nas que re­ce­tan los mé­di­cos pa­ra las mis­mas en­fer­me­da­des.

PRO­DUC­TOS. Los re­me­dios que ofre­cen son ela­bo­ra­dos por las co­mu­ni­da­des ale­da­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.