Ru­mi­cha­ca: Emer­gen­cia mi­gra­to­ria ex­ten­di­da has­ta fin de mes

Ecua­dor ex­ten­dió la emer­gen­cia mi­gra­to­ria has­ta el 31 de di­ciem­bre. El co­rre­dor hu­ma­ni­ta­rio con­ti­nua­rá.

La Hora Imbabura - - PORTADA - TUL­CÁN

El arri­bo de ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos has­ta el Puen­te In­ter­na­cio­nal de Ru­mi­cha­ca se da to­dos los días. Ecua­dor ex­ten­dió la emer­gen­cia mi­gra­to­ria has­ta el 31 de di­ciem­bre. El co­rre­dor hu­ma­ni­ta­rio con­ti­nua­rá ope­ran­do.

• El arri­bo de ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos has­ta el Puen­te In­ter­na­cio­nal de Ru­mi­cha­ca se da to­dos los días. Hay tem­po­ra­das, en la que los ex­te­rio­res del Cen­tro Bi­na­cio­nal de Fron­te­ras, re­gis­tra ex­ten­sas fi­las. Ayer, des­pués de las 10:00, más de 200 ex­tran­je­ros per­ma­ne­cían en las car­pas ins­ta­la­das jun­to a las ofi­ci­nas mi­gra­to­rias y en la plazoleta jun­to a la Ca­sa de Adua­nas. To­dos es­pe­ran le­ga­li­zar sus do­cu­men­tos pa­ra con­ti­nuar ha­cia el in­te­rior del país.

Es­tas per­so­nas re­ci­ben aten­ción odon­to­ló­gi­ca y mé­di­ca. Pa­ra lue­go di­ri­gir­se a las zo­nas Wi­FI, des­de don­de se co­mu­ni­can con sus fa­mi­lia­res. En el lu­gar tam­bién hay te­lé­fo­nos mó­vi­les.

Un fun­cio­na­rio de Mi­gra­ción que pi­dió man­te­ner­se en re­ser­va, es­ti­ma que en­tre 2.000 y 2.500 via­je­ros por día bus­can le­ga­li­zar la Tar­je­ta An­di­na, úni­ca con­di­ción pa­ra in­ter­nar­se en Qui­to, Gua­ya­quil y Hua­qui­llas.

Las va­llas me­tá­li­cas que de­ben su­pe­rar los via­jan­tes pa­ra in­gre­sar a las de­pen­den­cias mi­gra­to­rias per­ma­ne­cen aún en el lu­gar. Fue­ron co­lo­ca­das ha­ce tres me­ses cuan­do el te­cho co­rres­pon­dió a los 5.500 mi­gran­tes.

Oros re­gre­san

Mien­tras tan­to, los otros fe­nó­me­nos que se registran es el re­torno dia­rio de en­tre 200 y 350 ve­ne­zo­la­nos ha­cia su país de ori­gen. Se­gún co­men­tan, re­gre­san por­que quie­ren pa­sar Na­vi­dad y Año Nue­vo con sus fa­mi­lia­res y van a traer a sus hi­jos o pa­dres.

Jai­me Ro­drí­guez, oriun­do de Ma­ra­cai­bo con un ros­tro ale­gre di­ce que no hay tra­ba­jo en el Pe­rú. “In­ten­té tam­bién en Ecua­dor, pe­ro la si­tua­ción es di­fí­cil”.

En el la­do co­lom­biano la aglo­me­ra­ción es ma­yor. De­nun­cian que la aten­ción es len­ta y que lle­van va­rios mi­nu­tos, in­clu­so ho­ras sin po­der cum­plir con la le­ga­li­za­ción de sus do­cu­men­tos pa­ra con­ti­nuar ha­cia el Ecua­dor.

Se es­ti­ma que han in­gre­sa­do más de 800 mil ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos has­ta la fe­cha por el via­duc­to bi­na­cio­nal, al­gu­nos uti­li­zan­do los más de 65 pa­sos no re­co­no­ci­dos en­tre los dos paí­ses, en la fron­te­ra Na­ri­ño – Car­chi.

Dra­ma

Jairo Gon­zá­lez, quien na­ció en el Es­ta­do de Zu­lia en Ve­ne­zue­la, cuen­ta que des­de que sa­len obli­ga­dos de su país, la tris­te­za y el en­cono los em­bar­ga, emo­cio­nes que se acen­túan cuan­do cru­zan el duc­to bi­na­cio­nal co­lom­bo-ecua­to­riano. “Nos ve­mos for­za­dos a sa­lir y a su­frir in­clu­so cier­ta xe­no­fo­bia por­que en nues­tro país re­sul­ta di­fí­cil so­bre­vi­vir”, in­di­ca es­te zu­liano, que pe­se a con­tar con dos tí­tu­los pro­fe­sio­na­les, di­ce es­tar dis­pues­to a tra­ba­jar y re­unir unos cuan­tos dó­la­res en Qui­to, aun­que sea tra­ba­jan­do de me­se­ro pa­ra lue­go di­ri­gir­se a Chi­le.

Có­mo él, mu­chos de sus co­te­rrá­neos rea­li­zan tra­ve­sías de en­tre 15 y 20 días pa­ra su­pe­rar las fron­te­ras de Co­lom­bia y Ecua­dor car­ga­dos de ma­le­tas, a píe unos tra­mos y ‘ha­lan­do de­do’, co­mo se co­no­ce en el país.

Tran­si­tan co­mo erran­tes por las ca­rre­te­ras co­lom­bia­nas y ecua­to­ria­nas. No im­por­ta si son mu­je­res, in­fan­tes o sí uti­li­zan mu­le­tas o con mu­chos años a cues­tas, el ob­je­ti­vo es ir don­de pue­dan ac­ce­der a un tra­ba­jo y sa­la­rio digno.

Ecua­dor se ha con­ver­ti­do, co­mo ex­pli­ca Jor­ge Re­ve­lo, oriun­do de Ca­ra­cas, en una op­ción tem­po­ral la­bo­ral, de­bi­do a que aquí se pa­ga en dó­la­res y una vez que tie­nen una can­ti­dad con­si­de­ra­ble la in­vier­ten en los pa­sa­jes.

Ayu­da hu­ma­ni­ta­ria y he­chos Fren­te a los ro­bos, ex­tor­sio­nes, es­ta­fas y ca­sos de tra­ta de per­so­nas, el Ecua­dor y va­rias ONG’s, pres­tan ayu­da e in­for­ma­ción a es­tos ex­tran­je­ros pa­ra que las co­rre­rías que rea­li­zan sean más se­gu­ras.

Mi­gra­ción Co­lom­bia ha in­for­ma­do que has­ta ma­yo del 2018 se con­ta­bi­li­za­ban más de 286 mil ve­ne­zo­la­nos que in­gre­sa­ron al Ecua­dor por Ru­mi­cha­ca; mien­tras que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior del Ecua­dor ha con­fir­ma­do que ya van más de 800 mil ex­tran­je­ros que han in­gre­sa­do al país en lo que va del año.

Mien­tras que los re­gis­tros de Ru­mi­cha­ca se­ña­lan que apro­xi­ma­da­men­te 2.500 ve­ne­zo­la­nos cru­zan la fron­te­ra. Quie­nes han lo­gra­do lle­gar a Tul­cán ad­vier­ten, que ese nú­me­ro se in­cre­men­ta­rá en los pró­xi­mos días.

Emer­gen­cia se ex­tien­de

An­te el in­gre­so ex­ce­si­vo de mi­gran­tes, la mi­nis­tra de In­clu­sión Eco­nó­mi­ca y So­cial, Be­re­ni­ce Cordero, ex­ten­dió la emer­gen­cia mi­gra­to­ria has­ta el 31 de di­ciem­bre del 2018, con ba­se al acuer­do mi­nis­te­rial N 50. El ob­je­ti­vo es aten­der a la po­bla­ción mi­gran­te que in­gre­sa des­de el ve­cino país de Co­lom­bia, a tra­vés del Plan Fron­te­ra Nor­te, que in­vier­te cua­tro mi­llo­nes de dó­la­res.

Da­niel Suá­rez, coor­di­na­dor zo­nal del MIES, ex­pli­có que es­tos re­cur­sos se­rán des­ti­na­dos pa­ra po­ten­ciar cen­tros de desa­rro­llo in­fan­til, pro­gra­mas de eco­no­mía po­pu­lar y so­li­da­ria en la zo­na de in­fluen­cia y ga­ran­ti­zar los de­re­chos de los ex­tran­je­ros.

En Ru­mi­cha­ca fun­cio­na ade­más un co­rre­dor hu­ma­ni­ta­rio que po­si­bi­li­ta el tras­la­do de ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos has­ta Hua­qui­llas en la fron­te­ra sur. Exis­te una ofi­ci­na de in­for­ma­ción que brin­da los de­ta­lles de es­te ser­vi­cio.

MI­GRA­CIÓN.

En la fron­te­ra nor­te con­ti­núa la afluen­cia de ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.