San­ta Ma­ría Ale­jan­dra

La Hora Imbabura - - OPINIÓN - RA­MI­RO RUIZ R.

Le­nín Mo­reno se equi­vo­có con los vi­ce­pre­si­den­tes. Jor­ge Glas re­sul­tó un maes­tro en el des­pil­fa­rro y la co­rrup­ción. Alumno apro­ve­cha­do del po­pu­lis­mo con el maes­tro Ra­fael Co­rea. La ener­gía con­vir­tió en dó­la­res. Ma­ne­jó di­ne­ro pú­bli­co sin que na­die sos­pe­che de las irre­gu­la­ri­da­des. Ma­ría Ale­jan­dra Vi­cu­ña y su mo­vi­mien­to ABA, con fun­da­men­tos de iz­quier­da, ad­mi­ra­do­res de go­bier­nos de Cu­ba, Ve­ne­zue­la, Gua­te­ma­la, Ni­ca­ra­gua.

Ca­da uno de ellos y de otros que tra­ba­ja­ron con el go­bierno an­te­rior y si­guen en el ac­tual, ac­túan y pien­san co­mo co­rres­pon­de al So­cia­lis­mo del Si­glo XXI. Ideo­lo­gía dis­tor­sio­na­da del so­cia­lis­mo de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que y mal co­pia­da en Cu­ba o Viet­nam. En to­do ca­so, una ma­ne­ra de ver el mun­do to­tal­men­te anacró­ni­ca. Des­de ese fon­do ideo­ló­gi­co sur­gió Ma­ría Ale­jan­dra Vi­cu­ña.

Los dos, hi­jos le­gí­ti­mos del po­pu­lis­mo. Ade­más, des­co­no­ce­do­res de la reali­dad ecua­to­ria­na que bus­ca­ron el po­der y sus de­li­cias. ¿Qué po­día es­pe­rar el país de los dos tra­vie­sos? Aho­ra co­men­za­ron a pa­gar las fac­tu­ras.

La cla­ve del éxi­to es­tá en la for­ma de pen­sar y en­fo­car las opor­tu­ni­da­des de so­lu­cio­nar las ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas. Di­se­ñar y eje­cu­tar so­lu­cio­nes rá­pi­das y efi­ca­ces. Es­ta ma­ne­ra de de­te­ner­se fren­te a la reali­dad es la que fa­lla. No se pue­den so­lu­cio­nar pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, so­cia­les y po­lí­ti­cos, (sin ol­vi­dar la cul­tu­ra), con ideas caí­das en la ex­tin­ción.

El país ne­ce­si­ta un go­bierno ci­men­ta­do en la ho­nes­ti­dad, la aper­tu­ra al pen­sa­mien­to del mun­do ac­tual, dis­pues­to a obrar con so­li­da­ri­dad, li­ber­tad y res­pe­to.

Ma­ría Ale­jan­dra es in­ves­ti­ga­da por la Fis­ca­lía por la de­nun­cia del ex­co­la­bo­ra­dor Án­gel Sag­bay. Se­gún el exa­se­sor, re­ci­bió en su cuen­ta per­so­nal de­pó­si­tos de fun­cio­na­rios que tra­ba­ja­ron con ella, cuan­do fue asam­bleís­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.