Hon­rar

La Hora Imbabura - - OPINIÓN - RUBY ES­TÉ­VEZ

A la fa­mi­lia es hon­rar­se a sí mis­mo. Na­da más san­to que el ho­gar, ese hermoso ta­ber­nácu­lo don­de se guar­dan las dul­ces in­ti­mi­da­des de la vi­da, es la cu­na de los pue­blos, el eje de mu­chas vir­tu­des e in­nu­me­ra­bles ale­grías. Có­mo no hon­rar a nues­tra fa­mi­lia, don­de nos pre­pa­ran pa­ra la lu­cha del por­ve­nir, un hermoso re­li­ca­rio que tie­ne el don del al­ma y de la vi­da. Fa­mi­lia, nú­cleo que nos po­si­bi­li­ta to­do ti­po de re­la­cio­nes: de au­to­ri­dad (con nues­tros pa­dres), con nues­tros her­ma­nos de ter­nu­ra, de re­so­lu­ción de con­flic­tos, et­cé­te­ra. Es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te siem­pre a la fa­mi­lia en to­dos los ac­tos de nues­tra vi­da, ser agra­de­ci­dos con ella, ayu­dan­do a me­jo­rar las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tra es­cue­la

de la fe­li­ci­dad don­de apren­de­mos a ser hu­ma­nos. Cier­to es que no hay fa­mi­lia “per­fec­ta” pe­ro, te­ne­mos que agra­de­cer al Crea­dor lo que nos ha da­do; el que re­nie­gue de su fa­mi­lia nun­ca pue­de ser fe­liz por­que re­nie­ga de sus raí­ces. La fa­mi­lia es el me­jor apo­yo en mo­men­tos de di­fi­cul­tad, la ben­di­ción de ella es un re­ga­lo de amor; to­do pue­de aca­bar­se, pe­ro en nues­tra fa­mi­lia po­de­mos en­con­trar la mo­ti­va­ción pa­ra le­van­tar­nos y se­guir. No po­de­mos ce­rrar nues­tros oí­dos cuan­do la fa­mi­lia ha­bla, la in­di­fe­ren­cia tam­bién es vio­len­cia, más bien agra­de­cer, eso sí es una gran vir­tud, nun­ca de­be­mos dar la es­pal­da a la fa­mi­lia, al con­tra­rio apo­yar­la, dis­fru­tan­do jun­tos sin in­di­vi­dua­lis­mo de esa fuen­te de for­ta­le­za y áni­mo. En ella de­be exis­tir una di­ná­mi­ca de per­dón y re­con­ci­lia­ción, so­lo el que es ca­paz de per­do­nar es ca­paz de amar; es la ma­yor fuen­te de amor, con la co­la­bo­ra­ción de to­dos sus miem­bros se pue­de cons­truir uni­dos; la ca­sa pue­de tem­blar, pe­ro la fa­mi­lia no

cae fren­te a las di­fi­cul­ta­des.

No to­dos en la fa­mi­lia so­mos igua­les, pe­ro en la di­ver­si­dad se for­ja el ver­da­de­ro va­lor por­que so­mos fuen­te de es­pe­ran­za fren­te a los pro­ble­mas de los que ama­mos. Al­gu­nos con­si­de­ran que la fa­mi­lia es un pla­to di­fí­cil de pre­pa­rar, son mu­chos in­gre­dien­tes que mez­clar, no es pa­ra cual­quie­ra; a ve­ces da ga­nas de desis­tir, pe­ro si lo lo­gra­mos tam­bién es un pla­to que emo­cio­na, don­de la gen­te llo­ra, ríe, cae, se le­van­ta, van y vie­nen, se pre­pa­ra la co­mi­da a su gus­to y ma­ne­ra.

Hay fa­mi­lias dul­ces, otras me­dio amar­gas, otras con mu­cho con­di­men­to, así co­mo otras que na­da les gus­ta, pe­ro de lo que sí es­ta­mos se­gu­ros que siem­pre hay mo­men­tos de go­zo, na­da com­pa­ra­bles; la mez­cla bue­na es­tá en el amor, unión y ab­ne­ga­ción en­tre sus miem­bros, don­de las ale­grías en co­mún son más in­ten­sas y más so­por­ta­bles las tris­te­zas. La ines­ti­ma­ble cua­li­dad de la bon­dad se for­ma pri­me­ro en la fa­mi­lia pa­ra lue­go trans­mi­tir a los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.