San­tia­go Ro­se­ro com­par­te su mi­ra­da pe­rio­dís­ti­ca

El pe­rio­dis­ta ecua­to­riano es uno de los cro­nis­tas más re­co­no­ci­dos de la re­gión. En 2018, fue fi­na­lis­ta del Pre­mio Gar­cía Már­quez.

La Hora Imbabura - - PORTADA - DA­MIÁN DE LA TO­RRE AYORA•

E

l‘Zuc­ko’ no tie­ne un pe­lo ru­bio: es tri­gue­ño, al­to y del­ga­do. Tie­ne qui­ja­da fir­me y lle­va len­tes que no es­con­den su mi­ra­da et­no­grá­fi­ca -esa que no en­cie­rra so­lo el al­ma, sino que en­glo­ba va­rias cul­tu­ras-. Ha­bla co­mo es­cri­be, de for­ma or­de­na­da mien­tras los da­tos his­tó­ri­cos se fu­sio­nan con lo co­ti­diano.

Un día el ‘Zuc­ko’ se fue a Pa­rís. Y me­dio en bro­ma y me­dio en­se­rio, di­ce que allí de nue­vo fue San­tia­go Ro­se­ro, por lo me­nos pa­ra los de­más; por­que el ‘Zuc­ko’ y San­tia­go Ro­se­ro son esa uni­dad don­de ha­bi­ta el lec­tor in­can­sa­ble, el pe­rio­dis­ta que no de­ja de asom­brar­se, el edi­tor exi­gen­te, el au­to­edi­tor aún más ob­se­si­vo, el chef que se rin­de an­te el pan, el aman­te de la mú­si­ca que fue par­te de La Ro­co­la Ba­ca­lao, el DJ oca­sio­nal, el fo­tó­gra­fo con­te­ni­do… el au­tor de ‘El fo­tó­gra­fo de las ti­nie­blas’, tí­tu­lo de su cró­ni­ca fi­na­lis­ta del Pre­mio Gar­cía Már­quez 2018, tí­tu­lo de su li­bro que se lle­vó el Pre­mio Jo­sé Pe­ral­ta del Mu­ni­ci­pio de Quito.

En su de­par­ta­men­to, en Be­lla­vis­ta, don­de pue­de ad­mi­rar des­de am­plios ven­ta­na­les al Pi­chin­cha, San­tia­go sir­ve unas ta­zas con agua de man­za­ni­lla y unos crois­sants que se de­rri­ten en el pa­la­dar an­tes de me­ter­los en la bo­ca. Vis­te de for­ma ecléc­ti­ca (tal co­mo lo des­cri­bió al­gu­na vez el pe­rio­dis­ta Faus­to Ri­ve­ra), tan ecléc­ti­ca co­mo la mú­si­ca que sue­na des­de la emi­so­ra FIP: un re­co­rri­do de can­cio­nes que al­ter­nan en­tre el so­ni­do en­de­mo­nia­do de Benny Good­man, la voz im­pla­ca­ble de Amy Wi­nehou­se y la nos­tal­gia de Ju­lio Ja­ra­mi­llo. “Me en­can­ta la di­ver­si­dad de esa ra­dio. Ade­más, me per­mi­te se­guir ata­do a Fran­cia. Tam­bién es­cu­cho Le Me­llo­tron”, ex­pli­ca, pe­ro acla­ra que cuan­do tra­ba­ja pre­do­mi­na el si­len­cio. “Es­ta­ba lim­pian­do la ca­sa. Con cual­quier ac­ti­vi­dad pue­do es­cu­char mú­si­ca, me­nos cuan­do es­cri­bo”.

San­tia­go es­tu­vo en el ‘in­fierno’. A los 21 años vi­vió ‘al ca­lor de las bra­sas’. Vi­vía en Nue­va York y era sub­chef en un res­tau­ran­te don­de un só­tano era la co­ci­na. “En el in­vierno no veía la luz. Era os­cu­ro cuan­do en­tra­ba a tra­ba­jar y a la sa­li­da me en­con­tra­ba con la no­che. Le da­ba la es­pal­da al Sol y me re­ci­bía la Lu­na. Te­nía a car­go mu­chas co­sas, en un es­pa­cio don­de ade­lan­te te­nía las hor­ni­llas, atrás una pa­rri­lla, a un la­do una frei­do­ra y al otro una plan­cha. ¡Me co­ci­na­ba! De­jé la gas­tro­no­mía por­que era muy

sa­cri­fi­ca­do”.

- ¿Mu­cho más que el pe­rio­dis­mo?

-To­do im­pli­ca un sa­cri­fi­cio. En es­te ca­so, ha­blo de lo fí­si­co. Es un es­fuer­zo bru­tal, en con­di­cio­nes ex­tre­mas. No te que­da­ba otra que sa­lir y be­ber la ma­yor can­ti­dad de cer­ve­za po­si­ble. Sa­lía con unos me­ta­le­ros me­xi­ca­nos y nos em­bo­rra­chá­ba­mos ca­si to­dos los días… Ob­via­men­te, el pe­rio­dis­mo tie­ne sus sa­cri­fi­cios, pe­ro la li­ber­tad del ‘free­lan­cer’ es gran­de: re­com­pen­sas el sa­cri­fi­cio con li­ber­tad.

- ¿Y có­mo fue el pa­so de gas­tró­no­mo a pe­rio­dis­ta?

-Cuan­do cum­plí años en Nue­va York. Ese día me propuse ir a ce­nar al­go ri­co y mi­rar una pe­lí­cu­la. Fui al ci­ne y vi ‘Al­most Fa­mous’ (‘Ca­si Famosos’) y me di­je: es­to quie­ro ha­cer de mi vi­da. Me que­dé im­pac­ta­do con ese jo­ven pe­rio­dis­ta de la Ro­lling Sto­ne que que­ría es­cri­bir la mú­si­ca des­de aden­tro.

En su vuel­ta a Ecua­dor, apro­ve­chó que sus es­tu­dios de Gas­tro­no­mía en la Uni­ver­si­dad San Fran­cis­co de Quito le per­mi­tían ga­nar cré­di­tos en las ma­te­rias co­rres­pon­dien­tes a los es­tu­dios ge­ne­ra­les. Mien­tras se­guía en la ca­rre­ra de Pe­rio­dis­mo, em­pe­zó a co­la­bo­rar en La Ho­ra co­mo co­lum­nis­ta, tras la in­vi­ta­ción de Ale­jan­dro Que­re­je­ta Bar­ce­ló, su pro­fe­sor y sub­di­rec­tor del pe­rió­di­co. Al po­co tiem­po, San­tia­go se ju­gó por su de­seo, y sus tra­ba­jos de ma­yor alien­to arran­ca­ron en la mis­mí­si­ma Ro­lling Sto­ne.

- ¿En po­cos años hi­cis­te reali­dad tu sue­ño?

-Sí, me lo propuse así, cla­ro que nun­ca ima­gi­né que en tan po­co tiem­po se iba a dar.

-Cuan­do uno arran­ca en el pe­rio­dis­mo, se pro­po­ne al­gún día es­cri­bir en un me­dio co­mo la Ro­lling Sto­ne. Tú em­pe­zas­te en la cús­pi­de.

-Fue una in­men­sa for­tu­na. Lo uti­li­cé co­mo una es­cue­la. Apren­dí a ser exi­gi­do. A mí siem­pre me gus­tó es­cri­bir te­mas lar­gos. Sa-

bía que em­pe­cé con una ven­ta­ja y eso so­lo me mo­ti­vó a ser mu­cho más res­pon­sa­ble. Fue­ron bue­nos años. Me que­dé has­ta 2009, tiem­po en que es­tu­vo la re­vis­ta en Ecua­dor. Des­pués tu­ve la suer­te de pu­bli­car en otros si­tios co­mo Di­ners o SoHo, y pu­de co­la­bo­rar en la re­vis­ta Tra­ve­sías, que fue la que me lle­vó a Ga­to­par­do, que pa­ra mí fue cum­plir el sue­ño de pi­be.

En sus bra­zos San­tia­go lle­va al­gu­nos ta­tua­jes. Es­tá un mu­ñe­co qui­ta­pe­sa­res de la cul­tu­ra Chia­pas, un cu­chi­llo, un ca­cao y una nuez con pin­ta de toc­te, en los cua­les las tex­tu­ras son de­ter­mi­nan­tes.

- ¿Qué sig­ni­fi­can esos ta­tua­jes?

-Me gus­ta la fi­so­no­mía de las fru­tas y los ve­ge­ta­les. Si ha­ces cor­tes trans­ver­sa­les, ves una ga­la­xia en­te­ra. Prue­ba con una pi­taha­ya o con el ro­ma­nes­co. El cu­chi­llo, que es fun­da­men­tal en la co­ci­na, me per­mi­te ha­cer esos cor­tes que me acer­can a uni­ver­sos de co­lo­res y for­mas. El mu­ñe­co qui­ta­pe­sa­res lle­gó en un mo­men­to don­de ne­ce­si­ta­ba fic­ción en mi vi­da.

- ¿Por qué te di­cen ‘Zuc­ko’?

- ‘Zuc­ko’ es un apo­do con mu­cho ca­ri­ño. En Ecua­dor, más que San­tia­go, siem­pre fui el ‘Zuc­ko’ des­de el co­le­gio (San Ga­briel). Me ra­ya­ba el sa­co, me po­nía ca­mi­se­tas sin cue­llo y te­nía pan­ta- lo­nes an­chos. Me gus­ta­ba mu­cho el rap, so­bre to­do en in­glés. En­ton­ces, los pa­nas me em­pe­za­ron a de­cir ‘el grin­go’, y eso de­ri­vo en el ‘Zuc­ko’.

El so­bre­nom­bre es es­cri­to así por San­tia­go, pues tam­bién apos­tó en el jue­go del apo­do con la mis­ma iro­nía de sus ami­gos. “Ya que era el ‘Zuc­ko’, de­bía ha­cer­lo de la for­ma más lam­pa­ro­sa, te­nía que es­cri­bir­lo lo más tu­nea­do po­si­ble”.

La pe­rio­dis­ta Lei­la Gue­rrie­ro es la edi­to­ra de Ga­to­par­do. Ella sue­le re­vi­sar los tex­tos que en­vía San­tia­go. Gue­rrie­ro, uno de los re­fe­ren­tes del pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo, di­ce que es­cri­bir es co­mo ama­sar el pan: “Hay que ama­sar el pan sin hu­mil­dad, con em­pe­ño, con odio, con des­pre­cio, con fe­ro­ci­dad, con sa­ña”.

-En tu ca­so, ¿no ca­be du­da de que es­cri­bir es co­mo ama­sar pan?

-Me gus­ta es­cri­bir tex­tos lar­gos. La cró­ni­ca es un for­ma­to al que hay que dar­le tiem­po y de­di­ca­ción, ir y vol­ver. Hay que dar­le un tra­ta­mien­to de re­po­so y re­to­mar­lo. El ama­sar es com­pren­der en su am­plia ex­ten­sión. No es un for­ma­to de ra­pi­dez: im­pli­ca mu­cha pa­cien­cia. Si al­go he apren­di­do, es que uno de­be au­to­edi­tar­se cons­tan­te­men­te: se de­be ser exi­gen­te con uno mis­mo.

- ¿Eres ob­se­si­vo en la ho­ra de au­to­edi­tar­te?

-La ver­dad, sí. Mien­tras más es­cri­bes, más afi­na­do eres en tus tex­tos, pe­ro eso no im­pli­ca que siem­pre es­té cam­bian­do una co­ma o qui­tan­do un ad­je­ti­vo. Con el tiem­po, el tra­ba­jo de edi­ción, que es fun­da­men­tal, es me­nor. Re­cuer­do el pri­mer tex­to que le en­vié a Lei­la (‘John Ga­lliano: Una es­tre­lla dis­tan­te’), en el que tu­vi­mos que edi­tar mu­chí­si­mo en com­pa­ra­ción con el de ‘El fo­tó­gra­fo de las ti­nie­blas’, que tu­vo me­nos cam­bios.

- ¿Se pue­de de­cir que eres el cro­nis­ta que ape­la más a la do­cu­men­ta­ción que a la ima­gen li­te­ra­ria?

-No lo sé. Qui­zás, en es­te mo­men­to, es el re­gis­tro que más se no­ta. He in­ten­ta­do es­cri­bir con una es­truc­tu­ra más diá­fa­na y sen­ci­lla. Tu­ve mi mo­men­to en las Cien­cias So­cia­les y se me pe­gó una es­cri­tu­ra muy so­bre­car­ga­da. Una épo­ca don­de me re­cha­za­ron va­rios tex­tos, por­que es­ta­ban muy so­fis­ti­ca­dos y da­ba vuel­tas in­ne­ce­sa­rias. A par­tir de esa ex­pe­rien­cia, me preo­cu­pé por una es­cri­tu­ra más cla­ra y flui­da. Pe­ro en mí tam­bién es­tá la bús­que­da es­té­ti­ca, lo re­la­cio­na­do con la li­te­ra­tu­ra. Es­toy con­ven­ci­do de que la cró­ni­ca es un for­ma­to que usa el ri­gor del pe­rio­dis­mo y las he­rra­mien­tas de la li­te­ra­tu­ra.

-Es que lo his­tó­ri­co pa­re­ce­ría ser el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de tu tra­ba­jo…

-Ten­go una gran preo­cu­pa­ción por lo et­no­grá­fi­co. Me in­tere­sa mu­cho aco­plar los da­tos his­tó­ri­cos con los da­tos de cam­po, con lo que va apa­re­cien­do. Mien­tras rea­li­za­ba mi te­sis de maes­tría (Co­mu­ni­ca­ción en la Flac­so), sien­to que lo más va­lio­so fue la re­co­men­da­ción que sur­gió. Ha­blo de una ma­triz con cua­tro ele­men­tos. Pri­me­ro, es­tá la His­to­ria, la his­to­ri­ci­dad del he­cho; des­pués la po­lí­ti­ca, me in­tere­san las re­la­cio­nes de po­der de ca­da si­tua­ción; la eco­no­mía, es de­cir, los nú­me­ros que se ma­ne­jan en torno al te­ma que tra­ba­jas; y la pro­pia cul­tu­ra, que te da las re­pre­sen­ta­cio­nes de lec­tu­ra. La no­ti­cia, sea cual fue­re, de­be es­tar atra­ve­sa­da por es­ta ma­triz. Así tra­ba­jo mis cró­ni­cas, que son el re­sul­ta­do de un lec­tor y ex­plo­ra­dor que va des­cu­brien­do du­ran­te el abor­da­je de un te­ma.

“La li­ber­tad del ‘free­lan­cer’ es gran­de: re­com­pen­sas el sa­cri­fi­cio con li­ber­tad”.

-Hay tra­ba­jos por en­car­go y es­tán los que pro­po­nes. ¿Cuá­les son los te­mas de tu in­te­rés?

-Pa­rís me ins­pi­ra­ba. En mi ca­lle ha­bía una mul­ti­cul­tu­ra­li­dad ri­ca, mu­chos idio­mas, gen­te con apa­rien­cias dis­tin­tas, co­mi­das de va­rias par­tes del mun­do. Mi pri­mer desafío fue mi ca­lle. Hi­ce fo­tos y vi­deos y na­da cua­ja­ba pa­ra con­tar­la, has­ta que de­ci­dí es­cri­bir so­bre lo que ha­bía en­tre un ex­tre­mo de mi ca­lle y el otro (así apa­re­ce la cró­ni­pa­na­de­ro ca ‘Stras­bourg Saint-De­nis: El mun­do en mi ba­rrio’). Pa­rís me in­vi­ta a ca­mi­nar y en­con­trar­me con un lu­gar des­ti­na­do a ven­der to­da una pa­ra­fer­na­lia de El­vis o ha­llar al úl­ti­mo se­ñor que arre­gla­ba pa­ra­guas. Mu­chos te­mas los des­cu­brí en ex­po­si­cio­nes, pues al con­tar con el car­né de pe­rio­dis­ta po­día en­trar a los mu­seos sin ha­cer fi­las, lo cual es be­ne­fi­cio­so en el in­vierno (ri­sas). Me in­tere­san esas his­to­rias don­de se to­ca lo que pa­sa des­aper­ci­bi­do. Ha­blar de gran­des per­so­na­jes, pe­ro des­de otros án­gu­los. Pen­sar no so­lo en el es­cri­tor Ca­mus (Al­bert), sino en el ar­que­ro que qui­so ser (‘El ar­que­ro’); o abor­dar a Kurt Co­bain (‘El úl­ti­mo dis­pa­ro en Pa­rís), pe­ro des­de el fo­tó­gra­fo que le sa­có las úl­ti­mas imá­ge­nes an­tes de su muer­te, a quien en­con­tré en Pa­rís y ha­bla es­pa­ñol. Pa­rís te lle­na de te­mas. Te lo voy a po­ner así: si un día se te ocu­rre ha­cer un ar­tícu­lo de ma­sa­jis­tas es­pe­cia­li­za­dos en los de­dos gor­dos de los pies, se­gu­ro en­cuen­tras una aso­cia­ción o al­guien que ha­ya es­cri­to so­bre el te­ma en Pa­rís.

San­tia­go Ro­se­ro es­tu­vo en Pa­rís en­tre 2010 y 2017. Par­tió en bus­ca de una maes­tría en fo­to­gra­fía, pe­ro si­guió con el pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo mien­tras era chef ‘free­lan­cer’. Pen­sa­ba es­cri­bir so­bre ecua­to­ria­nos en Pa­rís, pe­ro so­lo ter­mi­na­ría es­cri­bien­do so­bre Pa­tri­cio Sar­mien­to, el per­so­na­je de ‘El mu­cha­cho de las ca­mi­sas en­cen­di­das’. “Es­ta es una cró­ni­ca iné­di­ta. Con ella apren­dí eso que te di­ce Lei­la de man­te­ner la dis­tan­cia. Pa­tri­cio se abrió to­tal­men­te, for­jé aún más la amis­tad con él. Cuan­do te­nía el tex­to lis­to, se lo en­se­ñé. No le gus­tó y me pi­dió que no lo pu­bli­ca­ra. En­ten­dí eso de la dis­tan­cia al es­cri­bir -re­pi­te-. Ahí se me fue la idea de es­cri­bir so­bre ecua­to­ria­nos en Pa­rís, pe­se a que hay mu­chas per­so­na­li­da­des co­mo Jai­me Za­pa­ta”.

Cla­ro que no so­lo las fi­gu­ras re­co­no­ci­das le im­por­ta­ron. Por su im­pul­so en la fo­to­gra­fía, se pro­pu­so con­tar la vi­da del obre­ro ecua­to­riano. Se re­la­cio­nó con uno, quien de­jó Es­pa­ña por fal­ta de tra­ba­jo y bus­có nue­va suer­te en Fran­cia, don­de po­día con­ti­nuar con su ofi­cio. Es­ta re­la­ción le lle­vó a co­no­cer a la co­mu­ni­dad ecua­to­ria­na, con la que con­vi­vió apre­ta­da­men­te por unos años, y de la cual guar­da un ma­te­rial aún más iné­di­to.

Se con­cen­tró en­ton­ces en rea­li­zar una car­to­gra­fía hu­ma­na a la fran­ce­sa, en la cual apa­re­cen me­mo­ra­bles per­so­na­jes co­mo el Ch­ris­top­he Vas­seur, quien le lle­vó a es­cri­bir el per­fil ‘Un pa­na­de­ro de al­ta cos­tu­ra’ (fi­na­lis­ta del Pre­mio Ga­briel Gar­cía Már­quez 2016); o Ev­gen Bav­car, ‘El fo­tó­gra­fo de las ti­nie­blas’, co­mo se ti­tu­la su com­pi­la­ción de quin­ce tex­tos pu­bli­ca­da en coedi­ción por el Cen­tro de Pu­bli­ca­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Ecua­dor y La Caí­da Edi­to­rial.

En el pró­lo­go de ese li­bro, la es­cri­to­ra Ga­brie­la Ale­mán ex­pre­sa: “San­tia­go Ro­se­ro co­no­ce el pe­so so­bre sus hom­bros y sa­be que pa­ra es­cri­bir des­de y so­bre Pa­rís la úni­ca apues­ta po­si­ble es la mi­ra­da pro­pia”.

-Pe­sa es­cri­bir so­bre Pa­rís, pe­ro pa­re­ce­ría que te pe­sa mu­cho más es­cri­bir so­bre Quito…

-Aho­ra me es más com­pli­ca­do es­cri­bir so­bre Quito, por­que aún no me sien­to co­nec­ta­do. An­tes es­ta­ba muy me­ti­do, me sen­tía par­te de la di­ná­mi­ca qui­te­ña, sea co­mo pe­rio­dis­ta o co­mo in­te­gran­te de La Ro­co­la Ba­ca­lao, uno de los epi­so­dios más me­mo­ra­bles de mi vi­da. Ha­blar de Quito, in­sis­to, me re­sul­ta com­pli­ca­do: aún sien­to más a Pa­rís, Fran­cia, ese lu­gar don­de na­ció mi hi­jo y que me per­mi­tió cre­cer co­mo cro­nis­ta. Eso sí, sien­to que es­te año se da­rá mi re­con­ci­lia­ción con Ecua­dor. Ten­go va­rios pro­yec­tos y es­toy muy en­tu­sias­ma­do con un te­ma.

- ¿Cuál?

- Po­sor­ja. Si bien es de lo más som­brío, sien­to que ahí hay mu­cho que con­tar. Vea­mos.

Y quie­re avan­zar con otros pro­yec­tos, co­mo ‘Co­mi­da de Ca­sa’, con el que bus­ca rea­li­zar 24 do­cu­men­ta­les (uno por pro­vin­cia), don­de se re­sal­te un pla­to tí­pi­co des­de un ho­gar: los se­cre­tos de co­ci­na puer­tas aden­tro.

San­tia­go ha­bla de có­mo lo mar­có es­cri­bir su cró­ni­ca ‘Free­gan Pony: Co­mer de la ba­su­ra’. Po­ne más én­fa­sis cuan­do pro­nun­cia las la­pi­da­rias ci­fras que arro­jan ese tex­to: “se des­per­di­cian 1.300 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da al año”, “so­lo la cuar­ta par­te de esos des­per­di­cios ali­men­ta­ría a la po­bla­ción que pa­sa ham­bre en el mun­do”, “des­per­di­ciar un fi­le­te de car­ne equi­va­le a cir­cu­lar cin­co ki­ló­me­tros en un au­to”. Por eso, jun­to con Es­te­fa­nía Gó­mez, pro­po­ne el pro­yec­to ‘Idó­nea: Res­ca­te de Ali­men­tos’. “To­mé mu­cha con­cien­cia. Que­re­mos, de al­gu­na ma­ne­ra, re­pli­car lo del Free­gan Pony, pe­ro des­de otra vi­sión: bus­ca­mos ocu­par res­tau­ran­tes y es­pa­cios me­nos con­ven­cio­na­les pa­ra ha­cer ac­cio­nes de irrup­ción y brin­dar co­mi­da. Que­re­mos lo­grar, por lo me­nos una vez al mes, un día fes­ti­vo y so­li­da­rio con lo que des­per­di­cia­mos: no bo­tar la co­mi­da y com­par­tir­la con quie­nes la ne­ce­si­tan”.

“La cró­ni­ca es un for­ma­to que usa el ri­gor del pe­rio­dis­mo y las he­rra­mien­tas de la li­te­ra­tu­ra”.

CRO­NIS­TA. Vi­vió en Pa­rís en­tre 2010 y 2017. Aho­ra re­si­de nue­va­men­te en Quito.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.