En un cuar­to co­men­zó el in­cen­dio que ma­tó a 18 per­so­nas

Hay cin­co per­so­nas pro­ce­sa­das por el ca­so. Los bom­be­ros to­da­vía no han de­ter­mi­na­do la cau­sa del fla­ge­lo.

La Hora Imbabura - - PORTADA -

GUA­YA­QUIL• Un fé­re­tro ca­fé ocu­pa­ba el cen­tro de la sa­la de la vi­vien­da de la fa­mi­lia Ba­rre­to Al­cí­var, en las ca­lles 26 y la I, a po­cos me­tros de la clí­ni­ca ‘Por una nue­va vi­da’, que fun­cio­na­ba de for­ma clan­des­ti­na y que el vier­nes se in­cen­dió, co­bran­do la vi­da de 18 per­so­nas.

Jun­to al ataúd, los fa­mi­lia­res llo­ra­ban la par­ti­da de Ant­hony Ba­rre­to Al­cí­var, de 26 años, a quien ha­bían in­ter­na­do pa­ra que se reha­bi­li­ta­ra de su adic­ción a las dro­gas. Ora­lia Ba­rre­to, tía de la víc­ti­ma, re­pe­tía que la in­ten­ción de la fa­mi­lia era sa­car­lo del vi­cio y con­ver­tir­lo en una per­so­na nue­va.

Mien­tras Ba­rre­to Al­cí­var y otras fa­mi­lias llo­ra­ban la muer­te de 18 per­so­nas, la Fis­ca­lía del Gua­yas se­ña­ló que cin­co per­so­nas es­tán sien­do pro­ce­sa­das por el pre­sun­to de­li­to de secuestro.

El in­mue­ble que fun­cio­na­ba co­mo clí­ni­ca pa­ra re­cu­pe­ra­ción de per­so­nas adic­tas a las dro­gas y al al­cohol, so­por­tó al­re­de­dor de 800 gra­dos de ca­lor du­ran­te el in­cen­dio, que se re­gis­tró el vier­nes por la tar­de en Gua­ya­quil.

Se­gún el pe­ri­ta­je rea­li­za­do por Cri­mi­na­lís­ti­ca y un téc­ni­co en in­ves­ti­ga­ción de fla­ge­los acre­di­ta­do por la Ju­di­ca­tu­ra, el si­nies­tro se pro­du­jo en una ha­bi­ta­ción del fon­do del es­ta­ble­ci­mien­to, de­bi­do a una com­bus­tión con ma­te­ria­les in­fla­man­tes no iden­ti­fi­ca­dos.

Un fé­re­tro ca­fé ocu­pa­ba el cen­tro de la sa­la de la vi­vien­da de la fa­mi­lia Ba­rre­to Al­cí­var, en las ca­lles 26 y la I, a po­cos me­tros de la clí­ni­ca ‘Por una nue­va vi­da’, que fun­cio­na­ba de for­ma clan­des­ti­na y que el vier­nes se in­cen­dió, co­bran­do la vi­da de 18 per­so­nas.

Jun­to al ataúd, los fa­mi­lia­res llo­ra­ban la par­ti­da de Ant­hony Ba­rre­to Al­cí­var, de 26 años, a quien ha­bían in­ter­na­do pa­ra que se reha­bi­li­ta­ra de su adic­ción a las dro­gas.

Ora­lia Ba­rre­to, tía de la víc­ti­ma, re­pe­tía que la in­ten­ción de la fa­mi­lia era sa­car­lo del vi­cio y con­ver­tir­lo en una per­so­na nue­va. “Có­mo los pu­die­ron en­ce­rrar, nos di­je­ron que era una clí­ni­ca y no una cár­cel. Po­bres mu­cha­chos to­dos los que mu­rie­ron”.

Fran­cis­co Zam­brano, del Co­mi­té Ecua­to­riano de De­re­chos Hu­ma­nos y Sin­di­ca­les (Ced­hus), ofre­ció su ayu­da y le acon­se­jó de­man­dar al Es­ta­do por no re­gu­lar el fun­cio­na­mien­to le­gal de las clí­ni­cas pa­ra per­so­nas con adic­cio­nes.

En ese mo­men­to, a po­cos me­tros, apa­re­ció un vehícu­lo con per­so­nal de la Agen­cia de Ase­gu­ra­mien­to de la Ca­li­dad de Ser­vi­cios Mé­di­cos y Me­di­ci­na Pre­pa­ga­da (Acess), cu­yos fun­cio­na­rios co­lo­ca­ron un se­llo de clau­su­ra en la su­pues­ta clí­ni­ca.

“Des­pués que hay 18 muer­tos apa­re­cen, don­de es­ta­ban us­te­des”, les gri­tó Zam­brano mien­tras Ora­lia Ba­rre­to in­sis­tía en que las au­to­ri­da­des de­ben res­pon­der por es­ta tra­ge­dia. “El due­ño no nos co­bra­ba na­da, no­so­tros so­lo co­la­bo­rá­ba­mos con un quin­tal de arroz, pe­ro no pa­ra que mi so­brino mu­rie­ra”, so­llo­za­ba.

Pro­ce­so

Mien­tras Ba­rre­to Al­cí­var y otras fa­mi­lias llo­ra­ban la muer­te de 18 per­so­nas, la Fis­ca­lía del Gua­yas se­ña­ló que cin­co per­so­nas es­tán sien­do pro­ce­sa­das por el pre­sun­to de­li­to de secuestro.

Se infrmó que tam­bién se de­tu­vo al ad­mi­nis­tra­dor de un lo­cal si­mi­lar que fun­cio­na­ba en otra di­rec­ción y que tam­bién per­te­ne­ce­ría a Orlyn An­zu­lez, quien has­ta ayer se­guía pró­fu­go de la Jus­ti­cia.

El su­je­to ten­dría, ade­más, otros cua­tro es­ta­ble­ci­mien­tos que fun­cio­na­rían sin per­mi­sos. Se­gún ver­sio­nes de fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas, uno de esos tra­ta­ba “pro­ble­mas de les­bia­nis­mo”.

Por la no­che se pu­bli­có un tuit se­ña­lan­do que por pe­di­do de la Fis­ca­lía, el Juez de Ga­ran­tías Pe­na­les, Her­mes Ji­mé­nez, dic­tó pri­sión pre­ven­ti­va en con­tra de Or­lin B. A. y Lean­dro A. A., por el pre­sun­to de­li­to de homicidio.

Pe­ri­ta­je

El in­mue­ble que fun­cio­na­ba co­mo clí­ni­ca pa­ra re­cu­pe­ra­ción de per­so­nas adic­tas a las dro­gas y al al­cohol, so­por­tó al­re­de­dor de 800 gra­dos de ca­lor du­ran­te el in­cen­dio, que se re­gis­tró el vier­nes por la tar­de en Gua­ya­quil.

Se­gún el pe­ri­ta­je rea­li­za­do por Cri­mi­na­lís­ti­ca y un téc­ni­co en in­ves­ti­ga­ción de fla­ge­los acre­di­ta­do por la Ju­di­ca­tu­ra, el si­nies­tro se pro­du­jo en una ha­bi­ta­ción del fon­do del es­ta­ble­ci­mien­to, de­bi­do a una com­bus­tión con ma­te­ria­les in­fla­man­tes no iden­ti­fi­ca­dos. Sin em­bar­go, no se es­ta­ble­cie­ron las cau­sas que ori­gi­na­ron el si­nies­tro, don­de pe­re­cie­ron 18 pa­cien­tes por as­fi­xia y que­ma­du­ras.

“La car­bo­ni­za­ción y to­dos los ele­men­tos que han si­do com­bus­tio­na­dos no per­mi­ten es­ta­ble­cer téc­ni­ca­men­te una cau­sa, no te­ne­mos al­go ex­traor­di­na­rio co­mo hi­dro­car­bu­ro o un ele­men­to ace­le­ran­te que pu­do ha­ber es­ta­do en el lu­gar, pe­ro lo que si se ha po­di­do es­ta­ble­cer es el ori­gen”, di­jo Ch­ris­tian Ren­gi­fo, je­fe de Cri­mi­na­lís­ti­ca.

El pe­ri­to He­ri­ber­to Mo­rei­ra ma­ni­fes­tó que el fue­go co­men­zó so­bre los col­cho­nes de la ha­bi­ta­ción.

“El lu­gar al­can­zó una tem­pe­ra­tu­ra cer­ca­na a los 800 gra­dos, que no de­ja lu­gar a so­bre­vi­vir a na­die”, in­di­có al de­nun­ciar que el lu­gar es­ta­ba com­ple­ta­men­te ce­rra­do, sin nin­gu­na ven­ti­la­ción.

Cri­mi­na­lís­ti­ca tam­po­co re­ve­ló si los pa­cien­tes tra­ta­ron de huir de la clí­ni­ca. La in­da­ga­ción fis­cal con los so­bre­vi­vien­tes se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra ese efec­to.

Se­gún las au­to­ri­da­des, 16 per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das y fue­ron tras­la­da­dos a los hos­pi­ta­les del Día Ma­ria­na de Je­sús, del Guas­mo Sur, Mon­te Si­nai y Abel Gil­bert Pon­tón.

Fa­lle­ci­dos

La Go­ber­na­ción del Gua­yas ofre­ció los nom­bres y nú­me­ros de cé­du­la de ciu­da­da­nía de las 17 per­so­nas (ver re­cua­dro) iden­ti­fi­ca­das gra­cias al tra­ba­jo del área de cri­mi­na­lís­ti­ca de la Po­li­cía Na­cio­nal.

La au­to­ri­dad po­li­cial, po­co des­pués de que los cuer­pos fue­ron re­ti­ra­dos por fa­mi­lia­res del Ins­ti­tu­to Fo­ren­se de Cri­mi­na­lís­ti­ca, de­ta­lló que 17 per­so­nas fa­lle­cie­ron por as­fi­xia y una más ca­mino a una ca­sa de sa­lud.

El vier­nes por la no­che se vi­vie­ron dra­má­ti­cos mo­men­tos por el do­lor que ex­pre­sa­ron per­so­nas que per­die­ron hi­jos, so­bri­nos y has­ta nie­tos de­bi­do al in­cen­dio.

DE­TA­LLE. En el lo­cal don­de fun­cio­na­ba la clí­ni­ca se co­lo­ca­ron se­llos de clau­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.