Una pro­fe­sión sin ta­cha

La Hora Imbabura - - OPINIÓN -

Ac­tual­men­te hay cien­tos de pro­fe­sio­nes, y con el pa­so del tiem­po y el desa­rro­llo ace­le­ra­do de la in­ves­ti­ga­ción y de la tec­no­lo­gía, y un más res­pon­sa­ble es­tu­dio de las cien­cias que es un re­sul­tan­te de lo an­te­rior, sin du­da acre­cen­ta­rán más es­pe­cia­li­da­des aca­dé­mi­cas y por en­de pro­fe­sio­na­les.

Ha­ce años atrás eran con­ta­das las ca­rre­ras de es­tu­dios su­pe­rio­res, tan tra­di­cio­na­les co­mo Me­di­ci­na, De­re­cho, In­ge­nie­ría, prin­ci­pal­men­te ci­vil; lue­go fue­ron creán­do­se más es­pe­cia­li­da­des y en con­se­cuen­cia más op­cio­nes de es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios no so­lo an­te la exi­gen­cia que re­que­ría una so­cie­dad ávi­da de apren­di­za­je es­pe­cia­li­za­do, pues és­ta cre­cía y co­mo re­sul­tan­te las ne­ce­si­da­des de un tí­tu­lo pa­ra ac­ce­der a tra­ba­jos ca­li­fi­ca­dos era ur­gen­te. Los res­pon­sa­bles de do­tar de cen­tros de es­tu­dios ilustrativos y de do­tar de co­no­ci­mien­tos a tra­vés de una ca­rre­ra su­pe­rior fue­ron su­fi­cien­te­men­te res­pon­sa­bles de es­ta reali­dad creán­do­se mu­chos ejes de en­se­ñan­za don­de se im­par­tía lo que el es­tu­dian­te ame­ri­ta­ba co­no­cer y lue­go po­ner en prác­ti­ca tal apren­di­za­je.

En­tre las pro­fe­sio­nes que ac­tual­men­te exis­ten es­tá la de pe­rio­dis­mo, que pa­ra ac­ce­der a ser un co­mu­ni­ca­dor en la di­ver­si­dad de me­dios in­for­ma­ti­vos ac­tua­les es me­nes­ter, por obli­ga­to­rio, ha­ber ob­te­ni­do un tí­tu­lo en es­ta ra­ma. Ejer­cer el pe­rio­dis­mo im­pli­ca desa­rro­llar un gran es­fuer­zo por vi­si­bi­li­zar ape­ga­dos es­tric­ta­men­te a la ver­dad y so­bre to­do res­pe­tan­do las nor­ma­ti­vas que re­gu­lan es­te tra­ba­jo, los he­chos o acon­te­ci­mien­tos que se ge­ne­ran día a día en un con­glo­me­ra­do hu­mano, ser ade­más opor­tu­nos con la in­for­ma­ción, no im­por­ta si de­ben con­fron­tar si­tua­cio­nes de ries­go, ya que no fal­tan ciu­da­da­nos que con­si­de­ran que una no­ti­cia, por más ve­rí­di­ca que sea comentada, afec­ta a su per­so­na o en­torno fa­mi­liar. La o el co­mu­ni­ca­dor de­be ser cau­te­lo­so en su re­dac­ción, pa­ra así no le­sio­nar nin­gún de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro sí ha­cer co­no­cer los su­ce­sos que co­ti­dia­na­men­te se van for­jan­do. La­men­ta­ble­men­te co­mo sue­le apre­ciar­se to­da re­gla tie­ne una ex­cep­ción, pe­ro la gran ma­yo­ría de in­for­ma­do­res han enal­te­ci­do su tra­ba­jo pa­ra con or­gu­llo ac­ce­der a un pe­rio­dis­mo sin ta­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.