La En­ci­clo­pe­dia di­ri­gi­da por Di­de­rot y D’Alem­bert

La Hora Imbabura - - ARTES - [email protected] Por Os­wal­do Paz y Mi­ño J.

“Es­ta obra pro­du­ci­rá se­gu­ra­men­te con el tiem­po una re­vo­lu­ción en los es­pí­ri­tus, y es­pe­ro que los ti­ra­nos, los opre­so­res, los fa­ná­ti­cos y los in­to­le­ran­tes no ga­na­rán. Ha­bre­mos ser­vi­do a la hu­ma­ni­dad”, por De­nis Di­de­rot. La sen­ten­cia que ci­to es­tá en la con­tra­ta­pa de la ‘Bre­ve An­to­lo­gía de las en­tra­das más sig­ni­fi­ca­ti­vas del magno pro­yec­to de la En­ci­clo­pe­dia que di­ri­gie­ron Di­de­rot y D’Alem­bert y que fue uno de los hi­tos de la Ilus­tra­ción’.

Ca­da año pro­po­ne­mos des­de es­ta re­vis­ta y pá­gi­na un li­bro es­pe­cial, y es­te 2019 no es la ex­cep­ción. Así, ini­cia­mos nues­tras re­la­cio­nes bi­blió­fi­las. Pre­sen­ta­mos un to­mo que sea digno de nues­tra lo­gia de lec­to­res, que es­té im­preg­na­do de con­te­ni­dos sa­bios, cu­rio­sos e in­tere­san­tes, des­de la pri­me­ra has­ta la úl­ti­ma fo­ja, pa­ra que sa­tis­fa­ga a pro­fa­nos e ini­cia­dos, que sea fuen­te de con­sul­ta pa­ra to­do ti­po de lec­tor. Tie­ne que ser un li­bro que, a los que tran­si­ta­mos por la ciu­da­de­la de las pa­la­bras, nos per­mi­ta en­con­trar nue­vas o an­ti­guas a las que po­ner en vi­gen­cia o en­ten­der me­jor.

‘Bre­ve An­to­lo­gía de las en­tra­das más sig­ni­fi­ca­ti­vas del magno pro­yec­to de la En­ci­clo­pe­dia que di­ri­gie­ron Di­de­rot y D’Alem­bert y que fue uno de los hi­tos de la Ilus­tra­ción’ es una obra que rin­de ho­me­na­je a quie­nes, con Di­de­rot, de­fen­die­ron la li­ber­tad de pen­sa­mien­to y ex­pre­sión, an­te el abu­so de los po­de­ro­sos fa­ná­ti­cos y dog­má­ti­cos de la épo­ca, an­te el os­cu­ran­tis­mo re­li­gio­so que pre­ten­día si­len­ciar el pro­gre­so del co­no­ci­mien­to, la cir­cu­la­ción de las ideas y la re­no­va­ción de las pro­pues­tas in­te­lec­tua­les.

La En­ci­clo­pe­dia se tra­ba­jó en 20 años. Se col­ma­ron 28 vo­lú­me­nes, en los que se cuen­tan 72.000 en­tra­das de una obra mo­nu­men­tal, que sin du­da es un ‘ár­bol de co­no­ci­mien­to’ que tu­vo eta­pas de cre­ci­mien­to se­cre­to, en épo­cas de prohi­bi­ción in­fa­me, la que pro­pi­cian los co­rrup­tos en el po­der. La obra que com­par­to con vo­so­tros es­ta fe­cha, es un mues­tra­rio del es­pí­ri­tu de la ilus­tra­ción que ha tras­cen­di­do por los si­glos de los si­glos, un fru­to mi­ni­ma­lis­ta, pre­cio­so que: “ca­da lec­tor de­be­rá re­co­ger con sus pro­pias ma­nos al fi­nal del li­bro, ya op­te por leer­lo de co­rri­do o pi­co­tean­do en las en­tra­das que más atrai­gan su aten­ción”, tal co­mo cons­ta en la no­ta de edi­ción. En las 378 pá­gi­nas del cor­pus de la obra, los lec­to­res en­con­tra­rán eru­di­ción asom­bro­sa y pen­sa­mien­to lu­mi­no­so de hom­bres cu­yo cre­do y con­fe­sio­nes si­guen im­pac­tan­do a tra­vés de los tiem­pos: D’Alem­bert, Vol­tai­re, De­nis Di­de­rot, Paul Henry Thi­ri D Hol­bach, Jean Ed­me Ro­milly, Mon­tes­quieu, Jean-Jac­ques Rous­seau y Adam Smith, Fran­co­is Ques­nay, así co­mo de­ce­nas de sa­bios en los dis­tin­tos cam­pos, que hi­cie­ron una es­pe­cial ‘ma­nu­fac­tu­ra’ de co­no­ci­mien­tos.

“Los im­pues­tos más al­tos de­be­rían im­po­ner­se a los cria­dos de li­brea, a los ca­rrua­jes, a los es­pe­jos, a los can­de­la­bros y mue­bles, a las te­las fi­nas y do­ra­das, a los jardines ex­ten­sos, a los es­pec­tácu­los pú­bli­cos de cual­quier cla­se. En una pa­la­bra, a to­do lo que cai­ga en el ca­li­fi­ca­ti­vo de lu­jo­so; al ocio y a la di­ver­sión que pe­ne­tran por los ojos y que se ba­san to­do su po­der per­sua­si­vo en la ex­hi­bi­ción, pues se­rían inú­ti­les si na­die los ob­ser­va­ra. Que na­die te­ma por la pre­sun­ta ar­bi­tra­rie­dad de es­tos im­pues­tos, ya que se apli­can so­bre ac­ti­vi­da­des que es­tán le­jos de ser es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rias”.

De ac­tua­li­dad la ci­ta, ¿ver­dad?, de jus­ti­cia pu­ra y du­ra. ¡Que los lu­jos y los que se apun­tan a ellos pa­guen más im­pues­tos, que los que so­bre­vi­ven con lo jus­to pa­ra ha­cer­lo con dig­ni­dad hu­ma­na, en un me­dio en el que el tra­ba­jo es es­ca­so a to­do ni­vel! Con­si­de­rar lu­jo a los li­bros no de­ja de ser ig­no­ran­cia pu­ra.

Una obra que rin­de ho­me­na­je a quie­nes de­fen­die­ron la li­ber­tad de pen­sa­mien­to y ex­pre­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.