Bol­so­na­ro, el bol­che­vi­que

La Hora Loja - - OPINIÓN -

JAIME DU­RAN BAR­BA* La elec­ción de Jair Bol­so­na­ro co­mo pre­si­den­te de Bra­sil desató una gue­rra de con­cep­tos fan­tas­ma­les del si­glo pa­sa­do. Al­gu­nos pre­ten­den de­fi­nir­lo usan­do la ta­xo­no­mía de la Gue­rra Fría y con­clu­yen que el par­ti­do na­zi o el be­li­cis­mo pue­den apo­de­rar­se del con­ti­nen­te. Na­da de eso tie­ne sen­ti­do. En nues­tros paí­ses exis­ten gru­pos con ideo­lo­gías ar­cai­cas sin po­si­bi­li­dad de ac­ce­der al po­der. Tam­po­co las fuer­zas ar­ma­das pre­ten­den ni pue­den ins­tau­rar dic­ta­du­ras pa­ra com­ba­tir al co­mu­nis­mo. Las úni­cas dic­ta­du­ras mi­li­ta­res que so­bre­vi­ven en Ve­ne­zue­la, Ni­ca­ra­gua y Cu­ba son de iz­quier­da.

Si la mi­so­gi­nia, la ho­mo­fo­bia y el ra­cis­mo son los ar­gu­men­tos pa­ra ubi­car a Bol­so­na­ro en una ca­te­go­ría ideo­ló­gi­ca, ten­dría­mos que de­cir que es bol­che­vi­que. Las ca­te­go­rías va­cías no sir­ven pa­ra or­de­nar la reali­dad. Cuan­do los con­cep­tos no tie­nen re­la­ción con lo que ocu­rre con­fun­den. Pa­ra en­ten­der lo que su­ce­dió en es­tas elec­cio­nes de Bra­sil se ne­ce­si­ta ana­li­zar el es­ce­na­rio en el que se dan y com­pren­der lo que la ma­yo­ría de los elec­to­res ve en es­te di­ri­gen­te. Pa­ra la ma­yo­ría de quie­nes lo apo­ya­ron, los va­lo­res que die­ron for­ma a la ima­gen de Bol­so­na­ro fue­ron dos. El pri­me­ro, una ola de re­cha­zo a los par­ti­dos, sin­di­ca­tos y otras ins­ti­tu­cio­nes de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. El se­gun­do fue el te­ma de la se­gu­ri­dad. Bol­so­na­ro ofre­ció una lu­cha sin lí­mi­tes en con­tra de la de­lin­cuen­cia, que es el pro­ble­ma más sen­ti­do por la gen­te de su país.

En Bra­sil el fe­nó­meno es más dra­má­ti­co por­que 17 de las 50 ciu­da­des más pe­li­gro­sas del mun­do es­tán en ese país. La ma­yo­ría quie­re que aca­be con la de­lin­cuen­cia y el nar­co­trá­fi­co de cual­quier ma­ne­ra, sien­te que mien­tras su vi­da es­tá en pe­li­gro los po­lí­ti­cos ha­blan de lo que les in­tere­sa.

El te­ma de la co­rrup­ción fue el de­to­nan­te fi­nal de la vie­ja po­lí­ti­ca bra­si­le­ña. La sen­sa­ción de que la po­lí­ti­ca es­tá po­dri­da pa­re­ció con­fir­mar­se con los su­ce­si­vos es­cán­da­los del Men­sa­lão, el Pe­tro­lao y el La­va Ja­to. Di­ri­gen­tes de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos se vie­ron en­vuel­tos en es­tos es­cán­da­los. Bol­so­na­ro es­tu­vo al mar­gen. Nom­bró mi­nis­tro de Jus­ti­cia al juez Ser­gio Mo­ro, lí­der de las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la co­rrup­ción. Ne­ce­si­ta­mos pen­sar la reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na crea­ti­va­men­te. Hay una cri­sis de con­cep­tos que es­ta­mos en la obli­ga­ción de su­pe­rar, res­pe­tan­do la for­ma de pen­sar de otros, ba­jan­do de los pe­des­ta­les en los que fre­cuen­te­men­te nos co­lo­ca­mos. Na­die es due­ño de la ver­dad.

*Pro­fe­sor de la GWU. Miem­bro del Club

Po­lí­ti­co Ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.