Te­ne­mos que acep­tar…

La Hora Loja - - OPINIÓN -

TALIA GUERRERO AGUIRRE Mu­chos po­see­mos el há­bi­to de de­cir que la vi­da no es jus­ta. Nun­ca lo es, por­que la vi­da es im­pre­de­ci­ble, más de lo que pa­re­ce y no­so­tros no po­de­mos evi­tar que se desen­vuel­va co­mo lo ha­ce; a pro­pó­si­to es­ta re­fle­xión: “Tu­ve que acep­tar que ba­rrer mi ace­ra to­dos los días, no ga­ran­ti­za­ba que era pro­pie­dad mía y que ba­rrer­la con tan­ta cons­tan­cia so­lo era fú­til ilu­sión de po­seer­la; que lo que lla­ma­ba mi ca­sa, era so­lo un te­cho tem­po­ral, que los ani­ma­les que quie­ro, los ár­bo­les o las flo­res que plan­te, en reali­dad no me per­te­ne­cían, eran mor­ta­les; acep­tar que mis pa­dres no du­ra­rían pa­ra siem­pre co­mo creía, que mis hi­jos no eran míos co­mo su­po­nía y que po­co a po­co es­co­ge­rían su ca­mino con su de­re­cho de ir o ve­nir sin mí; difícil, pe­ro tu­ve que acep­tar mis fra­gi­li­da­des, mis li­mi­ta­cio­nes y mi con­di­ción de mor­tal efí­me­ro; tu­ve que acep­tar que es­ta­mos he­chos de re­cuer­dos y ol­vi­dos, de­seos, me­mo­rias, re­si­duos, rui­dos, su­su­rros, si­len­cios, días y no­ches, pe­que­ñas his­to­rias y su­ti­les de­ta­lles; que mi cuer­po no se­ría in­mor­tal, que en­ve­je­ce­ría y un día se aca­ba­ría, que la vi­da con­ti­nua­ría sin mí y que al ca­bo de un tiem­po me ol­vi­da­rían; que no se na­da del tiem­po, que no com­pren­do la eter­ni­dad, ni el mun­do o la vi­da que en el vi­vi­mos; tu­ve que li­brar mu­chas ba­ta­llas pa­ra acep­tar, pe­ro acep­te lo que te­nía que acep­tar y así de­je de su­frir, deseche mi or­gu­llo, mi pre­po­ten­cia, acep­tan­do que la na­tu­ra­le­za tra­ta a to­dos de la mis­ma ma­ne­ra y pa­ra lo­grar­lo tu­ve que des­ar­mar­me, re­co­no­cer que la vi­da es co­mo es, que to­do es tran­si­to­rio y fun­cio­na mien­tras es­te­mos aquí en la tie­rra y que vi­ne al mun­do pa­ra tra­tar de dar lo me­jor de mí y de­jar ras­tros po­si­ti­vos de mis pa­sos an­tes de par­tir.”

No vi­va­mos sos­te­nien­do ideas de lo que nos gus­ta­ría, en lu­gar de ver la reali­dad y acep­tar que en ca­da de­ci­sión to­ma­da, ga­na­mos y per­de­mos co­sas, pe­ro que es la cla­ve pa­ra po­der avan­zar.

“Lo que nie­gas te so­me­te, lo que acep­tas de trans­for­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.