NU­TRI­CIÓN Nu­tri­ción y dia­be­tes

La ali­men­ta­ción cons­ti­tu­ye uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra el con­trol de la en­fer­me­dad.

La Hora Loja - - GENTE - Co­la­bo­ra­ción: So­fía Vi­van­co – Nu­tri­cio­nis­ta

Es una en­fer­me­dad cró­ni­ca en la cual el cuer­po no pue­de re­gu­lar la can­ti­dad de azú­car en la san­gre. Se­gún da­tos del INEC en Ecua­dor la dia­be­tes me­lli­tus ocu­pa el se­gun­do lu­gar en­tre las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te. La dia­be­tes pro­vo­ca da­ños en to­dos los ór­ga­nos del cuer­po y aun­que no se cu­ra, sí se pue­de con­tro­lar y las per­so­nas con es­ta en­fer­me­dad pue­de lle­var una vi­da nor­mal.

¿Qué es?

Es una en­fer­me­dad en la que los ni­ve­les de glu­co­sa en san­gre se en­cuen­tran ele­va­dos, la glu­co­sa co­mún­men­te co­no­ci­da co­mo azú­car de la san­gre, pro­vie­ne de los ali­men­tos que con­su­mi­mos. La in­su­li­na es una hor­mo­na que ayu­da a que la glu­co­sa en­tre a las cé­lu­las pa­ra su­mi­nis­trar­les ener­gía. En la dia­be­tes ti­po 1, el cuer­po no pro­du­ce in­su­li­na y en la dia­be­tes ti­po 2, que es la más co­mún, el cuer­po no pro­du­ce o no usa la in­su­li­na de ma­ne­ra ade­cua­da, sin su­fi­cien­te in­su­li­na, la glu­co­sa per­ma­ne­ce en la san­gre.

Com­pli­ca­cio­nes

La dia­be­tes va acom­pa­ña­da ca­si siem­pre de pro­ble­mas de pre­sión, co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos al­tos, pro­ble­mas car­dia­cos y sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de­pri­mi­do. Los da­ños a los ór­ga­nos son irre­ver­si­bles pe­ro si se con­tro­la la glu­co­sa en san­gre el da­ño se de­tie­ne.

Pro­vo­ca da­ños co­mo: ce­gue­ra, ries­go de de­rra­me ce­re­bral, in­fec­cio­nes en las vías uri­na­rias, in­fec­cio­nes en la piel, neu­ro­pa­tía, ce­toa­ci­do­sis, en­fer­me­da­des del co­ra­zón.

Una die­ta sa­lu­da­ble, com­ple­men­ta­da con el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co (an­ti­dia­bé­ti­cos ora­les y/o in­su­li­na) y há­bi­tos de vi­da ade­cua­dos co­mo de­jar de fu­mar y prac­ti­car ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ayu­dan a con­tro­lar la glu­co­sa en san­gre y pre­ve­nir o ra­len­ti­zar la evo­lu­ción de las com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la dia­be­tes.

Tra­ta­mien­to nu­tri­cio­nal

La die­ta ideal del pa­cien­te dia­bé­ti­co es una die­ta sa­lu­da­ble, siem­pre de­be­mos te­ner en cuen­ta que la com­po­si­ción y ca­lo­rías de la die­ta va­rían de un in­di­vi­duo a otro, por ello se va­lo­ra el pe­so, ta­lla, edad y se­xo del pa­cien­te, así co­mo su ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

- Ca­lo­rías: Man­te­ner un pe­so ade­cua­do es muy im­por­tan­te en las per­so­nas con dia­be­tes pues te­ner so­bre­pe­so y obe­si­dad au­men­ta el ries­go de com­pli­ca­cio­nes. Un pa­cien­te dia­bé­ti­co con pe­so nor­mal y ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da de­be con­su­mir en­tre 30-35 ca­lo­rías por ki­lo de pe­so al día, mien­tras que un dia­bé­ti­co con obe­si­dad de­be­ría con­su­mir en­tre 20-25 ca­lo­rías por ki­lo de pe­so al día.

- Car­bohi­dra­tos: De to­dos los nu­trien­tes, los car­bohi­dra­tos son los que más in­flu­yen so­bre los va­lo­res de glu­co­sa en san­gre. Los pa­cien­tes con dia­be­tes de­ben apren­der a di­fe­ren­ciar cuá­les pue­den in­cluir en su die­ta. Los car­bohi­dra­tos sim­ples co­mo azú­car de me­sa, dul­ces, zu­mos, re­fres­cos, he­la­dos, pro­duc­tos de pas­te­le­ría y bo­lle­ría, de­ben evi­tar­se re­ser­van­do su con­su­mo so­lo en ca­so de hi­po­glu­ce­mia. En su lu­gar el con­su­mo de car­bohi­dra­tos com­ple­jos co­mo fru­tas, ver­du­ras, lác­teos des­cre­ma­dos, de­be cons­ti­tuir la prin­ci­pal fuen­te de hi­dra­tos, otros ali­men­tos co­mo le­gum­bres y ce­rea­les de­ben li­mi­tar­se en la die­ta, to­man­do en cuen­ta que siem­pre se de­be pre­fe­rir los ce­rea­les in­te­gra­les fren­te a los re­fi­na­dos, de­bi­do a que el pi­co de azú­car que pro­du­cen en san­gre es más brus­co. Se re­co­mien­da que en­tre el 40-55% de las ca­lo­rías pro­ven­gan de los car­bohi­dra­tos. Pro­teí­nas: Es­tas pue­den fi­gu­rar en la die­ta del dia­bé­ti­co con cier­ta li­ber­tad, pues no afec­tan la glu­co­sa en san­gre, en es­te gru­po en­con­tra­mos la car­ne, pes­ca­do, lác­teos des­cre­ma­dos, hue­vo y le­gum­bres. Re­cor­dar que el con­su­mo de car­nes pro­ce­sa­das de­be re­du­cir­se al mí­ni­mo. Se re­co­mien­da que en­tre el 15-20% de las ca­lo­rías pro­ven­gan de las pro­teí­nas.

Gra­sas: No con­tie­nen car­bohi­dra­tos por lo que no tie­nen efec­to di­rec­to en el con­trol de la glu­co­sa sin em­bar­go es im­por­tan­te con­tro­lar su ca­li­dad. Li­mi­tar con­su­mo de gra­sa sa­tu­ra­das y gra­sas trans y prio­ri­zar con­su­mo de gra­sa in­sa­tu­ra­da, co­mo lo son el acei­te de oli­va, fru­tos se­cos, agua­ca­te, pes­ca­dos co­mo el atún, tru­cha, sal­món o sar­di­na. Se re­co­mien­da que en­tre el 25-35% de las ca­lo­rías pro­ven­gan de las gra­sas. Los edul­co­ran­tes sin­té­ti­cos (sa­ca­ri­na, as­par­ta­mo, ci­cla­ma­to) ca­re­cen de va­lor ener­gé­ti­co y no au­men­tan el azú­car en san­gre.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la car­ga glu­cé­mi­ca de los ali­men­tos.

Ac­ti­vi­dad fí­si­ca

Cuan­do rea­li­zas ac­ti­vi­dad fí­si­ca, las cé­lu­las se vuel­ven más sen­si­bles a la in­su­li­na, ade­más du­ran­te el ejer­ci­cio, las cé­lu­las ex­traen glu­co­sa de la san­gre me­dian­te un me­ca­nis­mo to­tal­men­te in­de­pen­dien­te de la in­su­li­na, por tan­to ha­cer ejer­ci­cio con re­gu­la­ri­dad pue­de re­du­cir los ni­ve­les de glu­co­sa.

Se re­co­mien­da ha­cer 30 mi­nu­tos de ejer­ci­cio de in­ten­si­dad mo­de­ra­da a vi­go­ro­sa por lo me­nos 5 días a la se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.