El fi­na­do Bush

La Hora Loja - - OPINIÓN - HEVER SáN­CHEZ M. @He­ve­r_San­che­z_M

Geor­ge Bush no es un muer­to cual­quie­ra. Es un muer­to que apes­ta­ba aún an­tes de mo­rir. Ase­si­nó a cien­tos de mu­je­res, an­cia­nos y ni­ños en la pri­me­ra gue­rra del gol­fo des­tru­yen­do la cultura mi­le­na­ria de la Me­so­po­ta­mia en 1991. Los jar­di­nes col­gan­tes de Ba­bi­lo­nia, las bibliotecas mi­le­na­rias, la tie­rra que dio ori­gen a la ac­tual ci­vi­li­za­ción, fue bo­rra­da de un plu­ma­zo por las tro­pas li­ber­ta­rias nor­te­ame­ri­ca­nas or­de­na­das por el hoy ex­tin­to pre­si­den­te

Años más tar­de su hi­jo ter­mi­na­ría con la mi­sión de in­va­dir el país ára­be. En con­fa­bu­la­ción con la ONU, se in­ven­ta­ron el pre­tex­to de que Iraq al­ma­ce­na­ba ar­mas de des­truc­ción masiva, mon­ta­ron una cam­pa­ña me­diá­ti­ca a lo lar­go y an­cho del pla­ne­ta en con­tra de su Go­bierno y rea­li­za­ron la in­va­sión. Ja­más en­con­tra­ron las fa­mo­sas ar­mas ni co­sa pa­re­ci­da pe­ro si al­za­ron con su pe­tró­leo des­pués de ani­qui­la­ra al país y en­viar a la hor­ca a su pre­si­den­te.

Ba­jo la ba­tu­ta de Geor­ge Bush pa­dre, tam­bién se in­va­dió So­ma­lia en el cuerno de Áfri­ca pa­ra diz­que apla­car una gue­rra ci­vil en la que na­da te­nía que ha­cer un go­bierno de un país le­jano. El ex­tin­to man­da­ta­rio, re­pre­sen­tan­do muy bien su pa­pel de gen­dar­me uni­ver­sal in­va­dió tam­bién Pa­na­má co­bran­do más de tres mil muer­tos en­tre la po­bla­ción ci­vil de ese pe­que­ño país.

La ava­lan­cha me­diá­ti­ca mun­dial co­mo na­cio­nal nos ha­ce creer aho­ra que se ha ido un gran­de y es ver­dad, se ha ido un gran­de de los crí­me­nes de gue­rra, un gran­de de la pla­ni­fi­ca­ción de ge­no­ci­dios y muer­tes se­lec­ti­cas a ni­vel pla­ne­ta­rio que im­pul­só el di­fun­to co­mo je­fe de la CIA en los años 70.

Sin em­bar­go, la peor he­re­dad que de­jó G. Bush pa­dre a la hu­ma­ni­dad, fue ha­ber im­pul­sa­do a su hi­jo pa­ra que ocu­pa­ra la Ca­sa Blan­ca. És­te, le tri­pli­có en in­va­sio­nes, sa­queos, ase­si­na­tos y ge­no­ci­dios a lo lar­go y an­cho del pla­ne­ta.

La his­to­ria no re­tro­ce­de y por des­gra­cia otro re­pu­bli­cano ocu­pa en la ac­tua­li­dad la Ca­sa Blan­ca, otro re­pu­bli­cano con el mis­mo tin­te ge­no­ci­da, ca­paz de di­na­mi­tar el pla­ne­ta y so­me­ter a pue­blos en­te­ros pa­ra ha­cer­se de sus re­cur­sos na­tu­ra­les. Por­que si se cuen­ta con el po­der me­diá­ti­co, se cuen­ta tam­bién la le­ga­li­dad y por aña­di­du­ra tam­bién con la ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.