Un nom­bre y una mi­sión

La Hora Loja - - OPINIÓN - MONS. AL­FRE­DO ES­PI­NO­ZA MA­TEUS, SDB

Lo­ja, la “ciu­dad de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de Lo­ja”, ce­le­bra hoy su fun­da­ción es­pa­ño­la. Un nom­bre que es al mis­mo tiem­po una mi­sión.

El Pa­pa Fran­cis­co nos di­ce que “La In­ma­cu­la­da Con­cep­ción sig­ni­fi­ca que Ma­ría es la pri­me­ra sal­va­da de la in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia del Pa­dre, tal pri­mi­cia de la sal­va­ción que Dios quie­re do­nar a ca­da hom­bre y mu­jer, en Cris­to”.

Ce­le­brar a la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, es ce­le­brar que Ma­ría es­tá siem­pre lle­na de Dios, por­que nun­ca ha si­do con­ta­gia­da

por el pe­ca­do. Y Ella, Ma­ría, es la ma­dre de una hu­ma­ni­dad nueva”.

Y ce­le­brar es­ta Fies­ta, nos di­ce Fran­cis­co, im­pli­ca dos co­sas: “aco­ger ple­na­men­te a Dios y su gra­cia mi­se­ri­cor­dio­sa en nues­tra vi­da; y trans­for­mar­nos a su vez en ar­tí­fi­ces de mi­se­ri­cor­dia a tra­vés de un au­tén­ti­co ca­mino evan­gé­li­co”.

To­dos, de ma­ne­ra es­pe­cial a los que vi­vi­mos en Lo­ja, a asu­ma­mos esas dos im­pli­ca­cio­nes en nues­tras vi­das. Vi­va­mos con Dios dan­do gra­cias por­que he­mos re­ci­bi­do su mi­se­ri­cor­dia en nues­tras vi­das y al mis­mo tiem­po va­ya­mos trans­for­man­do to­dos los ambientes don­de nos mo­va­mos por­que va­mos sem­bran­do y cons­tru­yen­do un mun­do nue­vo.

Ma­ría dio su “sí” y ese sí cam­bió to­tal­men­te su vi­da. No­so­tros tam­bién de­be­mos dar ca­da día nues­tros “síes”. Dar un sí a Dios

nos lle­va a dar un sí con­cre­to en fa­vor del her­mano.

Por eso, a la luz de Ma­ría, la In­ma­cu­la­da, de­be­mos dar un sí al amor pa­ra ven­cer to­do egoís­mo, dar un sí al per­dón, pa­ra ven­cer el ren­cor, dar un sí a la so­li­da­ri­dad ven­cien­do to­da in­di­fe­ren­cia, dar un sí a la ale­gría pa­ra ven­cer la tris­te­za, dar un sí a la hu­mil­dad ven­cien­do to­da or­gu­llo, dar un sí a la sen­ci­llez su­peran­do to­da so­ber­bia.

Fran­cis­co nos di­ce que, “a imi­ta­ción de Ma­ría, es­ta­mos lla­ma­dos a trans­for­mar­nos en por­ta­do­res de Cris­to y tes­ti­gos de su amor, mi­ran­do en pri­mer lu­gar a aque­llos que son pri­vi­le­gia­dos a los ojos de Je­sús”.

Ce­le­bre­mos a Ma­ría In­ma­cu­la­da, cu­yo nom­bre mar­ca nues­tra ciu­dad, sien­do por­ta­do­res del Se­ñor a to­dos, cam­bian­do un mun­do de pe­ca­do en un mun­do de vi­da, sem­bran­do y cons­tru­yen­do va­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.