Asi­lo de As­san­ge pro­vo­ca un ‘da­ño in­cuan­ti­fi­ca­ble’

El nue­vo embajador en Reino Uni­do ex­pli­ca cuál se­rá su pa­pel fren­te al asi­lo del ac­ti­vis­ta aus­tra­liano.

La Hora Loja - - PAÍS -

• El nue­vo embajador de Ecua­dor en Reino Uni­do, Jai­me Mar­chán, via­ja pró­xi­ma­men­te a Lon­dres con el ob­je­ti­vo de fo­men­tar una re­la­ción bi­la­te­ral cas­ti­ga­da por el caso del fun­da­dor de Wi­ki­leaks, Ju­lian As­san­ge, pe­ro que con­si­de­ra “no es­tá con­di­cio­na­da por su asi­lo”.

“Las ins­truc­cio­nes que he re­ci­bi­do son muy cla­ras y se orien­tan esen­cial­men­te en re­po­ten­ciar las re­la­cio­nes del Ecua­dor con el Reino Uni­do”, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta es­te di­plo­má­ti­co de ca­rre­ra que en­tre 1975 y 1978 fue cón­sul y en­car­ga­do de negocios en la mis­ma le­ga­ción de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca.

De 71 años y qui­te­ño, des­de que fue­ra de­sig­na­do embajador, Mar­chán ul­ti­ma pre­pa­ra­ti­vos pa­ra via­jar la pró­xi­ma se­ma­na a la Em­ba­ja­da ecua­to­ria­na, que des­de ha­ce seis años es­tá inevi­ta­ble­men­te en el fo­co pú­bli­co.

Los pla­nes

Mar­chán se ha fi­ja­do en­tre sus ob­je­ti­vos, “sa­lir un po­co de la zo­na de re­flec­to­res me­diá­ti­cos en re­la­ción al te­ma del se­ñor As­san­ge”, una ex­po­si­ción que no be­ne­fi­cia a los in­tere­ses del país, que des­de ha­ce más de un año tra­ta de bus­car una sa­li­da a la si­tua­ción del ac­ti­vis­ta.

“En los úl­ti­mos años ha habido un en­fria­mien­to y dis­tan­cia­mien­to obli­ga­do de las re­la­cio­nes”, re­co­no­ció Mar­chán al ex­pli­car que se de­be a dos vi­sio­nes ra­di­cal­men­te con­tra­rias so­bre el asi­lo.

Así, re­cuer­da que “Reino Uni­do no re­co­no­ce las obli­ga­cio­nes de res­pe­tar el asi­lo en vir­tud de que no es sus­crip­tor de las con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, mien­tras que Ecua­dor for­ma par­te de esas con­ven­cio­nes.

Ecua­dor ofre­ció es­te año al fun­da­dor de Wi­ki­leaks que cum­plie­ra un pro­to­co­lo que es­ti­pu­la nor­mas de con­vi­ven­cia den­tro de la Em­ba­ja­da, o que se en­tre­gue vo­lun­ta­ria­men­te a la Jus­ti­cia bri­tá­ni­ca con cier­tas ga­ran­tías.

Otras aris­tas

Fue en agos­to cuan­do Mar­chán co­no­ció per­so­nal­men­te a As­san­ge tras ser en­car­ga­do por el can­ci­ller, Jo­sé Va­len­cia, a que le hi­cie­ra lle­gar una co­mu­ni­ca­ción en res­pues­ta a otra de su pro­cu­ra­dor, Bal­ta­sar Gar­zón, en mo­men­tos en los que ya se di­ri­mía la cues­tión del pro­to­co­lo.

An­te la mi­sión que le to­ca afron­tar, el nue­vo pe­ro ve­te­rano di­plo­má­ti­co de­fien­de que “la Em­ba­ja­da no es un campamento de asi­lo, sino una mi­sión di­plo­má­ti­ca que tie­ne una ges­tión dia­ria que cum­plir”.

Re­ve­ló tam­bién que la pro­lon­ga­da si­tua­ción de asi­lo, “re­du­jo el es­pa­cio ope­ra­ti­vo de la Em­ba­ja­da y el Es­ta­do ecua­to­riano tu­vo que afron­tar un al­to cos­to” y al­qui­lar vi­vien­das fue­ra de ese in­mue­ble del cen­tro lon­di­nen­se.

“No es una cues­tión de dos, tres, cua­tro o cin­co millones de dó­la­res, es el da­ño in­cuan­ti­fi­ca­ble que es­ta si­tua­ción ha pro­du­ci­do al Ecua­dor en su re­la­ción con el Reino Uni­do”, ar­gu­ye.

Pe­ro al mis­mo tiem­po cree que ese “en­fria­mien­to” en la re­la­ción bi­la­te­ral allana el ca­mino a la me­jo­ra de los la­zos di­plo­má­ti­cos y en otros ám­bi­tos co­mo el cul­tu­ral, po­lí­ti­co o co­mer­cial.

EFE

EL DA­TO

Jai­me Mar­chán re­em­pla­za­rá a Car­los Abad en la em­ba­ja­da.

DIÁ­LO­GO. El nue­vo embajador de Ecua­dor en Reino Uni­do, Jai­me Mar­chán, otor­gó una en­tre­vis­ta an­tes de via­jar. (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.