Pre­ven­ga el cáncer de prós­ta­ta

Los hom­bres que pa­de­cen de es­te ti­po de en­fer­me­dad tie­nen va­rias op­cio­nes de tra­ta­mien­to.

La Hora Los Rios - - PORTADA - (med­li­ne­plus.com)

Lu­char con­tra el cáncer nun­ca es fá­cil, pe­ro siem­pre ayu­da te­ner a las personas que más ama­mos a nues­tro la­do. El tes­ti­mo­nio de Car­los es­tá lleno de fuer­zas pa­ra po­der ha­cer fren­te a la en­fer­me­dad y cual­quier otro obs­tácu­lo en la vi­da.

La prós­ta­ta es una glán­du­la que se en­cuen­tra de­ba­jo de la ve­ji­ga de los hom­bres y pro­du­ce el lí­qui­do pa­ra el se­men. El cáncer de prós­ta­ta es co­mún en hom­bres de edad avan­za­da. Es­te ti­po de cáncer es ra­ro en hom­bres me­no­res de 40 años. Los fac­to­res de ries­go de desa­rro­llar­lo in­clu­yen: te­ner más de 65 años, his­to­ria fa­mi­liar y ser afro­ame­ri­cano.

Los sín­to­mas del cáncer de prós­ta­ta pue­den incluir: pro­ble­mas pa­ra ori­nar, co­mo do­lor, di­fi­cul­tad pa­ra ini­ciar o de­te­ner el flu­jo de ori­na o go­teo, do­lor en la par­te ba­ja de la es­pal­da e in­clu­so do­lor al eya­cu­lar.

Pa­ra diag­nos­ti­car el cáncer de prós­ta­ta, su doc­tor po­dría ha­cer un tac­to rec­tal pa­ra bus­car al­gún bul­to o cual­quier co­sa fue­ra de lo nor­mal. El doc­tor tam­bién po­dría pe­dir­le rea­li­zar un aná­li­sis de san­gre de an­tí­geno pros­tá­ti­co es­pe­cí­fi­co.

Es­tos aná­li­sis tam­bién se rea­li­zan en los exá­me­nes de de­tec­ción de cáncer de prós­ta­ta, los cua­les in­ten­tan de­tec­tar el cáncer an­tes de que us­ted ten­ga sín­to­mas. Si los re­sul­ta­dos son anor­ma­les, us­ted pue­de ne­ce­si­tar otros exá­me­nes co­mo una eco­gra­fía, una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca o una biop­sia.

El tra­ta­mien­to del cáncer de prós­ta­ta sue­le de­pen­der de la eta­pa del cáncer. Es­to se de­ter­mi­na sa­bien­do cuán rá­pi­do el cáncer es­tá cre­cien­do y cuán di­fe­ren­te se ve el te­ji­do al­re­de­dor de la glán­du­la.

Los hom­bres con es­te ti­po de cáncer tie­nen va­rias op­cio­nes de tra­ta­mien­to. El me­jor pa­ra una per­so­na pue­de no ser el me­jor pa­ra otra. Es­tas op­cio­nes pue­den incluir só­lo una ob­ser­va­ción cui­da­do­sa y vi­gi­lan­cia mé­di­ca sin tra­ta­mien­to, ci­ru­gía, ra­dio­te­ra­pia, te­ra­pia hor­mo­nal y qui- mio­te­ra­pia. Tam­bién pue­de ser una com­bi­na­ción de es­tas.

Cau­sas

El cáncer de prós­ta­ta es la cau­sa más co­mún de muer­te por cáncer en hom­bres ma­yo­res de 75 años de edad. Es­te ti­po de cáncer se en­cuen­tra po­cas ve­ces en hom­bres me­no­res de 40 años de edad.

Los hom­bres que es­tán en ma­yor ries­go in­clu­yen: hom­bres de ra­za ne­gra, que tam­bién son más pro­pen­sos a pa­de­cer es­te cáncer a cual­quier edad, ma­yo­res de 60 años, o que ten­gan un pa­dre o her­mano que ha­ya te­ni­do cáncer de prós­ta­ta.

Otras personas en ries­go in­clu­yen: hom­bres que han es­ta­do ex­pues­tos al agen­te na­ran­ja, que con­su­men de­ma­sia­do al­cohol, gran­je­ros, o que con­su­men una die­ta ri­ca en gra­sa, es­pe­cial­men­te de ori­gen ani­mal, hom­bres obe­sos, tra­ba­ja­do­res de plan­tas de neu­má­ti­cos, pin­to­res, hom­bres que han es­ta­do ex­pues­tos al cad­mio.

El cáncer de prós­ta­ta es me­nos co­mún en personas que no co­men car­ne (ve­ge­ta­ria­nos). Un pro­ble­ma co­mún en ca­si to­dos los hom­bres a me­di­da que en­ve­je­cen es el agran­da­mien­to de la prós­ta­ta. Es­to se de­no­mi­na hi­per­pla­sia pros­tá­ti­ca be­nig­na o HPB. Es­te pro­ble­ma no ele­va su ries­go de cáncer de prós­ta­ta. Sin em­bar­go, pue­de ele­var el re­sul­ta­do del exa­men de san­gre pa­ra el an­tí­geno pros­tá­ti­co es­pe­cí­fi­co.

Tra­ta­mien­to

El tra­ta­mien­to de­pen­de de mu­chos fac­to­res. El pro­vee­dor ha­bla­rá con us­ted so­bre sus op­cio­nes de tra­ta­mien­to.

Si el cáncer no se ha pro­pa­ga­do fue­ra de la glán­du­la pros­tá­ti­ca, los tra­ta­mien­tos co­mu­nes in­clu­yen: ci­ru­gía pa­ra ex­tir­par la prós­ta­ta y al­go del te­ji­do cir­cun­dan­te (pros­ta­tec­to­mía ra­di­cal), ra­dio­te­ra­pia, por ejem­plo bra­qui­te­ra­pia y te­ra­pia de pro­to­nes.

Si us­ted es ma­yor, el pro­vee­dor pue­de re­co­men­dar­le sim­ple­men­te vi­gi­lar el cáncer con prue­bas de PSA y biop­sias. La hor­mo­no­te­ra­pia se uti­li­za prin­ci­pal­men­te pa­ra cáncer que se ha pro­pa­ga­do más allá de la prós­ta­ta. Es­ta opción ayu­da a ali­viar los sín­to­mas y pre­vie­ne el cre­ci­mien­to y di­se­mi­na­ción de cáncer en el fu­tu­ro. Sin em­bar­go, no cu­ra el cáncer.

Si el cáncer de prós­ta­ta se di­se­mi­na in­clu­so des­pués de ha­ber pro­ba­do con hor­mo­no­te­ra­pia, ci­ru­gía o ra­dia­ción, el tra­ta­mien­to pue­de incluir:

Qui­mio­te­ra­pia

In­mu­no­te­ra­pia (me­di­ca­men­to pa­ra pro­vo­car que el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio ata­que y des­tru­ya las cé­lu­las can­ce­ro­sas)

La ci­ru­gía, la ra­dio­te­ra­pia y la hor­mo­no­te­ra­pia pue­den afec­tar el desem­pe­ño se­xual. Los pro­ble­mas con el con­trol uri­na­rio son po­si­bles des­pués de la ci­ru­gía y la ra­dio­te­ra­pia. Ha­ble so­bre sus in­quie­tu­des con su pro­vee­dor.

Des­pués del tra­ta­mien­to pa­ra el cáncer de prós­ta­ta, se le vi­gi­la­rá muy de cer­ca pa­ra cons­ta­tar que el cáncer no se di­se­mi­ne. Es­to im­pli­ca che­queos de ru­ti­na, que in­clu­yen exá­me­nes de san­gre del PSA, ge­ne­ral­men­te ca­da 3 me­ses a 1 año.

EN­FER­ME­DAD. Uno de ca­da sie­te hom­bres en el mun­do es diag­nos­ti­ca­do con cáncer de prós­ta­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.