‘De al­coho­lis­mo se pue­de su­frir to­da la vi­da’

Descubre la his­to­ria de Lau­ren­ce, una ex­pe­rio­dis­ta que dis­fru­ta de su ju­bi­la­ción con su fa­mi­lia en el campo.

La Hora Los Rios - - EN BUENAS MANOS - (ca­re­nity.es)

Pa­ra la ma­yo­ría de los adul­tos, el con­su­mo mo­de­ra­do de al­cohol pro­ba­ble­men­te no es pe­li­gro­so. Sin em­bar­go, hay mu­chos adul­tos que tie­nen tras­torno por el con­su­mo de al­cohol. Es­to quie­re de­cir que sus há­bi­tos de con­su­mo cau­san an­gus­tia y da­ños. Es­to in­clu­ye al­coho­lis­mo y abu­so del al­cohol.

Con el abu­so del al­cohol, us­ted no es fí­si­ca­men­te de­pen­dien­te pe­ro tie­ne un pro­ble­ma se­rio. El con­su­mo de al­cohol pue­de cau­sar pro­ble­mas en el ho­gar, el tra­ba­jo o la es­cue­la. Pue­de po­ner­lo en si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas, o lle­var­lo a te­ner pro­ble­mas le­ga­les o so­cia­les.

Es­ta es la his­to­ria de Lau­ren­ce, una ex­pe­rio­dis­ta de pren­sa es­cri­ta que ha vi­vi­do con es­ta si- tua­ción y la ha su­pe­ra­do.

¿Du­ran­te cuán­to tiem­po has su­fri­do de al­coho­lis­mo?

He si­do pa­cien­te al­cohó­li­co du- ran­te 30 años, y ha­ce 15 que soy pa­cien­te con abs­ti­nen­cia alcohólica. Cuan­do uno ha su­fri­do de al­coho­li­za­ción, uno lo si­gue su­frien­do to­da su vi­da, in­clu­so abs­te­nién­do­se du­ran­te mu­cho tiem­po. Pue­de su­ce­der­nos a to­dos, un día se to­ma una copa, des­pués dos... y nos vol­ve­mos al­cohó­li­cos.

¿Has iden­ti­fi­ca­do las cau­sas de es­ta en­fer­me­dad?

Las ra­zo­nes por las que co­men­cé a be­ber, in­clu­so sin gus­tar­me el sa­bor del al­cohol, es que en mi vi­da pri­va­da, y es­pe­cial­men­te pro­fe­sio­nal, que­ría le­van­tar mon­ta­ñas, pe­ro no era su­fi­cien­te­men­te fuer­te, así que to­mé al­cohool co­mo una mu­le­ta, pa­ra ayu­dar­me a vi­vir.

¿Ha te­ni­do el al­coho­lis­mo un im­pac­to so­bre las re­la­cio­nes con tus se­res que­ri­dos?

Fue un desas­tre pa­ra mi en­torno y so­bre to­do pa­ra mis hi­jos, que guar­da­rán se­cue­las psi­co­ló­gi­cas de por vi­da. To­dos los días, a las seis de la tar­de, te­nía un im­pul­so que me en­ca­mi­na­ba ha­cia las bo­te­llas de al­cohol, y no con­tro­la­mos ese im­pul­so. Es­ta­ba co­mo alu­ci­na­da, era ne­ce­sa­rio que be­bie­ra con­tra vien­to y ma­rea.

¿Qué po­drías des­ta­car de tu se­gui­mien­to mé­di­co?

Los mé­di­cos no pue­den ha­cer prác­ti­ca­men­te na­da con­tra es­ta en­fer­me­dad. Ellos te pro­po­nen di­fe­ren­tes cu­ras, pe­ro

no co­noz­co a na­die que ha­ya de­ja­do de be­ber des­pués de se­guir una o más de en­tre es­tas cu­ras. So­lo las aso­cia­cio­nes de al­cohó­li­cos pue­den ayu­dar, por­que nos reuni­mos en­tre no­so­tros y po­de­mos com­pa­rar nues­tros an­te­ce­den­tes y es­pe­cial­men­te, re­fle­xio­nar. Yo ele­gí al­cohó­li­cos anó­ni­mos.

¿Quieres trans­mi­tir un men­sa­je a las personas que se en­cuen­tran en la mis­ma si­tua­ción que tú?

Pa­ra de­jar de be­ber y su­pe­rar el al­coho­lis­mo ha­cen fal­ta tres ele­men­tos: re­co­no­cer­se co­mo al­cohó­li­co, que­rer cu­rar­se de es­ta en­fer­me­dad y bien su­je­tar ese de­to­nan­te que ha­rá que de­jes de be­ber de un día a otro, sin su­frir. Pa­ra lo­grar es­to, es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar mu­cho en uno mis­mo. Agre­go que las tres ve­ces que he es­ta­do em­ba­ra­za­da, de­jé de be­ber sin nin­gún pro­ble­ma.

SI­TUA­CIÓN. El con­su­mir al­cohol pue­de con­lle­var a otros pro­ble­mas so­cia­les.

SU­PERA­CIÓN. Lau­ren­ce su­peró el al­coho­lis­mo y aho­ra dis­fru­ta la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.