Pa­dre en­cuen­tra col­ga­do a su hi­jo me­nor del te­cho

La Hora Los Rios - - POLICIAL -

Se pre­su­me que los pro­ble­mas sen­ti­men­ta­les lo lle­va­ron a to­mar la fa­tal de­ci­sión.

El día en que su hi­jo,

Jo­sué Díaz Ana­lui­sa, na­ció, fue el día más im­por­tan­te pa­ra Omar

Díaz. Ase­gu­ra que la fe­li­ci­dad lo in­va­dió..

Sin em­bar­go,

25 años des­pués, tu­vo la des­gra­cia de ser la pri­me­ra per­so­na en en­con­trar­lo col­ga­do del te­cho de su casa, sin vi­da. Aho­ra el dolor y la tris­te­za lo em­bar­ga al no sa­ber el mo­ti­vo por el cual de­ci­dió ma­tar­se ama­rrán­do­se una so­ga en el cue­llo y lan­zán­do­se al va­ció.

Cons­ter­na­ción

‘Don Omar’ re­cuer­da que ha­ce tres me­ses su hi­jo le ha­bía con­ta­do que te­nía pro­ble­mas con su con­vi­vien­te, pe­ro tras una lar­ga DOLOR. Los fa­mi­lia­res del jo­ven di­je­ron que des­co­no­cían los mo­ti­vos del por­qué Jo­sué ha­bía de­ci­di­do aca­bar con su vi­da.

con­ver­sa­ción y el apo­yo fa­mi­liar lo­gró su­pe­rar la pe­na.

Ha­ce un mes, apro­xi­ma­da­men­te, via­ja­ron has­ta el can­tón Bal­zar, pro­vin­cia de Gua­yas, pa­ra in­cen­ti­var­lo a que com­pra­ra un vehícu­lo y se pu­sie­ra a tra­ba­jar en él, pe­ro no ha­bía que­ri­do ha­cer­lo.

El pa­sa­do lu­nes, re­cuer­da, que le en­tre­gó el di­ne­ro ga­na­do du­ran­te la se­ma­na pa­ra que fue­ra a com­pra la co­mi­da pa­ra su casa, vién­do­lo ale­gre y fe­liz.

Sin em­bar­go, la no­che del sá­ba­do un si­len­cio ate­rra­dor lo em­bar­gó, por lo que de­ci­dió ir

has­ta de­par­ta­men­to de su hi­jo pa­ra ver có­mo es­ta­ba, pe­ro na­die le con­tes­tó.

“Es­ta­ba ce­rra­do por den­tro”, ase­gu­ra el hom­bre. Eso le dio la sen­sa­ción de que al­go no mar­cha­ba bien y lla­mó a su es­po­sa pa­ra de­cir­le que pre­sen­tía que al­go ha­bía ma­lo ha­bía pa­sa­do con Jo­sué.

En ese mo­men­to, de­ci­dió abrir la puer­ta a la fuer­za pe­ro se en­con­tró que ade­más del se­gu­ro es­ta­ba tran­ca­da con unos mue­bles. Allí, un frío he­la- do lo in­va­dió, pe­ro to­mó más fuer­za, lo­gran­do in­gre­sar.

Al mo­men­to en que se en­con­tra­ba en la sa­la, cuen­ta que, no vio a na­die, pe­ro de­ci­dió ir has­ta los cuar­tos, en­con­tran­do a su hi­jo arro­di­lla­do so­bre la ca­ma y una fi­na so­ga lo sos­te­nía su cue­llo. Se ha­bía ahor­ca­do.

Tras to­car­lo, na­da pu­do ha­cer. Es­ta­ba frío y rí­gi­do. Cal­cu­la que ya lle­va­ba una ho­ra de muer­to, por lo que so­la­men­te le que­dó pe­dir ayu­da a sus fa­mi­lia­res y te­nía el jo­ven cuan­do de­ci­dió qui­tar­se la vi­da. ami­gos quie­nes no­ti­fi­ca­ron de lo ocu­rri­do a la Po­li­cía. Cer­ca de las 10:00 se hi­zo el le­van­ta­mien­to de su ca­dá­ver.

Ve­la­to­rio

En los ex­te­rio­res de la mor­gue de Quevedo un gru­po de per­so­nas arri­bó pa­ra acom­pa­ñar a Omar en los trá­mi­tes. El la­men­to era evi­den­te, ya que el jo­ven era co­no­ci­do co­mo un hom­bre ale­gre y ama­ble.

Cer­ca de las 14:00 el cuer­po lo­gró ser re­ti­ra­do y lo lle­va­ron has­ta el can­tón Va­len­cia en don­de iba a ser ve­la­do.

SU­CE­SO. La no­che del sá­ba­do se vi­vió gran con­mo­ción en los ex­te­rio­res de la casa de la víc­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.