Fu­ji­mo­ri: ape­ti­to de po­der

La Hora Quito - - Opinión - ma­ve­ta­pia@hot­mail.com

Man­da el que pue­de y obe­de­ce el que quie­re”.

ALES­SAN­DRO MAN­ZO­NI

POE­TA ITA­LIANO (1785-1873) Es un prin­ci­pio in­dis­cu­ti­ble que pa­ra sa­ber man­dar bien, es pre­ci­so sa­ber obe­de­cer”.

ARIS­TÓ­TE­LES

FI­LÓ­SO­FO GRIE­GO (384 AC-322 AC)

El ter­mó­me­tro pa­ra el fu­ji­mo­ris­mo fue el do­min­go pa­sa­do. Más de 23 mi­llo­nes de pe­rua­nos ejer­cie­ron su vo­to en elec­cio­nes re­gio­na­les y mu­ni­ci­pa­les y las co­sas no se­rán las mis­mas pa­ra Fuer­za Po­pu­lar. Na­die es­tá se­gu­ro de na­da.

El kei­kis­mo, que as­pi­ra­ba a con­so­li­dar su par­ti­do, su­frió un ca­ta­clis­mo na­cio­nal al per­der don­de creían que po­dían ga­nar. La “es­tra­te­gia de gue­rra” en pos de acu­mu­lar po­der y do­ble­gar a sus ad­ver­sa­rios, no fun­cio­nó. Es el peor mo­men­to po­lí­ti­co pa­ra la hi­ja del ex­pre­si­den­te, quien ade­más es­tá acu­sa­da de la­va­do de ac­ti­vos, con or­den de pri­sión.

Sin em­bar­go, el re­vés pa­ra Kei­ko po­dría es­ti­mu­lar el ape­ti­to de su com­pe­ti­dor y her­mano Ken­ji, cu­yos mo­vi­mien­tos y cálcu­los no ha­brían si­do neu­tra­li­za­dos, co­mo pa­re­cía. Res­tan tres años pa­ra co­no­cer có­mo los her­ma­nos Fu­ji­mo­ri re­sol­ve­rán sus con­tra­dic­cio­nes con mi­ras a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2021.

El ADN po­lí­ti­co flu­ye por los do­ble K ( Kei­ko, Ken­ji), pe­ro en al­gún mo­men­to su pa­dre, des­de la cár­cel o clí­ni­ca, ten­drá que ha­cer ex­plí­ci­to el apo­yo a uno de los vás­ta­gos y de­fi­nir al he­re­de­ro que le per­mi­ta ju­gar en el ta­ble­ro po­lí­ti­co de los pró­xi­mos años.

Kei­ko, en es­tos mo­men­tos de­te­ni­da, es has­ta aho­ra de­po­si­ta­ria prin­ci­pal de la he­ren­cia fu­ji­mo­ris­ta, a pe­sar de ha­ber per­di­do dos elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Lo­gró ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Con­gre­so.

Ken­ji nun­ca ocul­tó que su prin­ci­pal pro­pó­si­to po­lí­ti­co era con­se­guir la li­ber­tad de su pro­ge­ni­tor, a quien con­si­de­ra lí­der del fu­ji­mo­ris­mo. Tras el in­dul­to, las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas cre­cie­ron, ade­más que el pre­sun­to apo­yo pa­terno des­per­tó sue­ños pre­si­den­cia­les. El ca­pi­tal po­lí­ti­co del pa­dre es el mo­ti­vo de la pug­na, pe­ro a pe­sar de to­das las di­fe­ren­cias, Kei­ko y Ken­ji son fu­ji­mo­ris­tas.

MA­RIA­NA VE­LAS­CO TA­PIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.