Pén­du­lo po­pu­lis­ta

La Hora Quito - - Opinión - ugos­tor­naio­lo­pi­men­tel@gmail.com UGO STORNAIOLO

El diag­nós­ti­co es que La­ti­noa­mé­ri­ca se can­só del po­pu­lis­mo. Los ar­gen­ti­nos, al vo­tar a Ma­cri, se har­ta­ron de la co­rrup­ción de los Kirch­ner; en Mé­xi­co, no­mi­na­ron a AMLO por el has­tío con­tra el PRI o el PAN; y en Bra­sil eli­gie­ron a Bol­so­na­ro por­que Had­dad es Lula y co­rrup­ción.

Se re­cha­za unos po­pu­lis­mos, pe­ro se es­co­ge otros, de signo po­lí­ti­co di­fe­ren­te. Chi­le es una ex­cep­ción con una tran­si­ción ci­vi­li­za­da, evi­tan­do po­la­ri­za­cio­nes (el ca­so pre­vio a Bra­sil fue Co­lom­bia). Con elec­cio­nes lim­pias en Ve­ne­zue­la o Ni­ca­ra­gua,

Ma­du­ro y Or­te­ga ha­ce ra­to ha­brían de­ja­do el po­der.

¿Bol­so­na­ro es el Trump la­ti­noa­me­ri­cano? El es­ti­lo del man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se atrae. Su es­tra­te­gia de in­sul­tos, se­xis­mo, xe­no­fo­bia, pro­vo­ca­cio­nes, pa­sa­do po­lé­mi­co y un apa­ra­to de “fa­ke news” (no­ti­cias fal­sas), po­si­bi­li­ta una pla­ta­for­ma, don­de no fal­ta el dra­ma (el acu­chi­lla­mien­to, en sep­tiem­bre, al ga­na­dor de la pri­me­ra vuel­ta bra­si­le­ña).

El in­me­dia­tis­mo de la po­lí­ti­ca contemporánea ha­ce que una pro­pues­ta exi­to­sa sea re­pu­dia­da por el vo­tan­te en po­cos me­ses. La teo­ría del pén­du­lo po­lí­ti­co se cum­pli­ría, pe­ro con po­pu­lis­mos. Un po­lí­ti­co pre­so por co­rrup­ción -Lula- en­ca­be­za­ba las en­cues­tas has­ta su prohi­bi­ción pa­ra par­ti­ci­par en las elec­cio­nes; Cris­ti­na Fer­nán­dez, in­cul­pa­da por mu­chos ca­sos (Nis­man, cua­der­nos de la co­rrup­ción), bus­ca co­mo bi­no­mio

elec­to­ral pa­ra 2019 al cues­tio­na­do ex­fut­bo­lis­ta Ma­ra­do­na.

El po­pu­lis­mo de de­re­cha es re­sul­ta­do del fra­ca­so del so­cia­lis­mo del si­glo XXI, con su co­rrup­ción, clien­te­lis­mo, me­ti­da de mano en la jus­ti­cia, per­se­cu­ción, re­pre­sión y ata­que a li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les, co­mo la de pren­sa. El po­pu­lis­mo de de­re­cha se in­cli­na al mer­ca­do, pe­ro sue­le re­pe­tir las fór­mu­las del clien­te­lis­mo, ge­ne­ran­do in­cer­ti­dum­bre. Es el fin de la ra­cio­na­li­dad que re­pre­sen­ta­ron los par­ti­dos po­lí­ti­cos en el si­glo XX.

Cui­da­do con pen­sar que el po­pu­lis­mo de iz­quier­da mu­rió. La tra­ge­dia de nues­tra de­mo­cra­cia es que mu­chos creen que lo de Lula, Cris­ti­na, Co­rrea, Or­te­ga o Ma­du­ro, es iz­quier­da, sien­do po­pu­lis­mos que em­po­bre­cie­ron a sus pue­blos. Ra­fael Co­rrea apro­ve­cha­ría esa co­yun­tu­ra pa­ra su me­siá­ni­co re­gre­so. Ese es el pe­li­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.