TE­LE­NO­VE­LA PE­RUA­NA

La Hora Quito - - Opinión -

Ape­nas una se­ma­na des­pués de per­der el in­dul­to que lo ha­bía sa­ca­do de pri­sión, el ex­pre­si­den­te pe­ruano Al­ber­to Fu­ji­mo­ri con­tem­pla -ca­si agó­ni­co- có­mo sus hi­jos y he­re­de­ros po­lí­ti­cos es­tán a mer­ced de la jus­ti­cia, igual que él. Es­te es el guión de una an­ti­gua se­rie:

Su hi­ja Kei­ko, cu­yo par­ti­do do­mi­na el Con­gre­so, fue de­te­ni­da por un su­pues­to apor­te ile­gal de 1,2 mi­llo­nes de dó­la­res de Ode­brecht a su cam­pa­ña elec­to­ral en 2011.

Y Ken­ji, el me­nor de la ca­sa, quien per­dió su cu­rul par­la­men­ta­ria en ju­nio, en­fren­ta car­gos de cohe­cho y trá­fi­co de in­fluen­cias por in­ten­tar sal­var de la des­ti­tu­ción al en­ton­ces pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, quien re­nun­ció en mar­zo.

El cis­ma fa­mi­liar se ges­tó en di­ciem­bre cuan­do el Con­gre­so vo­tó un pe­di­do de des- ti­tu­ción de Kuczyns­ki, por men­tir so­bre sus la­zos con Ode­brecht.

Kei­ko que­ría a to­da cos­ta echar a Kuczyns­ki, pe­ro Ken­ji le lan­zó un sal­va­vi­das, al abs­te­ner­se en la vo­ta­ción jun­to a otros le­gis­la­do­res lea­les.

Tres días des­pués, Kuczyns­ki in­dul­tó al ex­pre­si­den­te, ges­to in­ter­pre­ta­do co­mo pa­go a Ken­ji, quien se ha­bía es­me­ra­do en con­se­guir la li­be­ra­ción de su pa­dre, a di­fe­ren­cia de su her­ma­na, que se ha­bía ma­ni­fes­ta­do cau­ta, por te­mor a que en­som­bre­cie­ra su li­de­raz­go po­lí­ti­co.

El asun­to es que los Fu ji mo­ri si­guen mar­can­do la agen­da po­lí­ti­ca pe­rua­na, aun­que han pa­sa­do 20 años des­de que el pa­dre se mar­chó a Ja­pón, la tie­rra de sus an­ces­tros, y en­vió su re­nun­cia a la Pre­si­den­cia por fax. Aho­ra, co­mo en una te­le­no­ve­la, las am­bi­cio­nes han ro­to la uni­dad de la fa­mi­lia, a pe­sar de los la­men­tos del pa­triar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.