Un país al mar­gen de la ley

La Hora Quito - - Opinión -

Así se lla­mó el li­bro que pu­bli­có Car­los Nino en 1992, usan­do el con­cep­to “anomia” de manera in­ver­sa a la ori­gi­nal. Nino pu­bli­có su li­bro en 1993. Al leer­lo ve­mos que el kirch­ne­ris­mo so­la­men­te agu­di­zó al­go que ve­nía dán­do­se des­de ha­ce dé­ca­das. El au­tor di­ce que Ar­gen­ti­na es un país al mar­gen de la ley por el uso sal­va­je de los es­pa­cios pú­bli­cos, la na­tu­ra­li­dad con que se eva­den las res­pon­sa­bi­li­da­des cí­vi­cas, la per­mi­si­vi­dad pa­ra to­da con­duc­ta irre­gu­lar, la ex­ten­sión de la co­rrup­ción.

Dis­tin­gue tres ti­pos de ile­ga­li­dad fre­cuen­tes en el país: la in­di­vi­dual, pro­pia de su­je­tos que irres­pe­tan la ley por­que les con­vie­ne; la de los con­flic­tos so­cia­les, que lle­va a al­gu­nos a des­co­no­cer a la au­to­ri­dad le­gí­ti­ma; y la anomia bo­ba en la que la fal­ta de res­pe­to a las nor­mas per­ju­di­ca a to­dos.

La prin­ci­pal for­ma de la anomia “bo­ba” es el com­por­ta­mien­to “chi­ca­ne­ro” que apro­ve­cha los in­ters­ti­cios que exis­ten en las nor­mas pa­ra sa­tis­fa­cer fi­nes per­so­na­les. En nom­bre de la “avi­va­da” se per­mi­te cual­quier com­por­ta­mien­to y pue­de ser vis­to co­mo un signo de ton­te­ría cum­plir con las nor­mas. Des­gra­cia­da­men­te no hay un acuer­do real con que la for­ma de re­sol­ver los con­flic­tos es la de­mo­cra­cia y no la vio­len­cia.

Cuan­do exis­te una dic­ta­du­ra co­mo la de Vi­de­la o la de Ma­du­ro, no hay más re­me­dio que or­ga­ni­zar pro­tes­tas pa­ra de­bi­li­tar al ré­gi­men de fac­to y lo­grar que vuel­va la de­mo­cra­cia. Quie­nes tie­nen la va­len­tía de or­ga­ni­zar­las tie­nen el apo­yo y la ad­mi­ra­ción de la ma­yo­ría. Cuan­do vi­vi­mos en de­mo­cra­cia, los lí­de­res de­ben ga­nar el fa­vor de la gen­te pa­ra im­pul­sar sus te­sis.

En la úl­ti­ma dé­ca­da se desató en Amé­ri­ca La­ti­na una co­rrup­ción sin pre­ce­den­tes. La hi­ja del co­ro­nel Chá­vez de Ve­ne­zue­la tuvo en An­do­rra 4 mil mi­llo­nes de dó­la­res, aho­ra es­tán ex­tra­di­tan­do a su en­fer­me­ra, que tie­ne 2 mil mi­llo­nes. Son ci­fras que no se es­cu­cha­ban ha­ce vein­te años por­que la ri­que­za de nues­tros países no da­ba pa­ra tan­to.

El es­cán­da­lo de los cua­der­nos de Ar­gen­ti­na ra­ti­fi­có vie­jos co­men­ta­rios, pe­ro su im­pac­to a ni­vel in­ter­na­cio­nal es bru­tal. No hay otro ca­so en el que el pre­si­den­te de un país ha­ya or­ga­ni­za­do una red de ex­tor­sión en la que tra­ba­ja­ban al­tos fun­cio­na­rios, y per­so­nas que se hi­cie­ron ri­cas cuan­do los Kirch­ner go­ber­na­ron la pro­vin­cia de San­ta Cruz y lue­go la Ar­gen­ti­na. Pe­ro lo más gra­ve no es­tá en la co­rrup­ción de es­tas éli­tes, sino en lo ge­ne­ra­li­za­do de las con­duc­tas anómi­cas y la fal­ta de reacción de la so­cie­dad, que las ava­la y vi­ve con ellas.

JAI­ME DU­RAN BAR­BA*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.