LA MA­RIM­BA, ‘UNA FOR­MA DE RE­SIS­TEN­CIA Y DE CON­VO­CAR A LAS DI­VI­NI­DA­DES’

Es­ta mú­si­ca ha desem­pe­ña­do un pa­pel im­por­tan­te en la crea­ción y el man­te­ni­mien­to de la co­mu­ni­dad.

La Hora Quito - - Intercultural -

Con el gri­to de “Ca­de­ro­na” y las pri­me­ras no­tas de la ma­rim­ba, los es­cla­vos son li­be­ra­dos, sus ca­de­nas des­apa­re­cen y to­dos em­pie­zan a dan­zar. La me­tá­fo­ra de la pues­ta en es­ce­na no pue­de ser más cla­ra: la re­pre­sen­ta­ción de la mú­si­ca tra­di­cio­nal es una prác­ti­ca de li­be­ra­ción. Es­te es un ejem­plo de las tan­tas pre­sen­ta­cio­nes del fol­clor afro­es­me­ral­de­ño que se vi­ve cons­tan­te­men­te a lo lar­go y an­cho del país.

De acuer­do con el li­bro ‘La ma­rim­ba co­mo pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­ma­te­rial’, la crea­ción mu­si­cal, ex­pre­sa­da a tra­vés de la mú­si­ca de es­te ins­tru­men­to, es uno de los re­sul­ta­dos de la for­ma­ción de la cul­tu­ra afro­es­me­ral­de­ña.

Lo que se co­no­ce co­mo ‘el com­ple­jo ma­rim­ba’ se re­fie­re tan­to al ins­tru­men­to ma­rim­ba co­mo a los que la acom­pa­ñan –el bom­bo, el cu­nuno y el gua­sá-, la mú­si­ca, el bai­le, la ves­ti­men­ta de los bai­la­do­res y los sig­ni­fi­ca­dos que es­tos ele­men­tos tras­mi­ten.

Orí­ge­nes

Lind­berg Va­len­cia, mú­si­co e in­ves­ti­ga­dor, ex­pli­ca, en su li­bro: ‘La ma­rim­ba es­me­ral­de­ña’, có­mo es­ta ha­bría sur­gi­do a par­tir del ins­tru­men­to afri­cano co­no­ci­do co­mo ron­go, y có­mo lle­gó a cons­truir­se de 24 ta­blas.

Pa­ra él, exis­te una re­la­ción en­tre las vo­ces del ins­tru­men­to y las de una fa­mi­lia con­for­ma­da por un ni­ño, la ma­dre y la abue­la. “En al­gu­nos lu­ga­res de Áfri­ca, co­mo Ni­ge­ria, Gha­na, Ca­me­rún, el Con­go, se han uti­li­za­do te­cla­dos de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas a nues­tra ac­tual ma­rim­ba es­me­ral­de­ña, pe­ro son de ocho ta­blas y se de­no­mi­nan ron­gos”. Se pre­su­me que se jun­ta­ron tres ron­gos pa­ra ob­te­ner un so­lo ins­tru­men­to con las tres vo­ces po­si­bles de una te­si­tu­ra, lo que dio ori­gen a la ma­rim­ba de 24 teclas.

Ka­ri­na Cla­vi­jo, can­tan­te afro­des­cen­dien­te, sos­tie­ne que “el so­ni­do lo da la chon­ta, -ma­te­rial con el que es ela­bo­ra­da-. En reali­dad hay va­rias teo­rías, una es que vie­ne de Áfri­ca, de ahí su si­mi­li­tud con el ba­la­fón. Y la otra es que ya es­ta­ba en Amé­ri­ca por su uso prin­ci­pal­men­te en Cen­troa­mé­ri­ca”.

His­to­ria

“’Al to­car­la po­dían ser li­bres’, es una ex­pre­sión de de­fen­sa cul­tu­ral”, ma­ni­fies­ta Cla­vi­jo. Por lo que co­no­ce, pa­ra ella, la ma­rim­ba “es una for­ma de re­sis­ten­cia y de con­vo­car a la na­tu­ra­le­za y las di­vi­ni­da­des”.

Du­ran­te ca­si cua­tro si­glos y me­dio, los afro­ecua­to­ria­nos de Es­me­ral­das se han iden­ti­fi­ca­do a sí mis­mos co­mo un pue­blo dis­tin­to. Su ca­rac­te­ri­za­ción pro­ce­de de un ‘es­pa­cio’ cul­tu­ral

de­li­mi­ta­do por ra­za, et­nia, po­lí­ti­ca, ar­te, mú­si­ca y, a ve­ces, lí­mi­tes geo­grá­fi­cos.

Co­mo con­se­cuen­cia, las re­pre­sen­ta­cio­nes cul­tu­ra­les afro en Ecua­dor han si­do siem­pre una for­ma de con­tes­ta­ción, prin­ci­pal­men­te por el desafío que pre­sen­ta­ban en el tiem­po de la Con­quis­ta, más tar­de, a la he­ge­mo­nía mes­ti­za y, lue­go tam­bién, co­mo una for­ma de dis­tan­cia­mien­to de su pro­pio hí­bri­do afro­in­dí­ge­na y sus raí­ces cul­tu­ra­les.

Así, la ma­rim­ba se de­fi­ne co­mo una mues­tra de tra­di­ción, de re­sis­ten­cia, fies­ta y co­lor. To­dos es­tos ele­men­tos se han con­ver­ti­do en un vehícu­lo pa­ra la ex­pre­sión de la cul­tu­ra, la iden­ti­dad y la es­pi­ri­tua­li­dad de los afro­es­me­ral­de­ños.

HE­REN­CIA. La ma­yor par­te de las per­so­nas sa­ben to­car y cons­truir la ma­rim­ba e ins­tru­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.