Un golazo por la in­clu­sión

Fun­da­ción El Trián­gu­lo inau­gu­ró por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo el pro­yec­to ‘Tu son­ri­sa es mi gol’.

La Hora Quito - - Portada -

Ayer se inau­gu­ró el pro­gra­ma ‘Tu son­ri­sa es mi gol’, im­pul­sa­do por la fun­da­ción El Trián­gu­lo y ‘Little Kic­kers’. Es­te pro­yec­to be­ne­fi­cia­rá a un to­tal de 104 ni­ños con sín­dro­me de Down.

En­tre ri­sas y sue­ños se desa­rro­lló ayer la inau­gu­ra­ción del pro­gra­ma ‘Tu son­ri­sa es mi gol’, im­pul­sa­do por fun­da­ción El Trián­gu­lo y ‘Little Kic­kers’. Es­te pro­yec­to be­ne­fi­cia­rá a un to­tal de 104 ni­ños con sín­dro­me de Down, quie­nes apren­de­rán a desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des mien­tras jue­gan fút­bol.

La ma­ña­na se vi­vió con ale­gría y jue­gos en las ins­ta­la­cio­nes de la fun­da­ción, ubi­ca­da a un la­do del Es­ta­dio de Li­ga de Qui­to. Allí, ni­ños y ni­ñas, miem­bros de la fun­da­ción, dis­fru­ta­ron del de­por­te en com­pa­ñía de pe­lo­tas y obs­tácu­los, don­de de­mos­tra­ron sus ha­bi­li­da­des y su gus­to por el de­por­te más po­pu­lar del mun­do.

Es­te pro­gra­ma, en­fo­ca­do pa­ra ni­ños y ni­ñas de 2 a 7 años que pre­sen­tan sín­dro­me de

Down, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal la po­ten­cia­ción de sus ca­pa­ci­da­des a tra­vés del fút­bol.

“No­so­tros pre­ten­de­mos brin­dar a ni­ños y ni­ñas una in­tro­duc­ción po­si­ti­va y di­ver­ti­da al de­por­te”, ex­pli­ca Ju­lián Mo­ra, pre­si­den­te de ‘Little Kic­kers’. “To­das las cla­ses que re­ci­ben los chi­cos es­tán en­fo­ca­das en el desa­rro­llo de múl­ti­ples ha­bi­li­da­des fí­si­cas e in­ter­per­so­na­les, en un am­bien­te sin pre­sio­nes”.

Es­te es el se­gun­do año con­se­cu­ti­vo en el que se de­sa­rro­lla es­te pro­gra­ma de apren­di­za­je di­ná­mi­co y di­ver­ti­do.

Jo­sé La­rrea, fun­da­dor del pro­gra­ma, ex­pli­ca que es­to lo ha­cen, de igual ma­ne­ra, pa­ra que los ni­ños se sien­tan có­mo­dos con­si­go mis­mos y con las de­más per­so- nas que les ro­dean. Es­te de­por­te se ca­rac­te­ri­za por la pre­va­len­cia del tra­ba­jo en equi­po, al igual que el tra­ba­jo de las ha­bi­li­da­des per­so­na­les.

Apren­di­za­je

Par­te de los ob­je­ti­vos de es­te pro­gra­ma tam­bién se en­fo­can en mo­ti­var el apren­di­za­je de los ni­ños que pre­sen­tan es­te y otros ti­pos de dis­ca­pa­ci­da­des. “Es­ta es una for­ma de desa­rro­llar sus des­tre­zas psi­co­mo­tri­ces y sus ha­bi­li­da­des so­cia­les de una for­ma di­ná­mi­ca y di­ver­ti­da”, de­ta­lla La­rrea.

An­drea Agui­lar, de 29 años, es si­có­lo­ga clí­ni­ca y, de igual ma­ne­ra, cum­ple con la fun­ción de tu­to­ra y pro­fe­so­ra de los es­tu­dian­tes de la fun­da­ción. Ella, se­gún cuen­ta, ha vis­to los re­sul­ta­dos que ge­ne­ra es­te ti­po de en­se­ñan­za.

“Los ni­ños, con es­ta téc­ni­ca, apren­den mu­cho más rá­pi­do, por­que se les brin­da una edu­ca­ción vi­ven­cial con ba­se en el jue­go”, ma­ni­fies­ta. “Los re­sul­ta­dos que he­mos te­ni­do han si­do ex­tre­ma­men­te po­si­ti­vos. Los ni­ños se vuel­ven más so­cia­bles y ga­nan ma­yor ha­bi­li­dad pa­ra rea­li­zar ta­reas dia­rias”, aña­de.

Es­tos efec­tos, se­gún ex­pli­ca, se de­ben a que se le per­mi­te al ni­ño ex­pe­ri­men­tar pa­ra apren­der. “De es­ta for­ma, el co­no­ci­mien­to se ad­quie­re más rá­pi­do que al im­par­tir­lo de for­ma teó­ri­ca, sin di­na­mis­mo”, co­men­ta Agui­lar.

Co­mo par­te del año de du­ra­ción del pro­gra­ma, se han es­ta­ble­ci­do cla­ses los miér­co­les y vier­nes de 08:00 a 12:00. En es­te tiem­po, se­gún cuen­ta La­rrea, los ni­ños apren­de­rán des­de las ba­ses del fút­bol has­ta có­mo ju­gar en can­cha, uti­li­zan­do téc­ni­cas de apren­di­za­je vi­ven­cial.

Pa­ra Denis Ve­ra, de 11 años, quien ya par­ti­ci­pó de es­te pro­gra­ma en su pa­sa­da edi­ción, uno de sus mo­men­tos favoritos es cuan­do el pro­fe­sor lle­ga a la can­cha pa­ra ju­gar.

Pa­ra La­rrea, es­cu­char es­tas opi­nio­nes de los es­tu­dian­tes es su me­jor mo­ti­va­ción pues, se­gún cuen­ta, el víncu­lo que ha ge­ne­ra­do con sus alum­nos es lo que más ama de su tra­ba­jo.

“El mo­men­to más fe­liz es cuan­do los ni­ños sa­len a abra­zar­me y me en­se­ñan su ca­mi­se­ta de fút­bol pa­ra que les lle­ve a ju­gar”, con­clu­ye.

DI­VER­SIÓN. Ni­ños de 2 a 7 años con sín­dro­me de Down dis­fru­ta­ron ayer por la ma­ña­na de jue­gos y ri­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.