Co­rreís­tas en ata­que de ner­vios

La Hora Quito - - Opinión -

No son reac­cio­nes nor­ma­les. Las in­for­ma­cio­nes pre­sen­tan ca­sos que no son ais­la­dos, sino una coor­di­na­da reac­ción ner­vio­sa an­te acon­te­ci­mien­tos que se pre­ci­pi­tan rá­pi­da­men­te. El ex vi­ce­pre­si­den­te Glas se de­cla­ró en huel­ga de ham­bre en la cár­cel de La­ta­cun­ga. An­te ru­mo­res ge­ne­ra­dos por re­des de trolls co­rreís­tas (que in­cluían has­ta el de­ce­so del per­so­na­je), se lo lle­vó al hos­pi­tal en Qui­to. Su diag­nós­ti­co: su vi­da no co­rre pe­li­gro y fue de­vuel­to a la ca­pi­tal de los pan­za­leos.

An­te ése y otros su­ce­sos, el ex “po­li­fun­cio­nal” de la re­vo­lu-

ción ciu­da­da­na, Ri­car­do Pa­ti­ño, lla­ma a sus mi­li­tan­tes – ¿ha­brá su­fi­cien­tes?- a to­mar­se las ca­lles y de­cla­rar­se en re­bel­día. Al pa­re­cer, no hay nin­gu­na in­for­ma­ción so­bre al­gún país que quie­ra otor­gar asi­lo po­lí­ti­co al “hom­bre del gri­lle­te mó­vil”, Fernando Al­va­ra­do, ex gurú del es­ta­do de pro­pa­gan­da de los diez años de la dé­ca­da per­di­da.

Pa­ra com­ple­tar el escenario, Da­nie­lla Camacho, jue­za de la Cor­te Na­cio­nal de Jus­ti­cia anun­ció que tie­ne ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra acu­sar al ex­pre­si­den­te Ra­fael Co­rrea por el se­cues­tro de Fernando Bal­da en 2012. Así, el ex­man­da­ta­rio se ha con­ver­ti­do en reo de la jus­ti­cia, pe­se a los es­fuer­zos de la asam­bleís­ta au­sen­te, So­fía Es­pín, por tor­cer el tes­ti­mo­nio de una de las acu­sa­das.

Des­de el áti­co bel­ga el ex pre­si­den­te res­pon­de: “El ca­so Bal­da es una far­sa y to­do es per­se­cu-

ción po­lí­ti­ca, por­que no pue­den de­rro­tar­nos en las ur­nas. No se preo­cu­pen por mí, preocú­pen­se por la pa­tria”. El mag­ná­ni­mo y to­do­po­de­ro­so de los diez años per­di­dos, pi­dien­do que “no se preo­cu­pen por él, sino por la pa­tria”. Si­gue pen­san­do en elec­cio­nes por­que de eso vi­vió y to­do se re­su­me en eso.

Co­rrea de­be ve­nir y res­pon­der por lo que hi­zo, por có­mo de­jó al país, por las ca­rre­te­ras mal he­chas, ele­fan­tes blan­cos y con­tra­tos con so­bre­pre­cio. De­be­ría dar la ca­ra, pe­ro no lo va a ha­cer, por­que tie­ne mie­do y jue­ga con los mo­men­tos po­lí­ti­cos. Sa­be que la cre­di­bi­li­dad del ac­tual pre­si­den­te y de su go­bierno cae en pi­ca­da y apro­ve­cha pa­ra ge­ne­rar caos. Los co­rreís­tas su­fren un ata­que de ner­vios an­te la in­mi­nen­cia de nue­vos pro­ce­sos legales en su con­tra.

ugos­tor­naio­lo­pi­men­tel@gmail.com

UGO STORNAIOLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.