una obra mo­nu­men­tal don­de el pro­ta­go­nis­ta es el ci­ne

Es­ta pe­lí­cu­la de Giu­sep­pe Tor­na­to­re cum­ple 30 años. Una cin­ta im­pres­cin­di­ble del ‘Sép­ti­mo ar­te’.

La Hora Quito - - Cine -

DAVI D AL

MEIDA GARCÍA • Es­te 17 de no­viem­bre ‘Ci­ne­ma Paradiso’ ce­le­bra 30 años de su es­treno. Sin du­da, un gran acon­te­ci­mien­to, pues se tra­ta de una de las pe­lí­cu­las más her­mo­sas de la his­to­ria del ci­ne, que no so­la­men­te cau­ti­vó al pú­bli­co sino que una gran par­te de los crí­ti­cos la ben­di­jo co­mo una jo­ya del ‘Sép­ti­mo ar­te’.

El ita­liano Giu­sep­pe Tor­na­to­re es­cri­bió y di­ri­gió es­te lar­go­me­tra­je, que cuen­ta con la mú­si­ca de otro gran­de, el le­gen­da­rio En­nio Mo­rri­co­ne, quien con sus com­po­si­cio­nes mar­ca el pulso de es­ta pe­lí­cu­la, la que arran­ca las más sin­ce­ras emo­cio­nes del es­pec­ta­dor.

No po­de­mos de­jar de la­do a Blas­co Giu­ra­to, el en­car­ga­do de la fo­to­gra­fía en la que se am­bien­ta esa Si­ci­lia de la dé­ca­da de 1950, tiem­po de post­gue­rra don­de Ita­lia es­ta­ba su­mi­da en la mi­se­ria, una mi­se­ria que parió el ‘neo­rrea­lis­mo ita­liano’ con gran­des co­mo Vit­to­rio de Si­ca, Ro­ber­to Ros­se­lli­ni o Lu­chino Vis­con­ti.

Pre­ci­sa­men­te Tor­na­to­re re­co­ge lo me­jor de es­tos ci­neas­tas y crea una pe­lí­cu­la en la que el ci­ne ho­me­na­jea al ci­ne en el sen­ti­do más puro, ho­nes­to y sin na­da de pre­ten­sio­nes.

Ma­ra­vi­llo­sa

‘Ci­ne­ma Paradiso’ nos na­rra ins­tan­tes de la vi­da de

Sal­va­to­re (To­tó), un ni­ño de un pue­ble­ci­to ita­liano en el que el úni­co pa­sa­tiem­po es ir al ci­ne o ci­ne­ma. Sub­yu­ga­do por las imá­ge­nes en mo­vi­mien­to, el chi­co cree cie­ga­men­te que el ci­ne es ma­gia, pe­ro un día Al­fre­do, el ope­ra­dor del ci­ne­ma­tó­gra­fo, ac­ce­de a en­se­ñar­le los mis­te­rios y se­cre­tos que se ocul­tan de­trás de una pe­lí­cu­la.

Sal­va­to­re va cre­cien­do y lle­ga el mo­men­to en el que de­be aban­do­nar el pue­blo y bus­car­se la vi­da. 30 años des­pués re­ci­be un men­sa­je, en el que le co­mu­ni­can que de­be vol­ver a ca­sa.

La his­to­ria re­cu­rre al ‘flash­back’, ese re­cur­so na­rra­ti­vo que nos en­se­ñó Or­son We­lles con ‘Ciu­da­dano Ka­ne’ (1941), que nos es más que un be­llo re­co­rri­do nos­tál­gi­co por la vi­da, la in­fan­cia, la ado­les­cen­cia y la adul­tez de To­tó, quien se con­vir­tió en un des­ta­ca­do ci­neas­ta.

Tor­na­to­re con­ju­gó los sue­ños de to­do ci­né­fi­lo: vi­vir en una fá­bu­la don­de ca­da caí­da sig­ni­fi­que un le­van­ta­mien­to más fuer­te, don­de se pue­de ju­gar con el tiem­po, con la tris­te­za y con la ale­gría, un mun­do al cual tan so­lo po­de­mos ob­ser­var y año­rar.

Las in­ter­pre­ta­cio­nes de To­tó fue­ron de, ese en­ton­ces ni­ño, Sal­va­to­re Cas­cio, Mar­co Leo­nar­di (el ado­les­cen­te To­tó) y Jac­ques Pe­rrin (adul­to). El en­tra­ña­ble Al­fre­do fue en­car­na­do por Phi­lip­pe Noi­ret (fa­lle­ci­do en 2006) y el cu­ra Adel­fio por Leo­pol­do Tries­te.

Y co­mo es­ta his­to­ria tam­bién tie­ne un in­te­rés ro­mán­ti­co, no po­de­mos de­jar de la­do a Ag­ne­se Nano, la be­lla Elena Men­do­la que no so­la­men­te en­lo­que­ció al jo­ven To­tó sino al pú­bli­co.

En fin, no po­de­mos con­tar­le la pe­lí­cu­la, pe­ro sí que­re­mos que la vea y la dis­fru­te. Sa­be­mos que no es lo mis­mo ver­la en ca­sa que en una sa­la de ci­ne (don­de la ma­gia del pro­yec­tor y de los com­pa­ñe­ros anó­ni­mos de bu­ta­ca es apre­cia­ble), pe­ro la ex­pe­rien­cia le ha­rá una me­jor per­so­na. Eso le ase­gu­ra­mos.

To­tó y Al­fre­do.SA­LA. To­do un pue­blo tie­ne un lu­gar don­de ‘se trans­por­ta a otro mun­do’, el Ci­ne­ma Paradiso. Pe­ro un cu­ra cen­sor es el que dis­po­ne los ‘cor­tes’.To­tó y Elena.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.