La ca­lle en la que man­dan los pa­ya­sos

De lu­nes a vier­nes, pa­ya­sos lle­gan a la Pla­za de San Fran­cis­co pa­ra ofre­cer sus ser­vi­cios de en­tre­te­ni­mien­to.

La Hora Quito - - Portada -

Ven­ga, aquí le trae­mos al me­jor pa­ya­so pa­ra que se ría has­ta que se le cai­gan los dien­tes”. Así es co­mo Mar­cos Ba­que­ri­zo, co­no­ci­do co­mo ‘Gu­sa­ni­to’, atrae la aten­ción de los ca­mi­nan­tes que re­co­rren la Pla­za de San Fran­cis­co pa­ra ofre­cer­les “más que un ser­vi­cio de en­tre­te­ni­mien­to, mo­men­tos de ri­sa que com­par­tir con fa­mi­lia o ami­gos”.

So­bre la ca­lle Bo­lí­var, en­tre Be­nal­cá­zar y Gar­cía Moreno, más de 20 ar­tis­tas acu­den de lu­nes a vier­nes pa­ra con­se­guir al­gún even­to. A la es­pe­ra de los clien­tes que vi­si­tan las tien­das de ar­tícu­los pa­ra fies­tas, de 10:00 a 18:00, se los pue­de en­con­trar con su cre­den­cial y un ál­bum de fo­tos que da una mues­tra de su experiencia.

“Los pre­cios va­rían en­tre 50 o 60 dó­la­res la ho­ra. Pe­ro de­pen­de mu­cho de la experiencia del pa­ya­so y lo que se quie­ra en el ‘show’. Te­ne­mos op­cio­nes pa­ra to­das las eda­des, niños y adul­tos”, ex­pli­ca Wil­mer Ma­yor­ga, más co­no­ci­do co­mo ‘ Chis­to­re­te’. Tam­bién hay es­pe­cia­lis­tas en ma­la­ba­ris­mo, mo­no­ci­clo, pin­tu­ca­ri­tas, en­tre otras.

Tes­ti­mo­nios

Va­rias his­to­rias se es­cu­chan en­tre los pro­fe­sio­na­les del ar­te de cir­co que acu­den a es­te pun­to. En en oca­sio­nes, car­gan un pa­sa­do com­pli­ca­do que han po­di­do su­pe­rar gra­cias a su ofi­cio. ‘Gu­sa­ni­to’, uno de los más son­rien­tes, es uno de ellos.

Él, oriun­do de Ma­cha­la, tu­vo la pri­me­ra experiencia co­mo pa­ya­so ha­ce más de 25 años. Su pa­dre y sus her­ma­nos com­par­tían su pa­sión por ha­cer reír a la gen­te y le ins­pi­ra­ron pa­ra ele­gir el ofi­cio.

“Du­ran­te al­re­de­dor de cua­tro años pa­se de even­to en even­to. Co­no­cía mu­chas per­so­nas y, de a po­co, lo­gré to­mar fuer­za en mi ciu­dad”, de­ta­lla. Un día, en com­pa­ñía de dos de sus com­pa­ñe­ros de ‘show’, de­ci­dió sa­lir a la ca­pi­tal pa­ra lle­var su hu­mor y las ri­sas un pa­so más allá. “Lle­ga­mos a Qui­to en fe­bre­ro de 2000 con el ob­je­ti­vo de dar­nos a co­no­cer y ga­nar di­ne­ro”, cuen­ta.

Al lle­gar, abrir­se pa­so en los ho­ga­res qui­te­ños no se le hi­zo fácil. No en­con­tró even­tos du­ran­te me­ses pe­se a que sa­lía to­dos los días a la ca­lle pa­ra ofer­tar sus ser­vi­cios. Es­to lo lle­vó a ven­der en los bu­ses jun­to con sus com­pa­ñe­ros.

Es­to lo ayu­dó a sos­te­ner­se du­ran­te al­gu­nos años. Sin em­bar­go, el es­ti­lo de vi­da de la ciu­dad, le con­du­jo al con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol, en­tre otras sus­tan­cias que, en me­dio de la con­ver­sa­ción, pre­fi­rió no re­cor­dar. Pa­ra ese en­ton­ces, Ba­que­ri­zo con­tra­jo ma­tri­mo­nio con una qui­te­ña y tu­vo dos hi­jos. Sus des­ven­tu­ras, en­tre tra­gos y vi­cios, le lle­va­ron a per­der su ho­gar, “uno de los gol­pes más fuer­tes”.

“Va­gué du­ran­te al­gu­nos me­ses bus­can­do ha­cer unos cen­ta­vos pa­ra ter­mi­nar el día con al­go en el es­tó­ma­go”. Sus la­bo­res dia­rias se di­vi­dían en­tre la ven­ta am­bu­lan­te y los mo­men­tos pa­ra “aho­gar las pe­nas con al­cohol”.

La si­tua­ción to­mó un gi­ro cuan­do en­con­tró un lu­gar don­de los pa­ya­sos tra­ba­ja­ban y con­ver­sa­ban. Un lu­gar don­de su ofi­cio era al­go más co­mún. En la ca­lle Bo­lí­var en­con­tró “la se­de de los pa­ya­sos”. “Apren­dí que allí iban a con­se­guir ‘chau­chas’ con clien­tes nue­vos y co­no­ci­dos”.

Ba­que­ri­zo co­no­ció a Fe­li­pe Bus­ti­llos, ac­tual pre­si­den­te de una de las aso­cia­cio­nes de pa­ya­sos de Pi­chin­cha. “Él es uno de los pa­ya­sos de tra­yec­to­ria que, en su mo­men­to, me aco­gió y me acon­se­jó des­pués de ha­ber­le con­ta­do to­do lo que pa­sé”.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años, los in­gre­sos ya no son su­fi­cien­tes; por lo que ha te­ni­do que op­tar por de­di­car­se al co­mer­cio y to­mar al ofi­cio de las ri­sas co­mo un pa­sa­tiem­po.

Crisis

“Aho­ra las per­so­nas ya no bus­can a los pa­ya­sos co­mo a tes. Ha­ce 20 o 30 años me cuen­tan que era tra­di­ción que la gen­te que ne­ce­si­ta­ba en­tre­te­ni­mien­to pa­ra fies­tas in­fan­ti­les ven­ga a San Fran­cis­co a bus­car pa­ya­sos. Hoy, mu­chas ve­ces, se pa­san se­ma­nas o me­ses sin nin­gún even­to”, co­men­ta Ba­que­ri­zo.

Es­to, se­gún ‘Chis­to­re­te’, ha de­can­ta­do en que me­nos pa­ya­sos sal­gan a tra­ba­jar. “Aho­ra ves­ti­dos nor­mal­men­te por­que es­te no es el úni­co tra­ba­jo que te­ne­mos”. Al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros han de­ja­do el ofi­cio, de­bi­do al sa­cri­fi­cio que les con­lle­va o, por­que la edad no les per­mi­te con­ti­nuar. Pe­ro, ellos jun­to con ‘Pe­chu­gui­ta’, ‘Pi­za­rri­ta’ y ‘Ti­pi­tín’ con­ti­núan en el ar­te que les apa­sio­na.

Otra ra­zón de la crisis es el apa­re­ci­mien­to de nue­vos ser­vi­cios de en­tre­te­ni­mien­to. Por eso, los pa­ya­sos ex­hor­tan a op­tar por las op­cio­nes tra­di­cio­na­les y dar­se “una vuel­ta por San Fran­cis­co pa­ra co­no­cer a al­gu­nos de los pa­ya­sos más di­ver­ti­dos del país”.

Su des­pe­di­da, al­go pe­cu­liar, se acom­pa­ña de una ri­ma y un men­sa­je a los qui­te­ños. “Mu­chas gra­cias por ve­nir a ver­me. ‘Chis­to­re­te’ se des­pi­de con una pe­que­ña can­ción, has­ta la pró­xi­ma ami­gui­tos, los lle­vo en el co­ra­zón”. (ECV)

TO­ME NOTA

Pa­ra in­for­ma­ción de cos­tos y ofer­tas pue­de co­mu­ni­car­se al 0987253405 o acer­car­se a la Pla­za de San Fran­cis­co.

CRE­DEN­CIAL. Los pa­ya­sos de­ben por­tar un do­cu­men­to que los iden­ti­fi­que en sus dos fa­ce­tas: co­mo pa­ya­sos, de un la­do, y co­mo ci­vi­les, del otro.

SER­VI­CIO. Con una son­ri­sa y ro­pa de ci­vi­les, los pa­ya­sos ofre­cen su hu­mor a los ca­mi­nan­tes con un ál­bum que mues­tra su experiencia en va­rios even­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.