To­ca­mos fon­do

La Hora Santo Domingo - - OPINIÓN - Rcon­te­[email protected]

Na­die de­be­ría sen­tir­se aver­gon­za­do por la ca­li­dad de gen­te que lle­ga a un car­go de elec­ción po­pu­lar, a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca o co­mo au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les. Po­cos tie­nen el va­lor de acep­tar sus erro­res o de ex­cu­sar­se del car­go por no es­tar pre­pa­ra­dos ni te­ner los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra desem­pe­ñar con efi­cien­cia y res­pon­sa­bi­li­dad un pues­to pú­bli­co, o por­que hi­cie­ron arre­glos con “par­ti­cu­la­res”, se­gún lo ex­pre­só un ex man­da­ta­rio. An­tes era pre­fe­ri­ble no acep­tar o re­nun-

ciar a tiem­po pa­ra de­jar de ha­cer el ri­dícu­lo o en­con­trar­se in­mer­sos en es­cán­da­los de co­rrup­ción; cla­ro, esas bio­gra­fías per­te­ne­cen al pa­sa­do.

Al­gu­nos asam­bleís­tas, pre­fec­tos, al­cal­des, mi­nis­tros, cóm­pli­ces y por úl­ti­mo has­ta la Vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca se han vis­to com­pro­me­ti­dos en gra­ves es­cán­da­los de co­rrup­ción don­de na­die acep­ta ni se sien­te res­pon­sa­ble. Di­cen que son erro­res de bue­na fe, que no hay prue­bas o que se tra­ta de una ven­gan­za po­lí­ti­ca; lo cier­to es que la coima, diez­mos o co­mo quie­ran lla­mar­le van a pa­rar en cuen­tas ban­ca­rias, den­tro y fue­ra del país, por amor a la patria, al par­ti­do o a los más ne­ce­si­ta­dos. Y lo di­cen con an­gus­tia des­de el fon­do de su in­sen­sa­tez; por eso he­mos to­ca­do fon­do.

Ti­tu­la­res de pren­sa, re­por­ta­jes y en­tre­vis­tas de los es­cán-

da­los bro­tan a rau­da­les, de una cla­se po­lí­ti­ca des­pres­ti­gia­da que ex­plo­ra res­pal­dos en un pue­blo de­cep­cio­na­do don­de di­cen pre­pa­ran las ba­ses pa­ra un nue­vo pro­ce­so elec­to­ral que se ave­ci­na. No hay que ser muy as­tu­tos pa­ra en­ten­der que se pre­ten­de es­con­der la más gran­de des­com­po­si­ción éti­ca y mo­ral que re­cuer­de el país en sus 188 años de vi­da re­pu­bli­ca­na.

Di­fí­cil ta­rea es des­ta­par la co­rrup­ción, en­con­trar a los cul­pa­bles y a las ca­be­zas de una lar­ga lis­ta de gen­te con se­rios pro­ble­mas le­ga­les y de iden­ti­dad. Con es­te pa­no­ra­ma, al país no le es­pe­ra na­da bueno; una Asam­blea des­pres­ti­gia­da, des­orien­ta­da, frac­cio­na­da y sin cri­te­rio se hun­de, si no se de­pu­ra por sí so­la y de­ja de ser rehén del chan­ta­je y la com­po­nen­da pa­ra sa­lir del fon­do del pre­ci­pi­cio.

RO­DRI­GO CONTERO PE­ÑA­FIEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.