El de­li­to de femicidio

La Hora Santo Domingo - - OPINIÓN - ME­SÍAS MES­TAN­ZA me­sias­mes­tan­[email protected]

Los me­dios to­dos los días dan cuen­ta de es­te exe­cra­ble de­li­to lla­ma­do femicidio; de­bién­do­se en­ten­der se­gún nues­tra le­gis­la­ción que la per­so­na que, co­mo re­sul­ta­do de las re­la­cio­nes de po­der ma­ni­fes­ta­das en cual­quier ti­po de vio­len­cia, dé muer­te a una mu­jer por el he­cho de ser­lo o por su con­di­ción de gé­ne­ro, se­rá san­cio­na­do con pe­na de li­ber­tad de vein­te y dos a vein­te y seis años.

Pa­re­cía al tra­tar es­pe­cí­fi­ca­men­te de es­ta fi­gu­ra con­tra la mu­jer, que la pe­na iba a ser más grave, pe­ro no, da­do que el ase­si­na­to a cual­quier per­so­na se­gún nues­tro mis­mo COIP, san­cio­na con la mis­ma pe­na; con­se­cuen­te­men­te no he­mos ade­lan­ta­do na­da en es­te sen­ti­do. Re­cor­de­mos que en nues­tros có­di­go pe­na­les an­te­rio­res, cuan­do el ase­si­na­to se san­cio­na­ba con pe­na de do­ce a die­ci­séis años pa­ra cual­quier otro par­ti­cu­lar, y, al tra­tar­se de ho­mi­ci­dios es­pe­cia­les se­gún un De­cre­to muy an­te­rior que fue pu­bli­ca­do en el R. O. N. 621 del 4 de ju­lio de 1978, ya se le­gis­ló con una pe­na más grave pa­ra el uxo­ri­ci­dio que era la muer­te a la mu­jer; el pa­rri­ci­dio o muer­te del pa­dre; el con­yu­gi­ci­dio o muer­te del cón­yu­ge; el fi­li­ci­dio o muer­te al hi­jo; el in­fan­ti­ci­dio, o la muer­te del re­cién na­ci­do, cu­ya pe­na era en aquel tiem­po, de 16 a 25 años, es de­cir su­ma­men­te grave. Se ha de en­ten­der que es­te de­li­to de muer­te co­me­ti­do en la mu­jer o en miem­bros de fa­mi­lia siem­pre de­bió te- ner una pe­na más drás­ti­ca que las de­más, tal co­mo lo es­tán ha­cien­do en la ma­yo­ría de le­gis­la­cio­nes del mun­do; pues no se pue­de con­ce­bir que la mu­jer que de he­cho es in­de­fen­sa y no se di­ga los miem­bros fa­mi­lia­res que es­tán ba­jo el go­bierno y po­der del va­rón, no es­tén de­bi­da­men­te pro­te­gi­dos; pues es­tos he­chos cri­mi­na­les son vis­tos con ho­rror y re­pu­dio de­bi­do a la des­leal­tad e in­gra­ti­tud de es­tos se­res des­pre­cia­bles que aten­ten con­tra la vi­da de su pro­pia fa­mi­lia.

De ahí es que en otras le­gis­la­cio­nes, no so­la­men­te era la cár­cel el cas­ti­go, sino el fu­si­la­mien­to, la gui­llo­ti­na, la si­lla eléc­tri­ca o una muer­te a pa­los, co­mo si di­jé­ra­mos ojo por ojo, dien­te por dien­te. Aho­ra bien, po­de­mos co­le­gir que no só­lo se de­be re­vi­sar la pe­na, sino fun­da­men­tal­men­te la pre­ven­ción al de­li­to, que en mu­chas oca­sio­nes co­mien­zan con vio­len­cias in­tra­fa­mi­lia­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.