Las se­tas con psi­lo­ci­bi­na es­tán con­si­de­ra­das co­mo una dro­ga ile­gal, pe­ro se plan­tea su uso pa­ra la sa­lud.

La Hora Santo Domingo - - ABIERTO DE AUSTRALIA - DEN­VER (EE.UU.), EFE •

Cin­co años de ma­rihua­na re­crea­ti­va le­gal en Co­lo­ra­do han da­do alas a un gru­po de re­si­den­tes de la ca­pi­tal, Den­ver, pa­ra so­ñar con una ciu­dad don­de cul­ti­var y con­su­mir hon­gos alu­ci­nó­ge­nos no sea un de­li­to.

Los pro­mo­to­res de la Ini­cia­ti­va Psi­lo­ci­bi­na Den­ver han con­su­ma­do con no­ta­ble éxi­to un pri­mer paso ha­cia ese Edén, co­mo es su­pe­rar con cre­ces el nú­me­ro de fir­mas ne­ce­sa­rias pa­ra po­der so­me­ter la cues­tión a con­sul­ta po­pu­lar en las elec­cio­nes lo­ca­les de ma­yo pró­xi­mo.

Es­ta se­ma­na, re­pre­sen­tan­tes de la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­ron an­te la Di­vi­sión Elec­to­ral de Den­ver más de 8.000 fir­mas de res­pal­do (so­lo se re­quie­ren 4.726 vá­li­das) pa­ra pre­gun­tar al vo­tan­te si es­tá de acuer­do con des­pe­na­li­zar el con­su­mo y po­se­sión de hon­gos alu­ci­nó­ge­nos, cla­si­fi­ca­dos por el Go­bierno fe­de­ral co­mo una “dro­ga ile­gal”.

“¿Por qué no aho­ra y por qué no en Den­ver?”, se pre­gun­tó Ke­vin Matt­hews, pro­mo­tor de la cam­pa­ña que bus­ca con­ver­tir a la ca­pi­tal de Co­lo­ra­do en la pri­me­ra ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se que le­ga­li­ce los hon­gos con psi­lo­ci­bi­na, el com­po­nen­te psi­coac­ti­vo pre­sen­te en más de 200 es­pe­cies de se­tas.

“Den­ver es una me­tró­po­lis ro­bus­ta, abier­ta y pro­gre­sis­ta que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do una ciu­dad lí­der en EE.UU. en cuan­to a re­for­mas de le­yes so­bre dro­gas”, re­cal­có Matt­hews, quien re­cor­dó que aún cuan­do las agen­cias fe­de­ra­les ca­li­fi­can co­mo ile­gal a la ma­rihua­na, se pu­do le­ga­li­zar en 2012 su con­su­mo re­crea­ti­vo en Co­lo­ra­do.

Pa­ra te­ra­pias

El pro­mo­tor de­fien­de el po­ten­cial de los hon­gos con psi-

lo­ci­bi­na co­mo mé­to­do al­ter­na­ti­vo pa­ra te­ra­pias con­tra la de­pre­sión o des­or­de­nes men­ta­les, que pue­den re­sul­tar más efec­ti­vos que el “en­fo­que far­ma­céu­ti­co tra­di­cio­nal”.

“Se es­ti­ma que uno de ca­da seis es­ta­dou­ni­den­ses to­ma me­di­ca­men­tos si­quiá­tri­cos, y ve­mos en to­do el país una evi­den­te epi­de­mia de abu­so de me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos”, re­sal­tó Matt­hews. Los de­fen­so­res de las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas de los hon­gos, así co­mo de su ca­pa­ci­dad pa­ra ex­pan­dir la cons­cien­cia, alu­den a di­ver­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos pa­ra sus­ten­tar los be­ne­fi­cios del cul­ti­vo.

De igual ma­ne­ra, sur­gen co­no­ci­dos nom­bres en es­ta ma­te­ria co­mo el si­có­lo­go clí­ni­co es­ta­dou­ni­den­se Ti­mothy Leary, quien en la dé­ca­da de 1960 con­du­jo ex­pe­ri­men­tos a ba­se de LSD en la Uni­ver­si­dad de Har­vard, de la cual lue­go fue ex­pul­sa­do, o al et­no­bo­ta­nis­ta Te­ren­ce McKen­na, quien lan­zó la hi­pó­te­sis de que el trán­si­to del Ho­mo erec­tus al Ho­mo sa­piens pu­do su­ce­der por el con­su­mo de psi­lo­ci­bi­na.

“Na­die de­be­ría en­fren­tar car­gos cri­mi­na­les o ir a la cár­cel, y po­ten­cial­men­te per­der su fa­mi­lia y su em­pleo, por una sus­tan­cia que ocu­rre na­tu­ral­men­te, que tie­ne be­ne­fi­cios mé­di­cos y que no es adic­ti­va”, ale­gó Matt­hews.

El pro­mo­tor, que des­cri­be los hon­gos alu­ci­nó­ge­nos co­mo “medicina de fuen­te abier­ta” y “trans­for­ma­ti­va”, con­fía en que tras la ma­rihua­na ha­brá lue­go una “re­in­te­gra­ción res­pon­sa­ble” de las se­tas “a nues­tra cul­tu­ra” a tra­vés de dis­pen­sa­rios o pa­ne­les de ex­per­tos.

Los pro­mo­to­res de­be­rán es­pe­rar la ve­ri­fi­ca­ción de fir­mas y lue­go los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes del 7 de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.