No llo­res por mi Ar­gen­ti­na

La Hora Tungutahua - - OPINIÓN - JAI­ME LÓPEZ

Lo que su­ce­dió con el par­ti­do fi­nal de la Copa Li­ber­ta­do­res, en Ar­gen­ti­na, real­men­te pro­vo­ca con­fu­sión de sen­ti­mien­tos y opi­nio­nes di­ver­sas, mu­chas de ellas desem­bo­can­do en el es­tu­por lleno de ira y ver­güen­za, por lo que una ma­na­da de desadap­ta­dos hi­cie­ron, pro­vo­can­do a que la Con­me­bol ha­ya to­ma­do una re­so­lu­ción, que gra­fi­ca lar­ga­men­te que la co­rrup­ción in­va­de todos los cam­pos, mien­tras los co­rrup­tos no sean eli­mi­na­dos de todos ellos. Por­que re­sul­ta di­fí­cil ne­gar que ir ha­cia otro con­ti­nen­te pa­ra evi­tar po­si- bles des­ma­nes en ca­sa, y pa­gar mi­llo­nes de dó­la­res y alquilar un es­ta­dio, don­de ju­gar el par­ti­do fi­nal, es co­rrom­per la na­tu­ra­le­za de nues­tra Amé­ri­ca y que­dar­se en la in­ca­pa­ci­dad de re­sol­ver pro­ble­mas so­cia­les am­pa­ra­dos en la co­rrup­ción, sin asu­mir una in­ves­ti­ga­ción fir­me que le di­ga a to­da la afi­ción mun­dial lo que real­men­te ocu­rrió, que no es otra co­sa que ha­ber man­da­do al mis­mo in­fierno al ca­carea­do ‘fair play’, gam­be­tea­dos por in­tere­ses di­ri­gen­cia­les del equi­po que po­día su­cum­bir en la fi­nal, de­por­ti­va­men­te ha­blan­do sin am­ba­ges, y que qui­so lle­var­se la co­ro­na de­rro­tan­do a su ar­chi­rri­val, co­mo sea, in­te­gra­do por sus her­ma­nos de la mis­ma na­cio­na­li­dad y ra­za. Na­da que ha­cer, se su­po­ne, fren­te a los me­ca­nis­mos que trans­for­man las con­tien­das de­por­ti­vas en ac­tos lle­nos de bar­ba­rie ca­ren­tes de la mí­ni­ma ci­vi­li­za­ción y al de­por­te en ba­ta­llas que ya han oca­sio­na­do muer­tes, pe­ro que ame­na­zan, con he­chos co­mo los ocu­rri­dos, acre­cen­tar la mor­tan­dad en los es­ta­dios y co­li­seos cons­trui­dos don­de la con­tien­da re­fle­je lo que el de­por­tis­ta de­be ha­cer co­rres­pon­dien­do al ca­ri­ño y afi­ción de sus se­me­jan­tes . An­drew Lloyd Web­ber y Tim Ri­ce fue­ron los com­po­si­to­res de una co­me­dia mu­si­cal, Evi­ta, allá por la dé­ca­da de los ochen­ta del si­glo pa­sa­do, don­de qui­sie­ron di­men­sio­nar lo que Eva Pe­rón sig­ni­fi­có pa­ra los des­po­seí­dos ar­gen­ti­nos en la épo­ca del Go­bierno de Pe­rón y sus pe­ro­nis­tas, aho­ra va­le la pe­na re­me­mo­rar la can­ción em­ble­má­ti­ca de la obra y de­cir­les a los hin­chas de Bo­ca y River que llo­ren por su Ar­gen­ti­na y no la cu­bran de ver­güen­za en el Ber­na­béu es­pa­ñol, que con lo que ya hi­cie­ron sus di­ri­gen­tes es su­fi­cien­te, el fút­bol me­re­ce se­res de ma­yor re­le­van­cia es­pi­ri­tual y hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.