Ser li­bres

La Hora Tungutahua - - PORTADA -

A ve­ces, una ima­gen va­le más que mil pa­la­bras y siem­pre la es­pon­ta­nei­dad tie­ne un va­lor in­cal­cu­la­ble. Si su­ma­mos las lec­cio­nes que nos ofre­cen los ni­ños, ten­dre­mos un ejem­plo re­don­do pa­ra cons­ta­tar has­ta dón­de he­mos lle­ga­do.

Ha­ce unos días, un ni­ño ar­gen­tino in­te­rrum­pió la au­dien­cia ge­ne­ral del pa­pa Fran­cis­co en el Va­ti­cano y subió al es­tra­do pa­ra ju­gar con un guar­dia sui­zo. El lí­der de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, quien co­no­ce el gran va­lor de los ejem­plos, no du­dó en ex­traer lec­cio­nes de aquel epi­so­dio. Des­pués de ha­blar con su ma­dre y co­no­cer que el ni­ño era au­tis­ta y no po­día ha­blar, Fran­cis­co di­jo a los asis­ten­tes: “Es mu­do, pe­ro sa­be co­mu­ni­car, sa­be ex­pre­sar­se. Y tie­ne una co­sa que me hi­zo pen­sar: es li­bre, in­dis­ci­pli­na­da­men­te li­bre. Pe­ro es li­bre”.

“Es li­bre”, re­co­no­ció el Pa­pa. ¿Por qué? Por­que no te­me al ri­dícu­lo, un con­cep­to com­ple­ta­men­te sub­je­ti­vo que siem­pre nos amor­da­za. Si pa­ra al­gu­nos el ri­dícu­lo es no sa­ber bai­lar, pa­ra otros es ha­blar en pú­bli­co, no con­se­guir éxi­to en los em­pren­di­mien­tos o in­te­rrum­pir al mis­mí­si­mo Pa­pa du­ran­te una ce­re­mo­nia. Co­mo en to­do, pa­ra con­ju­gar ade­cua­da­men­te li­ber­tad y res­pon­sa­bi­li­dad, es fun­da­men­tal me­dir bien nues­tros ac­tos.

Exis­ten dos emo­cio­nes bá­si­cas, el amor y el mie­do, pe­ro el mie­do no es más que la fal­ta de amor. En esas cir­cuns­tan­cias, el mie­do al re­cha­zo siem­pre nos pa­ra­li­za, por­que nues­tra men­te es­tá cons­trui­da pa­ra com­pa­rar­nos con otros.

Aquel ni­ño ar­gen­tino pu­so a pen­sar al Pa­pa y a mu­chas otras per­so­nas. “Creo que nos pre­di­có a to­dos es­te chi­co. Y pi­da­mos la gra­cia de que pue­da ha­blar”, in­di­có el pon­tí­fi­ce.

Mi re­fle­xión va más allá del he­cho re­li­gio­so, del es­ce­na­rio o de la au­to­ri­dad del per­so­na­je. Man­te­ner vi­vo el ni­ño que lle­va­mos den­tro es el an­tí­do­to per­fec­to con­tra la ri­gi­dez y la in­to­le­ran­cia. Un ni­ño de­be apren­der los lí­mi­tes en­tre el bien y el mal, y ac­tuar en con­se­cuen­cia en el trans­cur­so de su vi­da has­ta la ve­jez; pe­ro los se­res hu­ma­nos ja­más de­be­mos per­der la fres­cu­ra, la in­tre­pi­dez, la cu­rio­si­dad y el de­sen­fa­do. Es cier­to que en na­da con­tri­bu­yen la do­mes­ti­ca­ción y el hu­ra­cán de pre­sión so­cial que pa­de­ce­mos en la in­fan­cia, tal y co­mo ex­pli­co en mis con­fe­ren­cias so­bre la Ar­qui­tec­tu­ra del Ser. Es­ta­mos en la dis­yun­ti­va de ser li­bres o si­mu­lar lo que otros es­pe­ran de no­so­tros.

IS­MAEL CA­LA

Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

@CA­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.