Mu­jer de iz­quier­da

La Hora Tungutahua - - OPINIÓN - FREDDY RO­DRÍ­GUEZ

Cuan­do uno an­da con las ore­jas pe­ga­das a la ca­be­za, inevi­ta­ble­men­te se ex­po­ne al ries­go de es­cu­char san­de­ces. Asu­mien­do el ries­go de ser acu­sa­do por lin­cha­mien­to me­diá­ti­co, nor­ma per­ver­sa e irra­cio­nal aún vi­gen­te en la Ley de Co­mu­ni­ca­ción (la jo­ya de la co­ro­na de la le­gis­la­ción in­ti­mi­da­to­ria del co­rreís­mo y sus se­cua­ces), me veo en la ne­ce­si­dad de re­fe­rir­me a se­ma­na se­gui­da a la se­ño­ra Ma­ría Ale­jan­dra Vi­cu­ña, se­gun­da ex­vi­ce­pre­si­den­ta del ré­gi­men del Li­cen­cia­do (asu­mo que, a es­tas al­tu­ras, la re­nun­cia

fue acep­ta­da por acla­ma­ción en la Asam­blea). La se­ño­ra Vi­cu­ña, al dar a co­no­cer su re­nun­cia, si­guien­do el li­bre­to de los seu­do iz­quier­dis­tas de aquí, allá y acu­llá sor­pren­di­dos en ac­tua­cio­nes non san­tas, afir­mó que exis­te una es­pe­cie cons­pi­ra­ción en su con­tra, en­tre otras ra­zo­nes, “por­que soy mu­jer y por­que soy de iz­quier­da”, di­jo. Pues no se­ño­ra Vi­cu­ña: no se la in­ves­ti­ga por ser de iz­quier­da, y me­nos aún por ser mu­jer. Si us­ted, se­ño­ra Vi­cu­ña, es de iz­quier­da, es su de­re­cho, aun­que uno siem­pre du­da de esas afir­ma­cio­nes ca­te­gó­ri­cas, que ra­yan en el fa­na­tis­mo, ya que en mu­chas oca­sio­nes he­mos vis­to a ra­di­ca­les iz­quier­dis­tas ir­se muy oron­dos de va­ca­cio­nes a los in­fier­nos im­pe­ria­lis­tas, a Las Ve­gas o a Mia­mi, a dis­fru­tar de los pla­ce­res tri­via­les y mun­da­nos que tan­to di­cen abo­rre­cer. Tam­po­co se la “per­si­gue” por ser mu­jer, y su so­fis­ma en ese

sen­ti­do no es más que un re­cur­so sen­si­ble­ro y ba­ra­to, pa­ra tra­tar de co­lo­car­se en el pa­pel de víc­ti­ma que, di­cho sea de pa­so, no le sien­ta na­da bien. Pa­ra­fra­sean­do a su ex­com­pa­ñe­ro de lu­cha en el an­te­rior Go­bierno, el inefa­ble Dr. Ale­xis Me­ra, us­ted po­dría ha­ber afir­ma­do, por ejem­plo, que de­po­si­tar los “apor­te vo­lun­ta­rios de los mi­li­tan­tes” de su mo­vi­mien­to ABA en su cuen­ta per­so­nal fue un “error de bue­na fe” (¿aca­so hay erro­res de ma­la fe?), pe­ro has­ta el día de hoy no co­noz­co que ha­ya pre­sen­ta­do do­cu­men­to al­guno so­bre la uti­li­za­ción de los re­cur­sos, o que ha­ya opor­tu­na­men­te ren­di­do cuen­tas a la mi­li­tan­cia y al país so­bre el des­tino de los di­ne­ros de­po­si­ta­dos, que la ley dis­po­ne que úni­ca­men­te po­drán re­ci­bir­los las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas le­gal­men­te re­co­no­ci­das. No in­sul­te nues­tra in­te­li­gen­cia, se­ño­ra Vi­cu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.