¿IRRES­PON­SA­BI­LI­DAD PO­Lí­TI­CA?

La Hora Tungutahua - - OPINIÓN -

Es­tá en mar­cha “to­do va­por”, la con­tien­da elec­to­ral a rea­li­zar­se el 24 de mar­zo de 2019. Apa­re­cen los can­di­da­tos ro­dea­dos de coidea­rios y, mu­chas ve­ces, de ad­he­ren­tes in­tere­sa­dos y mo­men­tá­neos, con car­te­les y ban­de­ras, en­tre aplau­sos, con­sig­nas y gri­tos. Ha­blan de lo que creen que es­tá mal en sus co­mu­ni­da­des y de las fór­mu­las pa­ra en­de­re­zar­los to­do, sub­sa­nar erro­res y cons­truir un fu­tu­ro luminoso ba­jo sus li­de­raz­gos.

Jun­to a los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos ha­bi­tua­les emer­gen otros, pro­li­fe­ran co­mo si los vo­tan­tes a los que quie­ren cap­tar fue­ran en nú­me­ro mu­cho ma­yor al que apa­re­ce en los cen­sos elec­to­ra­les. Sin em­bar­go, so­lo son 13’261.994 los ciu­da­da­nos habilitados pa­ra el su­fra­gio. Un pas­tel del que ca­da uno quie­re un pe­da­zo, no im­por­ta su cos­to en ora­to­ria y den­si­dad me­diá­ti­ca que ha­ya que em­plear.

El vo­to con­fie­re una le­gi­ti­mi­dad con­tun­den­te y per­mi­te ejer­cer un po­der que, con la au­to­no­mía lo­cal con­fe­ri­da por la Cons­ti­tu­ción y la Ley, ha cre­ci­do mu­cho. Nues­tra his­to­ria re­cien­te nos aler­ta la ma­la ges­tión, las for­mas au­to­ri­ta­rias de ejer­cer­lo y por una co­rrup­ción que pa­re­ce in­con­tro­la­ble, da­da la “pe­re­za”, mio­pía e inep­cia de nues­tro sis­te­ma ju­di­cial y la irres­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca del vo­tan­te.

Un es­ce­na­rio re­pe­ti­do en to­do el pe­río­do de­mo­crá­ti­co vi­vi­do, pe­ro en que se si­gue cla­man­do por el vo­to res­pon­sa­ble. No por el lus­tre de una sim­pa­tía pre­fa­bri­ca­da, sino por la se­rie­dad de lo que se pro­pon­ga de ca­ra a la reali­dad eco­nó­mi­ca, so­cial, po­lí­ti­ca, de se­gu­ri­dad, sa­lud, edu­ca­ción y cul­tu­ra en ca­da lo­ca­li­dad. Ca­da una de ellas es par­te del com­ple­jo rom­pe­ca­be­zas ideo­ló­gi­co ecua­to­riano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.