Al fi­nal, Ma­cron es un po­lí­ti­co

La Hora Tungutahua - - OPINIÓN - ALE­JAN­DRO A. TAGLIAVINI

Alain Minc, men­tor del pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron, ase­gu­ra­ba que su ami­go pen­sa­ba que “el sis­te­ma se ha des­com­pues­to y cae­rá, hay que re­co­ger­lo”, vien­do cuan har­ta es­tá la gen­te del sis­te­ma po­lí­ti­co, so­bre to­do de los im­pues­tos co­mo des­de ha­ce cen­tu­rias.

Pe­ro las per­so­nas sue­len op­tar por el “que to­do cam­bie pa­ra que na­da cam­bie”. Así es co­mo lo vo­ta­ron a Ma­cron, un “an­ti­sis­te­ma” que, al fi­nal, es otro po­lí­ti­co que aho­ra tam­bién re­pu­dian. Se­gún Franck Gaui­di­chaud, de la Uni­ver­si­dad de Gre­no­ble, el des­con­ten­to es gran­de y no se cal­ma­rá con un au­men­to de suel­do o una bo­ni­fi­ca­ción de fin de año.

Minc ase­gu­ra que el Pre­si­den­te ha in­ven­ta­do “el po­pu­lis­mo­mains­tream”, y acla­ra que “el po­pu­lis­mo siem­pre era la ex­pre­sión de un ex­tre­mis­mo. Y los par­ti­dos tra­di­cio­na­les eran la ex­pre­sión del mains­tream. Pe­ro pue­de exis­tir un po­pu­lis­mo mains­tream: es de­cir, los re­fle­jos del po­pu­lis­mo con la fi­na­li­dad y la eco­no­mía so­cial de mer­ca­do”.

El Go­bierno ha­bía anu­la­do el au­men­to de im­pues­tos a los com­bus­ti­bles, que en­cen­dió el mo­vi­mien­to de los “cha­le­cos ama­ri­llos”, pe­ro no fue su­fi­cien­te. Ma­cron -hoy im­po­pu­lar, so­lo el 21% lo apo­ya- se di­ri­gió a la na­ción cap­tan­do una au­dien­cia ex­cep­cio­nal de más de 23 mi­llo­nes de per­so­nas, in­ten­tan­do fre­nar las ma­ni­fes­ta­cio­nes, que ya han cos­ta­do un 0,1% del PIB.

Anun­ció que el sa­la­rio mí­ni­mo au­men­ta­rá en €100 al mes, que las ho­ras ex­tras no pa­ga­rán im­pues­tos, pi­dió a las em­pre­sas que abo­nen una pa­ga ex­tra y re­ti­ró una subida de im­pues­tos a los ju­bi­la­dos que co­bren me­nos de € 2.000. Me­di­das con las que el dé­fi­cit fis­cal su­pe­raría el 3%, lo que trae­rá un con­flic­to, ya que se opo­ne a las nor­ma­ti­vas de la UE.

Ma­cron re­co­no­ce erro­res, pe­ro no re­ne­ga­rá de to­do y, aun­que to­da la iz­quier­da lo re­cla­ma, no re­cu­pe­ra­rá el Im­pues­to –“a los ri­cos”- so­bre el pa­tri­mo­nio. Su­po­nen, in­ge­nua­men­te, que los mi­llo­na­rios de­ben pa­gar más im­pues­tos cuan­do la reali­dad es que ellos ne­ce­sa­ria­men­te los de­ri­van ha­cia aba­jo -su­bien­do pre­cios, ba­jan­do sa­la­rios, etc.- con lo que siem­pre ter­mi­nan ca­yen­do con más fuer­za so­bre los más po­bres. *Miem­bro del Con­se­jo Ase­sor del Cen­ter on Glo­bal Pros­pe­rity, de Oa­kland, Ca­li­for­nia @ alex­ta­glia­vi­ni

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.