Mu­je­res le dan for­ma al cal­za­do an­dino en San Luis

La Aso­cia­ción Ar­te­sa­nal Si­say se en­car­ga de ha­cer pre­va­le­cer la cul­tu­ra kich­wa a tra­vés de sus ar­te­sa­nías.

La Hora Tungutahua - - MIRA - INTERCULTURAL

San Luis es una de las co­mu­ni­da­des del pue­blo Chi­bu­leo, que es­tá ubi­ca­do al sur-oes­te de Tun­gu­rahua. Fren­te al es­ta­dio de fút­bol de es­ta po­bla­ción que se en­cuen­tra en me­dio de la na­tu­ra­le­za es­tá la ca­sa de Sil­via Char­co, una mu­jer kich­wa de 37 años de­di­ca­da a las ar­te­sa­nías.

Des­de es­te sec­tor es po­si­ble ob­ser­var con tran­qui­li­dad el ver­de de las mon­ta­ñas, la tie­rra de pá­ra­mo, los sem­bríos, las ove­jas, las va­cas y las lla­mas en el pas­to.

Los do­min­gos, la mú­si­ca an­di­na acom­pa­ña los par­ti­dos de fút­bol, pues un par­lan­te pe­que­ño sue­na en al­to vo­lu­men des­de la vi­vien­da de Sil­via, don­de tam­bién es­tá el ta­ller de la Aso­cia­ción Ar­te­sa­nal Si­say, que cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de 20 mu­je­res de la co­mu­ni­dad San Luis.

Em­pren­di­mien­to

Ha­ce cin­co años, Si­say se for­mó con dos ac­ti­vi­da­des prin­ci­pa­les, el bor­da­do a mano y la ela­bo­ra­ción de shi­kras de ca­bu­yo, ha­bi­li­da­des trans­mi­ti­das des­de las abue­las y ma­más. “Nues­tros bor­da­dos y shi­kras no te­nían mu­cha aco­gi­da en el mer­ca­do, por eso de­ci­di­mos em­pe­zar con el cal­za­do, siem­pre man­te­nien­do nues­tra iden­ti­dad cul­tu­ral en to­dos los mo­de­los y di­se­ños”, in­di­ca Sil­via.

La ama­bi­li­dad de es­ta mu­jer kich­wa-Chi­bu­leo se re­fle­ja en la son­ri­sa y la emo­ción con la que com­par­te to­dos sus co­no­ci­mien­tos ar­te­sa­na­les, des­de los mo­de­los, sím­bo­los y co­lo­res que son fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner vi­va la tra­di­ción y sa­bi­du­ría de su pue­blo.

Ase­gu­ra que el cal­za­do ela­bo­ra­do en Si­say tie­ne sím­bo­los im­por­tan­tes pa­ra la cul­tu­ra kich­wa, so­bre to­do la cha­ka­na o cruz an­di­na, en la cual es­tán pre­sen­te los cua­tro es­pí­ri­tus de la vi­da: el ai­re, el agua, la tie­rra y el fue­go. Tam­bién to­ma en cuen­ta las flo­res y las plan­tas del pá­ra­mo, en­tre otros sím­bo­los an­ti­guos.

TUN­GU­RAHUA•

El cal­za­do ar­te­sa­nal, de­pen­dien­do el mo­de­lo, os­ci­la en­tre los 18 y 60 dó­la­res. Dia­ria­men­te las mu­je­res de Si­say ela­bo­ran de dos a tres do­ce­nas de cal­za­do ar­te­sa­nal.

Pro­ce­so

El te­ji­do es el ma­te­rial prin­ci­pal pa­ra el cal­za­do ar­te­sa­nal y es rea­li­za­do por otras aso­cia­cio­nes de di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des que se de­di­can es­pe­cí­fi­ca­men­te a es­ta la­bor. Cuan­do es­tá lis­to, en­tra en un pro­ce­so de la­mi­na­do, des­pués se cor­ta de acuer­do con el mo­de­lo que se desee ha­cer. Lue­go se efec­túa el apa­ra­do (el co­si­do) y la ar­ma­da del cal­za­do.

Sil­via tam­bién cuen­ta que ha­ce el za­pa­to de ca­bu­yo pa­ra hom­bre y mu­jer, pues son es­tos al­gu­nos de los pe­di­dos de los mo­ra­do­res de su co­mu­ni­dad. Es­te pro­ce­so es más tra­ba­jo­so, por ello el pre­cio es más al­to que el cal­za­do te­ji­do.

Ac­tual­men­te es­ta aso­cia­ción ar­te­sa­nal con­ti­núa de­di­cán­do­se al bor­da­do a mano. “Cuan­do va­mos a una min­ga, por ejem­plo, po­de­mos ir ha­cien­do po­co a po­co nues­tros bor­da­dos”. Sil­via co­men­ta que su ma­dre le en­se­ñó a bor­dar, pe­ro que ha­ce mu­chos años atrás los di­se­ños eran sen­ci­llos; sin em­bar­go, aho­ra to­do lo que fa­bri­can es­tas mu­je­res en Si­say tie­ne una va­rie­dad ex­ten­sa de for­mas y co­lo­res.

Pre­sen­cia

Aun­que Sil­via no ha via­ja­do a otro país, se sien­te muy con­ten­ta cuan­do ha­bla de las fe­rias in­ter­na­cio­na­les que se lle­van a ca­bo en Ecua­dor, don­de tie­ne la opor­tu­ni­dad de mos­trar su pro­duc­to y en­con­trar­se con va­rios ar­te­sa­nos de di­fe­ren­tes paí­ses.

Cons­tan­te­men­te ella via­ja a Qui­to, Gua­ya­quil y Cuen­ca, en­tre otros lu­ga­res, ytie­ne bas­tan­te aco­gi­da en los cen­tros tu­rís­ti­cos. En su ma­yo­ría los clien­tes son ex­tran­je­ros, pues ca­da tres me­ses en­vía su pro­duc­to ha­cia paí­ses co­mo Aus­tra­lia, Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos.

“La gen­te ex­tran­je­ra vie­ne y me vi­si­ta aquí en mi ca­sa, lle­ga a com­prar mi pro­duc­to. Me sien­to muy fe­liz por­que el tra­ba­jo que ha­ce­mos con las mu­je­res de la aso­cia­ción es re­co­no­ci­do en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do”, afir­ma.

DI­SE­ÑOS. El cal­za­do ar­te­sa­nal es­tá ela­bo­ra­do con hi­los que sa­len del re­ci­cla­je de bo­te­llas y tam­bién del ca­bu­yo.

LI­DE­RAZ­GO. Sil­via es pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Si­say y con un gru­po de mu­je­res pro­mue­ve la cul­tu­ra kich­wa.

VA­RIE­DAD. En la Aso­cia­ción Ar­te­sa­nal Si­say tam­bién se ela­bo­ran pren­das de ves­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.