El­fos reales es­cri­bie­ron car­tas a 25.000 ni­ños

En Indiana exis­te un pue­blo don­de se en­cuen­tra la ciu­dad San­ta Claus. Allí tra­ba­jan es­tos per­so­na­jes.

La Hora Tungutahua - - CURIOSO -

PE­RIO­DIS­MO.COM • El se­ñor del lla­ma­ti­vo tra­je ro­jo re­ci­be to­da la glo­ria. Pe­ro en San­ta Claus, un pue­blo en Indiana, se ne­ce­si­ta una al­dea de pe­que­ños ayu­dan­tes pa­ra man­te­ner vi­va la le­yen­da de Pa­pá Noel.

Des­de que la pe­que­ña ciu­dad del me­dio oes­te apa­re­ció en el pro­gra­ma ‘Aun­que us­ted no lo crea’ de Ri­pley en 1930, el Ser­vi­cio Pos­tal de l Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó a en­viar car­tas ‘ex­tra­ofi­cia­les’ pa­ra San­ta allí. Con Noel ocu­pa­do en la pre­pa­ra­ción de la Na­vi­dad, su equi­po de ‘el­fos’ in­ter­vie­ne pa­ra ha­cer fren­te a la des­bor­dan­te bol­sa de co­rreo.

“Re­ci­bi­mos mi­si­vas de EE.UU. y de ca­si to­dos los paí­ses”, cuen­ta la el­fa je­fa Pat Koch, de 87 años. “Las car­tas de San­ta, in­clu­so si es­tán di­ri­gi­das al Po­lo Nor­te o al Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, vie­nen a San­ta Claus, Indiana.”

De acuer­do con la maes­tra de co­rreos Ma­rian Bal­bach, la ciu­dad re­ci­be en­tre 20.000 y 25.000 car­tas anua­les pa­ra San­ta. Koch di­ri­ge a su equi­po de vo­lun­ta­rios de to­das las eda­des ha­cia un ob­je­ti­vo ele­va­do: ase­gu­rar­se de que ca­da ni­ño re­ci­ba una car­ta per­so­na­li­za­da del hom­bre de ro­jo.

“La se­ño­ra Koch es muy de­di­ca­da”, di­ce la el­fa vo­lun­ta­ria Cee­ge Pri­ce, de 31 años. “Sé que mu­cha gen­te pien­sa que es es­tric­ta, pe­ro creo que a ella le gus­ta que las co­sas se ha­gan de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da “.

“La or­ga­ni­za­ción es im­por­tan­te pa­ra lo­grar lo que que­re­mos”, cuen­ta Koch, con to­da na­tu­ra­li­dad.

Un ni­ño pi­dió una va­ca

Sus mé­to­dos ob­tie­nen re­sul­ta- dos: cin­co días an­tes de la Na­vi­dad, los bu­zo­nes pos­ta­les ya es­tán lle­nos con mi­les de mi­si­vas fir­ma­das, se­lla­das y en es­pe­ra de ser en­tre­ga­das. Eso sí, el equi­po de el­fos res­pe­ta siem­pre una re­gla muy im­por­tan­te: nun­ca ha­cer pro­me­sas que no pue­dan cum­plir.

“De he­cho, tu­ve un ni­ño que pi­dió una va­ca es­te año. El el­fo de Pa­pá Noel en es­te ca­so cla­ra­men­te no pro­me­tió una va­ca”, men­cio­na la el­fa Joy­ce Ro­bin­son, de 72 años, quien fue bi­blio­te­ca­ria por 20 años y tam­bién ha te­ni­do que res­pon­der a al­gu­nas pre­gun­tas di­fí­ci­les.

“Ca­da car­ta se que­da con­ti­go”, afir­ma Ro­bin­son. “Un chi­co jo­ven es­ta­ba dis­ca­pa­ci­ta­do y su car­ta co­men­za­ba di­cien­do: ‘Que­ri­do San­ta, por fa­vor, di­le a mis pa­dres que soy dis­ca­pa­ci­ta­do, no es­tú­pi­do”, di­ce ella llo­ran­do.

Sus car­tas per­so­na­les fa­vo­ri­tas pro­vie­nen de pe­que­ños cu­yos pa­dres es­tán sir­vien­do en el ejér­ci­to. “Me ase­gu­ro y di­go: ‘Cuan­do so­bre­vue­le Af­ga­nis­tán o Irak, me aso­ma­ré y ve­ré có­mo le va a pa­pá, ¿de acuer­do?’”

To­do es par­te de man­te­ner vi­va la ma­gia de la Na­vi­dad, in­di­ca Koch, quien co­men­zó a res­pon­der car­tas en 1946, cuan­do su pa­dre fue co­no­ci­do co­mo el ‘ver­da­de­ro Pa­pá Noel’ de la tie­rra de San­ta Claus de Indiana, el pri­mer par­que te­má­ti­co del mun­do, aho­ra co­no­ci­do co­mo Ho­li­day World.

SI­TIO. San­ta Claus es una po­bla­ción en la cual la Na­vi­dad es ma­gia. (Fo­to: pe­rio­dis­mo.com)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.