Se­gu­ri­dad So­cial So­li­da­ria

La Hora Zamora - - OPINIÓN - MA­NUEL SA­LI­NAS OR­Dó­ñEZ

La Se­gu­ri­dad So­cial se ri­ge por prin­ci­pios co­mo la so­li­da­ri­dad, obli­ga­to­rie­dad, uni­ver­sa­li­dad, equi­dad, efi­cien­cia, sub­si­dia­rie­dad y su­fi­cien­cia, en fun­ción de los cua­les se ob­tie­ne in­gre­sos que per­mi­ten cu­brir riesgos co­mo: en­fer­me­dad, ma­ter­ni­dad, riesgos del tra­ba­jo, ve­jez, muer­te e in­va­li­dez que in­clu­ye dis­ca­pa­ci­dad, ce­san­tía y se­gu­ro de des­em­pleo.

Si la se­gu­ri­dad so­cial no fue­ra obli­ga­to­ria no se po­dría man­te­ner ni fi­nan­ciar los riesgos cu­bier­tos, por ello y an­te las pres­ta­cio­nes del Se­gu­ro So­cial co­mo ins­ti­tu­ción se de­be re­fle­xio­nar en nues­tro es­pí­ri­tu so­li­da­rio, es de­cir, ni si­quie­ra pen­sar en que

yo de­ba ser be­ne­fi­cia­rio del ries­go cu­bier­to de sa­lud, pe­ro apor­tar con to­do ahín­co pa­ra que se pue­da cu­brir los gas­tos de aque­lla per­so­na que sí re­quie­re de una ope­ra­ción, de un tra­ta­mien­to por en­fer­me­dad ter­mi­nal, de aquel ni­ño que se man­tie­ne en una ter­mo cu­na, de aque­lla per­so­na que re­quie­re de cui­da­dos in­ten­si­vos, de mi­les de per­so­nas que se rea­li­zan diá­li­sis y que sin la so­li­da­ri­dad de los ase­gu­ra­dos con su apor­te, mo­ri­rían an­te los al­tos cos­tos en clí­ni­cas pri­va­das por es­tos riesgos cu­bier­tos por el Se­gu­ro So­cial.

Mu­chas ve­ces pen­sa­mos en el apor­te que ha­ce­mos a la Se­gu­ri­dad So­cial y que no re­ci­bi­mos nin­gún be­ne­fi­cio, de­be­ría­mos es­tar fe­li­ces de no ser par­te de aque­llas per­so­nas que ne­ce­si­tan que se cu­bra el cos­to de su en­fer­me­dad, es inima­gi­na­ble que por mi apor­te de 80 o 100 dó­la­res men­sua­les desee te­ner cán­cer pa­ra po­der re­cu­pe­rar lo que es­toy apor­tan­do. Se­ría iló­gi­co

pen­sar que desee que­dar­me in­vá­li­do pa­ra po­der ju­bi­lar­me por in­va­li­dez y re­ci­bir una pen­sión, en lu­gar de es­tar sano y po­der tra­ba­jar sin nin­gu­na li­mi­ta­ción.

Nos mo­les­ta­mos por­que te­ne­mos ci­tas mé­di­cas pa­ra dos o tres me­ses des­pués, pe­ro no pen­sa­mos que si es­ta­mos en esa si­tua­ción es por­que nues­tra en­fer­me­dad no es gra­ve y que por ello no de­bo hos­pi­ta­li­zar­me, pues­to que si mi en­fer­me­dad fue­ra gra­ve, ter­mi­nal o re­que­ri­ría de ci­ru­gía o tu­vie­ra un ac­ci­den­te de tra­ba­jo que me im­pi­da la­bo­rar, ahí go­za­ría de la so­li­da­ri­dad de la se­gu­ri­dad so­cial. En­ton­ces ahí com­pren­de­ría que pa­ra rea­li­zar­me una qui­mio­te­ra­pia ne­ce­si­ta­ría te­ner mu­cho di­ne­ro. Por ello, es me­jor apor­tar la can­ti­dad que co­rres­pon­da pa­ra ser so­li­da­rio con quie­nes lo ne­ce­si­ten a te­ner que de­ven­gar mi apor­te me­dian­te una en­fer­me­dad ca­tas­tró­fi­ca, un ac­ci­den­te de tra­ba­jo, una in­va­li­dez, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.