Diana Salazar, di­rec­to­ra de la UAFE, mi­ra el ci­be­res­pa­cio co­mo otra fron­te­ra pa­ra pre­ve­nir la­va­do de ac­ti­vos.

La Hora Zamora - - PAÍS -

¿Por qué el Es­ta­do no ha cum­pli­do con una de las re­co­men­da­cio­nes del Gru­po de Ac­ción Fi­nan­cie­ra In­ter­na­cio­nal fren­te al la­va­do de ac­ti­vos: te­ner una Eva­lua­ción Na­cio­nal de Riesgos (ENR)?

La ENR es la recomendación que fi­ja los es­tán­da­res de lu­cha con­tra el la­va­do de ac­ti­vos. Por eso, uno de los prin­ci­pa­les com­pro­mi­sos des­de que es­toy al fren­te de la Uni­dad de Aná­li­sis Fi­nan­cie­ro y Eco­nó­mi­co (UAFE) es ini­ciar es­te pro­ce­so. Es­ta­mos ce­rran­do la ne­go­cia­ción con el Ban­co Mun­dial pa­ra que ellos nos per­mi­tan uti­li­zar su me­to­do­lo­gía. En los pró­xi­mos días se ha­rá la sus­crip­ción for­mal.

¿Cuán­tos su­je­tos pri­va­dos son obli­ga­dos a re­mi­tir su in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra?

6.936 su­je­tos de­ben in­for­mar a la UAFE, mes a mes.

El país co­no­ció que en un so­lo sec­tor –mi­ne­ría ile­gal– se la­va­ron USD 500 mi­llo­nes. ¿Có­mo tra­ba­jar con un en­fo­que pre­ven­ti­vo fren­te a otros sec­to­res?

La mi­ne­ría aún no es un sec­tor su­je­to de con­trol, pe­ro es­ta­mos tra­ba­jan­do por su al­to ries­go.

Por cier­tas re­cu­rren­cias a es­ca­la in­ter­na­cio­nal, hay ám­bi­tos que son más sus­cep­ti­bles al la­va­do: in­mo­bi­lia­rias, es­pec­tácu­los, pa­tios de au­tos… ¿Qué otros ac­to­res pro­duc­ti­vos de­be­rían es­tar in­vo­lu­cra­dos en es­ta ta­rea?

No se tra­ta de cri­mi­na­li­zar el desa­rro­llo, sino de re­gu­lar pa­ra que otros sec­to­res no sean sus­cep­ti­bles de al­gu­na ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta. Así, una de las re­co­men­da­cio­nes es in­vo­lu­crar a los con­ta­do­res y los abo­ga­dos que ten­gan la re­pre­sen­ta­ción de so­cie­da­des (pa­ra pre­ve­nir que no se desa­rro­lle) un ejer­ci­cio de do­ble con­ta­bi­li­dad o de eva­sión de im­pues­tos. Otro sec­tor es el de las trans­por­ta­do­ras de va­lo­res…

Por­que la pla­ta ya no so­lo se va en sa­qui­llos…

Por su­pues­to. Us­ted so­li­ci­ta me­dian­te una or­den al ban­co que tras­la­den un va­lor a uno u otro lu­gar y el mo­men­to en que se efec­ti­vi­ce el di­ne­ro ya se pier­de el ras­tro. En cam­bio, cuan­do se rea­li­za una ope­ra­ción fi­nan­cie­ra­men­te, te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de se­guir el ras­tro del di­ne­ro. Por eso es im­por­tan­te te­ner el re­gis­tro de trans­por­ta­do­ras y ver adón­de trans­por­tan. En el ca­so del oro, por ejem­plo, se so­li­ci­ta­ban los ser­vi­cios de una trans­por­ta­do­ra pa­ra lle­var­lo a la fron­te­ra.

Cuen­tas en ban­cos in­ter­na­cio­na­les o so­cie­da­des en pa­raí­sos fis­ca­les ya no son la úl­ti­ma pa­red en la pre­ven­ción del la­va­do. ¿Qué ac­cio­nes es­tán desa­rro­llan­do pa­ra in­da­gar en la web pro­fun­da o en mo­ne­das vir­tua­les?

Pon­dré co­mo ejem­plo el te­ma de las crip­to­mo­ne­das. Ecua­dor no se ha preo­cu­pa­do de es­ta­ble­cer re­gu­la­cio­nes, pe­ro lle­ga­rá el

mo­men­to en que ten­ga­mos que echar una mi­ra­da ha­cia allá. La de­lin­cuen­cia, al ver­se de­ve­la­da en sus mo­dos de ac­tuar, cam­bia y no­so­tros nos de­be­mos ca­pa­ci­tar fren­te a nue­vas for­mas de cri­mi­na­li­dad.

De los pro­ce­sos de co­rrup­ción en el sec­tor pú­bli­co ¿hay pre­mi­sas que nos lle­ven a bus­car en el ci­be­res­pa­cio?

He­mos te­ni­do ex­pe­rien­cias de es­truc­tu­ras muy com­ple­jas co­mo el ca­so Ode­brecht. Así co­mo la de­lin­cuen­cia ha per­mea­do fronteras, el Es­ta­do de­be te­ner la ca­pa­ci­dad de te­ner in­ter­cam­bio de bue­nas prác­ti­cas y de in­for­ma­ción.

¿Acuer­dos co­mo el que se tie­ne con el Ins­ti­tu­to de Ba­si­lea se man­ten­drán? Es­ta ayu­da fue vi­tal pa­ra Pe­rú, por ejem­plo.

De­be­mos es­tar cons­cien­tes de que Pe­rú se de­mo­ró 15 años en re­cu­pe­rar di­ne­ros de la co­rrup­ción. Y no­so­tros es­ta­mos ini­cian­do con es­ta prác­ti­ca.

¿Qué otras puer­tas de coope­ra­ción se es­tán to­can­do?

Son va­rias, pe­ro las de­be­mos man­te­ner en re­ser­va pa­ra que la ac­ción sea efec­ti­va.

¿Có­mo eva­lúa la de­ci­sión pre­si­den­cial de es­ti­mu­lar la de­la­ción pa­ra re­cu­pe­rar los di­ne­ros de la co­rrup­ción?

La de­la­ción o la coope­ra­ción efi­caz es un ins­tru­men­to ju­rí­di­co muy efec­ti­vo pa­ra lu­char con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do. En es­tas es­truc­tu­ras cri­mi­na­les es muy di­fí­cil lle­gar al be­ne­fi­cia­rio fi­nal a me­nos que al­guien en la or­ga­ni­za­ción ha­ble.

DE­TER­MI­NA­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.