Ex­ma­ri­ne ma­ta a 12 per­so­nas en Ca­li­for­nia

Hay un po­li­cía en­tre las víc­ti­mas fa­ta­les. Tam­bién 25 per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das. El ata­can­te se sui­ci­dó.

La Hora Zamora - - GLOBAL -

TH OUSAN D OAK S, AFP• Un ex­sol­da­do ar­ma­do con una pis­to­la ma­tó a 12 per­so­nas al abrir fue­go la no­che del miér­co­les en un bar aba­rro­ta­do de es­tu­dian­tes cer­ca de Los Án­ge­les, en el se­gun­do ti­ro­teo en Es­ta­dos Uni­dos en me­nos de dos se­ma­nas.

El hom­bre, que se ha­bría sui­ci­da­do, in­gre­só po­co an­tes de las 23:30 pm al Bor­der­li­ne Bar and Grill, don­de se ce­le­bra­ba una fies­ta es­tu­dian­til a la que asis­tían “va­rios cien­tos” de jó­ve­nes, de­cla­ró el ca­pi­tán Ga­ro Ku­red­jian, de la ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do de Ven­tu­ra.

El she­riff del Con­da­do de Ven­tu­ra, Geoff Dean, des­cri­bió a la pren­sa “una es­ce­na ho­rri­ble” con “san­gre por to­dos la­dos”.

Dean pre­ci­só que en­tre las víc­ti­mas fi­gu­ran 11 per­so­nas que se en­con­tra­ban en el bar y un po­li­cía, iden­ti­fi­ca­do co­mo Ron He­lus, que in­ter­vino en la es­ce­na.

En una rue­da de pren­sa, Dean iden­ti­fi­có al ata­can­te co­mo Ian Da­vid Long, un ex­ma­ri­ne de 28 años co­no­ci­do por la po­li­cía.

Fue ha­lla­do muer­to en el lu­gar. “Cree­mos que se dis­pa­ró”, di­jo Dean.

Long es­ta­ba ar­ma­do con una pis­to­la Glock com­pra­da le­gal­men­te, y equi­pa­da con un car­ga­dor más gran­de que el de diez ba­las pa­ra el que es­tá nor­mal­men­te con­ce­bi­da, ex­pli­có.

Nu­me­ro­sos he­ri­dos

En el lu­gar, Ja­son Coff­man es­pe­ra­ba por no­ti­cias de su hi­jo Cody, de 22 años.

“La úl­ti­ma vez que lo vi, me di­jo adiós y se fue al Bor­der­li­ne”, di­jo so­llo­zan­do a pe­rio­dis­tas.

Unos mi­nu­tos más tar­de re­ci­bió una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca y se hun­dió en lá­gri­mas.

El ata­que tam­bién de­jó un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de he­ri­dos, que fue­ron ad­mi­ti­dos en va­rios hos­pi­ta­les de la zo­na.

Se­gún Los An­ge­les Ti­mes, 18 per­so­nas re­ci­bían cui­da­dos mé­di­cos tras re­sul­tar con le­sio­nes al es­ca­par en me­dio del ti­ro­teo, pe­ro no se tra­ta­ba de he­ri­das de ba­la en esos ca­sos.

El hom­bre de ne­gro

Va­rios tes­ti­gos que se ha­lla­ban en el Bor­der­li­ne des­cri­bie­ron un hom­bre im­po­nen­te, com­ple­ta­men­te ves­ti­do de ne­gro, con len­tes, bar­bu­do o con el ros­tro ta­pa­do por una bu­fan­da ne­gra, se­gún los tes­ti­mo­nios, y con una pis­to­la de grue­so ca­li­bre.

Con la in­ves­ti­ga­ción en cur­so,

“na­da me lle­va, a mí o al FBI, a pen­sar que exis­te un víncu­lo te­rro­ris­ta”, di­jo el she­riff Dean.

Dean ex­pli­có que la po­li­cía ha­bía te­ni­do “con­tac­to con Long a lo lar­go de los años por even­tos me­no­res”. En abril, fue aten­di­do por ex­per­tos en psi­co­lo­gía de la po­li­cía por com­por­tar­se de “ma­ne­ra irra­cio­nal”, agre­gó.

“No vi­mos ha­cia atrás”

“Sa­có un ar­ma y co­men­zó a disparar”, di­jo a la AFP Hol­den Ha­rrah, un jo­ven de 20 años que fre­cuen­ta ese bar, de­ta­llan­do que de­bió “arras­trar­se” pa­ra es­ca­par y en­con­trar su au­to.

El Bor­der­li­ne Bar and Grill or­ga­ni­za­ba to­dos los miér­co­les no­ches es­tu­dian­ti­les, abier­tas a jó­ve­nes ma­yo­res de 18 años, cuan­do ge­ne­ral­men­te hay que te­ner 21 años -la edad le­gal pa­ra be­ber- pa­ra en­trar a un bar en Es­ta­dos Uni­dos.

Matt Wen­ners­tron, un es­tu­dian­te de 20 años tam­bién asi­duo del lu­gar, di­jo que el ata­can­te “hi­zo tan­tos dis­pa­ros co­mo pu­do”. “Cuan­do em­pe­zó a re­car­gar sa­ca­mos a la gen­te de ahí y no vi­mos ha­cia atrás”, di­jo.

“Dis­pa­ró mu­cho, al me­nos una trein­te­na de ve­ces. To­da­vía es­cu­cha­ba los ti­ros cuan­do to­do el mun­do ha­bía aban­do­na­do el bar”, di­jo a Los An­ge­les Ti­mes un tes­ti­go no iden­ti­fi­ca­do.

Otros tes­ti­gos afir­ma­ron que el ata­can­te ha­bía lan­za­do una bom­ba de hu­mo.

“Bang, bang”

La ma­yo­ría de los tes­ti­gos ci­ta­dos por los me­dios es­ta­dou­ni­den­ses eran es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que des­cri­bie­ron es­ce­nas de pá­ni­co.

“To­do el mun­do se ti­ró al sue­lo rá­pi­da­men­te. To­do el mun­do que­ría sa­lir lo más rá­pi­do po­si­ble”, de­cla­ró a la AFP una jo­ven que es­ca­pó jun­to a una ami­ga por una ven­ta­na de la co­ci­na.

Jas­min Ale­xan­der, que es­ta­ba con un gru­po de 15 ami­gos en el bar, na­rró una es­ce­na de caos y con­fu­sión cuan­do los dis­pa­ros em­pe­za­ron.

“Era un miér­co­les nor­mal. Es­tá­ba­mos en el bar, di­vir­tién­do­nos, bailando”, di­jo la jo­ven a pe­rio­dis­tas tras es­ca­par del ti­ro­teo. “De pron­to es­cu­cha­mos el ‘bang, bang’ de los dis­pa­ros y se vol­vió una lo­cu­ra y la gen­te em­pe­zó a em­pu­jar”.

“Pen­sa­mos que era una bro­ma, no lo to­ma­mos en se­rio al prin­ci­pio por­que so­na­ba co­mo pe­tar­dos. Y lue­go to­do el mun­do se ti­ró al pi­so”, afir­mó.

Otro ata­que

El pre­si­den­te Do­nald Trump es­cri­bió en Twit­ter que ha­bía si­do in­for­ma­do del “te­rri­ble ti­ro­teo”.

Es­ta­dos Uni­dos es es­ce­na­rio fre­cuen­te de ti­ro­teos en lu­ga­res pú­bli­cos. Ha­ce 10 días, 11 per­so­nas mu­rie­ron en una si­na­go­ga en Pit­ts­burgh, en el peor ata­que an­ti­se­mi­ta per­pe­tra­do en el país.

(AFP)

TES­TI­MO­NIOS. Uno de los jó­ve­nes he­ri­dos re­la­ta có­mo ocu­rrió la masacre.

(EFE)

AU­TOR. Dos imá­ge­nes de Ian Da­vid Long, el ex­sol­da­do que cau­só la tra­ge­dia.

DI­VER­SIÓN.Fo­to­gra­fía to­ma­da en el in­te­rior del bar ca­li­for­niano, mi­nu­tos an­tes del ti­ro­teo. (Los An­ge­les Ti­mes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.